Logo Protocolo y Etiqueta

El cigarro y la pipa.

Los hombres que fuman, y es preciso confesar que en el día es la mayor parte, los hacen solamente por la mañana.

 

El hombre fino al gusto del día, o Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Objetos de capricho.

El cigarro y la pipa.

La costumbre de fumar se ha hecho tan general, que ya no se repara en la delicadeza de las señoras que aborrecen el olor del tabaco. Todos han reconocido que el humo que se exhala de las hojas de la Habana tiene sus agrados, y no hay quien antes de meterse en el tráfago de su escritorio no fume un cigarro. Este método saludable para la salud que conserva los dientes y la boca sana, era desconocido de nuestros abuelos. Las señoras en Francia no fuman y dejan este gusto a la vivacidad de las españolas y a las saladas andaluzas, o bien a las viejas escocesas que Walter Scott nos describe con una pipa en la boca, ocultándose en la campana de la chimenea para satisfacer su gusto.

Los hombres que fuman, y es preciso confesar que en el día es la mayor parte, lo hacen solamente por la mañana, y tienen cuidado después de haber satisfecho esta necesidad de ocultar sus vestigios, lavando la boca con el mayor cuidado. Regla general: no debe fumarse jamás en la calle .

Es preciso haber sido, a lo menos, capitán de húsares para fumar en pipa aunque sea de la más hermosa espuma de mar. No debe fumarse sino cigarro.

Siendo el olor del cigarro por sí desagradable, no debe fumarse sino por la mañana al levantarse de la cama, lavarse después la boca cuidadosamente y no llevar ninguna de las cosas que componen los arreos de un fumador, como tabaco, bote, pipa, etc.

"Se debe negar siempre que tiene el vicio de fumar. Son cosas que no se deben confesar"

Por general que sea el gusto de que hablamos, se debe negar siempre el tenerle, pues debe hacerse lo mismo que con los favores de una dama; son cosas que no se deben jamás confesar.

No se debe fumar por la noche, aun cuando se esté en su ventana y no queden más que pocos momentos para acostarse.

Un artista célebre es tan nombrado por sus producciones como por el arte con el cual sabe arrollar un cigarrito.

No le imitéis en esto y ateneos siempre al cigarro. Sucede algunas veces ir a la mañana a casa de un banquero, encontrarle en bata y paseándose en su jardín con un chicote en la boca. El primer cuidado es sacar su bote de cigarros y ofreceros uno. Lazo, escollo, maquinación contra vuestra reputación de hombre aseado; vuestros vestidos os venderán, y no podréis cuidar vuestra boca del modo necesario para que no se os conozca. No fuméis, pues, sino en vuestra casa (1).

(Nota 1.) Todos estos pormenores sobre el fumar son muy impertinentes en España, en donde ya no se padece ni la reputación de bien criado, ni la urbanidad siendo tan general esta costumbre. Los extranjeros nos critican y nos imitan; nos tratan de bárbaros por las corridas de toros, y el que una vez ha estado en ellos no deja de asistir a ninguna. Dentro de pocos años, tal vez no criarán nuestras Américas bastante tabaco para la Francia. (Nota del traductor).

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7265

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La buena educación en la calle, en el paseo y en los viajes. ¿Cómo deben ir las niñas por la calle? Con juicio, procurando no alejarse de sus papás cuando vayan con ellos, y no dar saltos ni carreras que las expongan a caer y molestar a los transeúntes.

  • Imagen Protocolo

    Deberes de la hospitalidad. Evitemos todo lo posible el hospedarnos en casa ajena , pues por confianza que tengamos con nuestros amigos, la presencia de un extraño siempre es importuna en el hogar doméstico, y consideremos que sus gastos y sus incomodidades

  • Imagen Protocolo

    Los excesos en el comer y en el beber durante los pasados siglos. En el siglo XII los mismos emperadores en el acto de su coronación estaban obligados a prometer bajo juramento al Sumo Pontífice que no se embriagarían . Se supone que los vendedores ambulantes

  • El noviazgo. Visitas de cortesía. Las relaciones entre novios. Pareja de novios

    El noviazgo. Visitas de cortesía Aquella urbanidad En España es el matrimonio el acto más importante de la vida . Para los jóvenes es el comienzo de una existencia seria y útil; para las jóvenes, la realización de los sueños y legítimas esperanzas de

  • Paseo por la calle.

    Cortesía al ir por la calle Un hombre debe apartarse de la acera, lleve o no la derecha, para dejar paso a una mujer ; pero ella no debe exigirlo si él buenamente no lo hace. El asiento en el paseo o en el tranvía debe ser siempre ofrecido a las señoras;

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en las visitas. ¿Cómo se conducirá Vd. en una visita? Al entrar en la casa ajena me descubriré la cabeza antes de llegar a la presencia de la persona a quien visite, la saludaré según su calidad, y al sentarme, porque me lo ordene , lo haré

  • Imagen Protocolo

    El hombre de ciudad en viaje. No habléis jamás de política . No afectéis el hablar de vuestra persona. Un hombre prudente y discreto, no se franquea delante de los extraños ; alterna en la conversación cuando es indiferente, y calla cuando toma un giro

  • Imagen Protocolo

    De las visitas. Las visitas tienen por objeto el acercarse los hombres unos a otros y establecer relaciones más íntimas que las que los negocios o el interés pueden producir momentáneamente. Hay mil especies de visitas. Visitas de gracias, de digestión,