Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Hablar de las buenas maneras.

Una anciana le habla al público sobre sus reflexiones que hacen al comportamiento social.

 

La Prensa Digital de Argentina
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

"Las reglas de la urbanidad en la sociedad moderna", de Jean-Luc Lagarce, traducción de Ingrid Pelicori. Dirección: Rubén Szuchmacher. Ambientación y vestuario: Jorge Ferrari. Iluminación: Gonzalo Córdova. Diseño de video: Graciela Shuster. Actuación: Graciela Araujo. ElKafka (Lambaré 866).

En el marco de este pequeño festival teatral dedicado al dramaturgo francés Jean-Luc Lagarce (1957-1995), que termina hoy -ver aparte-, se vió "Las reglas de la urbanidad en la sociedad moderna", una pieza que habla sobre el ayer, la melancolía de "las buenas maneras" que se han ido perdiendo con el tiempo en la sociedad contemporánea.

En formato de pequeña conferencia, una anciana le habla al público sobre sus reflexiones que hacen al comportamiento social, desde el nacimiento del primer hijo, hasta que se cumplen las bodas de oro, cuando se han compartido cincuenta años de matrimonio. Incluso explica didácticamente cómo deben comportarse los familiares y a quienes debe invitarse a un funeral.

Marco impecable.

En un espacio escénico amplísimo con un gran tapiz blanco, unas pocas sillas de pana roja y pintadas de dorado, una mesita dorada y un vaso de agua, el personaje imaginado por Lagarce da indicaciones de cómo deben ubicarse los padrinos en un bautismo. Refiere a observar y aconseja que las personas mediocres no asuman ninguno de los compromisos que la sociedad exige: casarse, ser padre de familia, padrino y mucho menos abuelo.

La conferenciante es una señora vestida de claro y de largo, de una elegancia algo rancia y de un pudor que linda con la perversión, al referirse a novias y jóvenes, que buscan a su príncipe soñado. A la vez que es capaz de desplegar un humor tan cínico, ácido y sutilmente irónico, que tienta a la risa del espectador.

En el marco de ese contexto, el director Rubén Szuchmacher (también curador del ciclo Lagarce) concretó una puesta minimalista y admirable por la síntesis de recursos y trascendente en su significado. La pieza habla de una sociedad que ha perdido ciertas buenas costumbres, o costumbres pacatas, que "permitían" si se las practicaba tener una muerte en paz, como la que debe tener una persona digna, esto sería apretadamente lo que propone esta señora.

La devastación.

Unas fotos proyectadas en una pared lateral dan cuenta de barracas, casas y galpones deshabitados como si en ese lugar incierto, hubiera sobrevenido una guerra. El contraste se vuelve patético, sutil y "salvaje". Porque ¿cuáles son las buenas maneras, cómo es ser una persona respetable, o cómo cuidar de los hijos, en un mundo atravesado por la guerra, la corrupción, las crisis ideológicas y los crímenes nuestros de cada día?.

Szuchmacher guió a su actriz por los caminos de la revelación, de una sutileza, por la que se filtra, cierta hilaridad, que linda con la locura y la senilidad. Y sobre estos parámetros de conducta Graciela Araujo impone con excelencia sus cualidades de actriz para ir deshovillando una comedia negra, de un autor como Lagarce, para el que una sociedad que cuida al mílimetro, o lo intenta, el control humano, el comportamiento del hombre hasta en sus más mínimos detalles, mientras por otro lado fabrica armas para que la guerra se vuelva algo perecedero, sólo puede conducir hacia la muerte.

"Las reglas de la urbanidad en la sociedad moderna" muestra a una sociedad que teme dejarse llevar por los deseos primarios, teme el desborde, el caos, el pensamiento del individuo libre, por eso este personaje tan bien delineado por el director y la actriz, parece querer referirse a la ferviente necesidad de intentar recuperar un "paraíso perdido". Juan Carlos Fontana.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Realizar un brindis.

    ¿Qué es un brindis? ¿Por qué hacemos los brindis? Según el diccionario de la Real Academia Española - R.A.E. - el término brindis significa: Del aleman "bring dir's", yo te lo ofrezco. 1. Acción de brindar con vino o licor. 2. Palabras que se dicen al

  • Imagen Protocolo

    El papiro Prisse. If you are powerful in causing respect for you, by knowledge, by calming in speech, do not order people, except by the guidelines. The aggressive man ends up in trouble. Do not have your heart too high, or it will be brought down. Do

  • Imagen Protocolo

    Código de Hammurabi. La wikipedia nos hace la descripción siguiente: El Código de Hammurabi, creado en el año 1760 a. C. (según la cronología media), es uno de los conjuntos de leyes más antiguos que se han encontrado y uno de los ejemplares mejor conservados

  • Imagen Protocolo

    Código de Hammurabi. Ley 126. Si uno cuyo bien no ha sido perdido ha dicho "mi cosa se ha perdido", ha exagerado su perjuicio. Como su bien no ha sido perdido, si persigue ante dios la reparación de su perjuicio exagerado, doblará todo lo que ha declarado

  • Mesa árabe.

    Protocolo y ceremonial en el Califato de Córdoba Había que pelar los pollos, majar un sinfín de especias , preparar el asado de cordero, el carnero con membrillos y ciruelas, el pescado en escabeche y con "almon", el pastel de pichón y almendras, el "arcaluz"

  • Imagen Protocolo

    Código de Hammurabi. Ley 226. Si un cirujano, sin autorización del dueño de un esclavo, ha sacado la marca de esclavo inalienable, se le cortarán las manos, (según Scheil es peluquero, no cirujano.) Ley 227. Si un hombre engañó a un cirujano y si él (el

  • Imagen Protocolo

    Código de Hammurabi. Ley 176a. Si un esclavo del palacio o de un muskenun ha tomado en matrimonio una hija de hombre libre y si, cuando la tomó ella entró en la casa del esclavo del palacio o del muskenun, con el serictu proveniente de la casa de su padre,

  • Imagen Protocolo

    El papiro Prisse. Hearing is good for a son who hears, hearing enters into the hearer. The hearer becomes one who is heard. Hearing is good, as speech is good. The hearer is the master of what is useful. Hearing is good for the hearer, hearing is better