Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Las malas palabras. Palabrotas

Unas de las primeras manifestaciones de nuestros buenos modales es el lenguaje. ¿Qué podemos hacer si nuestro hijo empieza a decir palabrotas?

 

¿Por qué los niños dicen palabrotas? Cómo corregirlos
Las malas palabras. ¿Por qué los niños dicen palabrotas? Cómo corregirlos

¿Por qué los niños dicen palabrotas? Cómo corregirlos

Voy en mi coche a casa después de recoger a los niños en la escuela. Los dos se ven acalorados y cansados. En esto escucho desde el asiento trasero: " Este Juan es un -palabrota-. No le vuelvo a prestar mis estampas -cromos-. La maestra se las quitó". Boquiabierta me volteo y le digo "¿Qué dijiste, Pepe? Nunca habías hablado así antes".

Es lógico, es decepcionante, nos parece injusto. Nos pasamos la vida tratando de educar a nuestros hijos y, de repente, un buen día, nos sorprenden con un término con el que la abuela podría desfallecer.

¿Qué es lo que está ocurriendo? ¿Qué sucede después de los tres años, cuando nuestro vástago parecía un inocente hijo de familia?

Razones por las que un niño dice palabrotas

Hay muchas razones por la que un niño puede empezar a decir malas palabras, pero en casi todos los casos el problema se debe a la conjunción de muchas circunstancias. Lo cierto es que hemos ampliado socialmente nuestra tolerancia a las groserías. Lo que antes solo se utilizaba entre albañiles y vendedores de mercado, es común hoy en día entre los estudiantes, amas de casa y profesionales. Los medios de comunicación aceptan un lenguaje antes reservado a las fotonovelas y a las películas para audiencias mayores de edad. Este lenguaje ha sido adoptado en muchos hogares, aunque en otros haya sido severamente restringido. En realidad, hay bastante discrepancia a los que unas y otras familias permiten.

Alrededor de los cinco años, el mundo social de nuestros hijos se amplía considerablemente. Tienen frecuentes visitas con amigos, están expuestos a muchas influencias de los medios que otras generaciones no conocieron: internet, canales de televisión extranjeros, etc. Además, ya pueden escuchar canciones y leer en algunos medios impresos lo que nuestro hermano mayor hubiera guardado bajo llave. Sin embargo, la familia sigue siendo el principal modelador del lenguaje. Si tu marido o tú los dices, ¿por qué no habría de decirlo tu hijo?

En algunas familias el hablar con groserías es signo de hombría; estas familias han incluido en su vocabulario palabras que, por costumbre, ya no se notan.

Finalidad por la que el niño dice malas palabras y groserías

El niño de cuatro a seis años utiliza groserías simplemente porque las escucha en la casa o en la escuela. Si éstas no se limitan, seguirá utilizándolas con alguno de estos fines:

1. Integrarse en un grupo. Cuando el niño imita las groserías de sus primos o hermanos mayores, o de sus compañeros de grupo quizá está buscando ser "uno más de ellos". De esta manera, se siente mayor, alguien con quien tratar de "tú a tú".

2. Curiosidad sexual. A la edad de cuatro o cinco años el niño empieza a captar la relación entre las escenas eróticas o violentas y las groserías. Tu se lo has confirmado al cambiar de canal cuando presenciaba una de ella en las que se incluían expresiones obscenas o agresivas. Empieza a intuir su significado y a utilizarlas cuando la ocasión se presenta.

3. Llamar la atención. Utilizar la groserías es una forma fácil de llamar la atención, lo mismo de sus compañeros que de los adultos. Además, le gusta la reacción que provoca en los demás: risas o sorpresa, indignación o ira. Son una forma de experimentar reacciones ajenas.

El niño que no haya aprendido a expresar sus emociones negativas, quizá las utilice en sus arranques de ira. Lo que quiere demostrar entonces es aversión o rechazo, aunque no sepa exactamente hacia qué.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 6 personas le ha parecido
Valoración 3.7
con una puntuación de 3.7 sobre 5

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Escuela infantil.

    Aprender buenos modales en la escuela Un niño bien educado y con buenos modales será bien aceptado por sus maestros y compañeros . La mayoría de los niños entra a la escuela en la etapa preescolar; en esta etapa hay que enseñarle: 1. Compartir las cosas

  • Pataleta de un niños pequeño frente a su padre.

    La importancia de dar un buen ejemplo en la educación de los más pequeños 'Hacer lo que yo digo y ver que yo lo hago' La educación de los más pequeños no solo consiste en darles un montón de sugerencias, consejos y reglas. También hay que enseñar dando

  • La libertad no debe estar reñida con la buena educación

    La libertad no debe estar reñida con la buena educación Hay algunos padres que creen que toda disciplina ahoga la creatividad del niño y prefieren que su hijo crezca a su aire y sea absolutamente libre. Confiados en dejar que el niño haga todo lo que

  • Enseñar a compartir, a cooperar y a jugar

    Enseñar a compartir, a cooperar y a jugar Niños de dieciocho meses a tres años. En esta etapa los niños comienzan a rebelarse como una manera de probar límites. A pesar de su aparente rebeldía, para ellos es muy importante la aprobación. ¿Qué podemos

  • Clase de cuarto grado de la escuela Lady of Vilna, Chicago.

    Educación para la ciudadanía La consolidación de la autoestima, la dignidad personal, la libertad y la responsabilidad y la formación de futuros ciudadanos La "Educación para la ciudadanía", sitúa la preocupación por promover una ciudadanía democrática

  • Cómo lograr que los niños aprendan a compartir y a ser generosos

    Cómo lograr que los niños aprendan a compartir y a ser generosos Es importante que los padres enseñen a sus hijos a que realicen actos de generosidad y a cooperación . Motivar a nuestros hijos a compartir un juguete o sus galletas; pero que el pequeño

  • Besando a su hermanito

    Educación infantil: el buen ejemplo de los padres Los padres que se comportan de forma educada en su vida diaria tienen un largo camino recorrido en la formación de sus hijos. No hay nada más instructivo y que mejor funcione que dar un buen ejemplo. De

  • Sin educación no hay futuro, ni respeto ni buena convivencia. Madre con su hijo en una moto

    Normas de urbanidad. Recetas para educar Sin educación no hay futuro, ni respeto ni buena convivencia Recuerdo siempre con cariño, los consejos de mi madre en la infancia , y cómo me contaba que cuando ella iba a la escuela tenían un tiempo en clase dedicado