Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Modo de conducirse en la calle. Parte segunda

En el paseo, muchas elegantes hacen tertulias animadas, pero hay que guardar en ellas gran compostura y evitar las conversaciones en voz alta y las risas extemporáneas

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo.
Paseo por la calle.
Calle. Paseo por la calle.

Cortesía al ir por la calle

Un hombre debe apartarse de la acera, lleve o no la derecha, para dejar paso a una mujer; pero ella no debe exigirlo si él buenamente no lo hace. El asiento en el paseo o en el tranvía debe ser siempre ofrecido a las señoras; por desgracia, es costumbre de galantería que desaparece entre el pueblo, pero que conservan las personas bien educadas.

Se dice que el deseo de igualdad de la mujer hace desaparecer la galantería, a la que, en efecto, no tiene derecho desde el momento en que abdica de su graciosa debilidad. Sea como quiera, la mujer no debe luchar por la posesión de un asiento ni de un puesto, sino caminar modestamente por la acera de la derecha, evitando meterse entre la multitud, y más aún si va acompañada que sola, pues su imprudencia puede dar ocasión a disgustos graves de los hombres que la acompañan.

Si hay que subir escaleras, el hombre debe pasar delante de la mujer y para bajarlas ir la señora delante. Hay en esto matices de delicadeza que las personas finas observan de un modo instintivo.

"Se dice que el deseo de igualdad de la mujer hace desaparecer la galantería "

Las señoras que salen para ir a comprar deben saber ya de antemano los comercios cuya seriedad les ofrezca mejor resultado, y llevar el presupuesto de precio y la intención decidida de lo que han de comprar, a fin de evitarse la conversación inútil y el gasto de tiempo.

En el paseo, muchas elegantes hacen tertulias animadas, pero hay que guardar en ellas gran compostura y evitar las conversaciones en voz alta y las risas extemporáneas. Es muy común dejar el coche y pasear seguidas del lacayo a distancia. Cuando estos paseos son por el campo, no se puede admitir más compañía que la de personas de la familia.

Para subir al coche, pasa primero la señora, y para descender el caballero se adelanta siempre a darle la mano.

Son vicios que es preciso evitar el pararse a hablar en sitios que interrumpan la circulación y molesten a los transeúntes, y el quedarse mirando con descaro a las personas que pasan, o con demasiada fijeza el atavío de las otras damas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8040

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • La conversación. El arte de agradar

    Las palabras que se utilizan al hablar con otras personas Aquella urbanidad Es frecuente, con frecuencia en ocasiones enojosa, el uso en la conversación, de extranjerismos y de citas . El hecho en sí es consecuencia natural y lógica de la abundancia de

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. El cigarro y la pipa. La costumbre de fumar se ha hecho tan general, que ya no se repara en la delicadeza de las señoras que aborrecen el olor del tabaco. Todos han reconocido que el humo que se exhala de las hojas de la Habana tiene

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad bien entendida. El hombre no se basta a sí mismo , y por lo tanto no ha nacido para vivir aislado. Débil por naturaleza y desde su primer vagido asaltado de continuo por necesidades sin cuento, impelido por deber y por instinto a conservar

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. Si hemos nacido para amar y adorar a Dios, y para aspirar a más altos destinos que los que nos ofrece esta vida precaria y calamitosa: si obedeciendo los impulsos que recibimos de aquel

  • Imagen Protocolo

    El exceso de la infelicidad social durante los pasados siglos. Los expatriados van errantes por Italia mendigando ayuda y fuerzas para entrar en su país; se vende la patria a los príncipes extranjeros con pretexto de hacerla libre ; las magistraturas

  • Imagen Protocolo

    Las comidas. Poner la mesa. Los manteles son finísimos y bordados , y las servilletas se pliegan todas de la misma manera, en formas de fantasía, pero de modo que dejen ver la cifra. Sobre la servilleta se coloca una tarjeta, en la cual estará escrito

  • Imagen Protocolo

    Reglas de urbanidad estando en la mesa. En la mesa ha de estar el hombre muy sobre sí, pues debe observar una infinidad de reglas para evitar toda grosería y falta de buena crianza. Suponiendo, que la limpieza nunca es más necesaria, que en la mesa, el

  • Imagen Protocolo

    El buen padre y la educación de sus hijos. Don T.T., váron prudente, esposo de una mujer honesta, jóven, virtuosa y amable; y padre de un hijo que se halla ya en edad de recibir los primeros principios de educación , se prepara para darle una buena educación