Logo Protocolo y Etiqueta

Modo de conducirse en la calle. Parte segunda

En el paseo, muchas elegantes hacen tertulias animadas, pero hay que guardar en ellas gran compostura y evitar las conversaciones en voz alta y las risas extemporáneas

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo.
Paseo por la calle.
Calle. Paseo por la calle.

Cortesía al ir por la calle

Un hombre debe apartarse de la acera, lleve o no la derecha, para dejar paso a una mujer; pero ella no debe exigirlo si él buenamente no lo hace. El asiento en el paseo o en el tranvía debe ser siempre ofrecido a las señoras; por desgracia, es costumbre de galantería que desaparece entre el pueblo, pero que conservan las personas bien educadas.

Se dice que el deseo de igualdad de la mujer hace desaparecer la galantería, a la que, en efecto, no tiene derecho desde el momento en que abdica de su graciosa debilidad. Sea como quiera, la mujer no debe luchar por la posesión de un asiento ni de un puesto, sino caminar modestamente por la acera de la derecha, evitando meterse entre la multitud, y más aún si va acompañada que sola, pues su imprudencia puede dar ocasión a disgustos graves de los hombres que la acompañan.

Si hay que subir escaleras, el hombre debe pasar delante de la mujer y para bajarlas ir la señora delante. Hay en esto matices de delicadeza que las personas finas observan de un modo instintivo.

"Se dice que el deseo de igualdad de la mujer hace desaparecer la galantería "

Las señoras que salen para ir a comprar deben saber ya de antemano los comercios cuya seriedad les ofrezca mejor resultado, y llevar el presupuesto de precio y la intención decidida de lo que han de comprar, a fin de evitarse la conversación inútil y el gasto de tiempo.

En el paseo, muchas elegantes hacen tertulias animadas, pero hay que guardar en ellas gran compostura y evitar las conversaciones en voz alta y las risas extemporáneas. Es muy común dejar el coche y pasear seguidas del lacayo a distancia. Cuando estos paseos son por el campo, no se puede admitir más compañía que la de personas de la familia.

Para subir al coche, pasa primero la señora, y para descender el caballero se adelanta siempre a darle la mano.

Son vicios que es preciso evitar el pararse a hablar en sitios que interrumpan la circulación y molesten a los transeúntes, y el quedarse mirando con descaro a las personas que pasan, o con demasiada fijeza el atavío de las otras damas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8040

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Conclusión de todo lo que se ha dicho, por los documentos, que el Espíritu Santo da a la juventud. No puede concluirse mejor esta idea general, que acabamos de dar de la educación, que por los Documentos, que da el Espíritu Santo a toda la juventud, que

  • Imagen Protocolo

    Como estamos destinados a vivir en sociedad con los demás hombres, es menester que aprendamos no solo nuestras obligaciones en materia de probidad respecto de ellos, para no ser desterrados como malvados, sino también las reglas de urbanidad , para que

  • Escritos reservados para algunas otras Secretarías

    Los escritos confidenciales. Información reservada Aquella urbanidad Veamos algunos ejemplos de escritos confidenciales o con reserva: Para la Secretaría de Guerra Secretaría de Guerra Al Excelentísimo Señor Don Ramón Pérez, Teniente General de los reales

  • Imagen Protocolo

    Limpieza en los vestidos y apología de la moda. Después de lo dicho, continúa el autor, voy a discutir las variaciones de la moda con la escolta de la economía y de la moral. Desde las hojas de los árboles y de las rústicas pieles de los animales que

  • Imagen Protocolo

    También es costumbre dar té y algunas veces chocolate . Sobre éste no hay nada que advertir. En cuanto al té, lo prepara y lo sirve el dueño de la casa, mientras los criados, o si es reunión de confianza la señora, pasan bandejas de bizcochos, advirtiendo

  • Cuidar los malos hábitos y la mala educación en la mesa y en la vida diaria. Mesa elegante para una cena

    Los hábitos malos en la mesa y en la vida Aquella urbanidad Los descuidos de la crianza , y las faltas de observación al principio dejan ciertos resabios en los jóvenes que les hacen poquísimo favor. Se queda luego en estado de no reparar si le son defectuosos

  • Imagen Protocolo

    Juventud rural. La apostura. La Sagrada Escritura, en el Libro Eclesiástico, en los últimos versículos del capítulo XIX, dice: " Por la vista es conocido el hombre y por el aire de la cara es conocido el cuerdo ". El vestido del cuerpo, la risa de los

  • Cómo acertar cuando hacemos un regalo. Elegir el regalo adecuado para cada ocasión

    Cómo acertar cuando hacemos un regalo. Elegir el regalo adecuado para cada ocasión Aquella urbanidad Como verdad corre, y no deja de serlo en muchos casos, el dicho de que los regalos fomentan la amistad . Aun admitiendo como cierta de toda certidumbre