Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El manto, los guantes, las medias y los zapatos. La camisa y la corbata. Prendas de vestir

No se debe entrar en un lugar en el que haya personas de consideración, envuelto en el manto; en las casas de los príncipes se expondría uno a una reprensión, o incluso ser echado fuera

 

Reglas de Cortesía y Urbanidad Cristiana

La urbanidad y el vestuario: los guantes, las medias y los zapatos
Urbanidad y vestuario. La urbanidad y el vestuario: los guantes, las medias y los zapatos

La urbanidad y el vestuario: los guantes, las medias y los zapatos

Aquella urbanidad

El decoro pide que se lleve el manto sobre los dos hombros y que caiga por delante, y no que se arremangue por debajo de los brazos: es aún más descortés replegarlo por debajo del codo; sienta bien conservarlo estando en la mesa.

No se debe entrar en un lugar en el que haya personas de consideración, envuelto en el manto; en las casas de los príncipes se expondría uno a una reprensión, o incluso ser echado fuera.

Es descortés tirar por el manto o la ropa a una persona a la que se quiere hablar, sobre todo si es de categoría superior.

Es fino llevar guantes cuando se va por la calle, se está en compañía o se va al campo; pero es mal visto tener los guantes en la mano, agitarlos, jugar con ellos o utilizarlos para golpear a alguien: es propio de los escolares.

Hay que quitarse los guantes al entrar en la iglesia, antes de tomar agua bendita, cuando se quiera rezar y al ponerse a la mesa.

Cuando se quiere saludar a alguien y hacerle una profunda reverencia, como para besarle la mano, hay que tener entonces la mano desnuda, y para ello basta con quitar el guante de la mano derecha; esto mismo pide la buena crianza antes de dar o de recibir alguna cosa.

Es descortés, en compañía, sacarse y meterse continuamente los guantes; también lo es el ponerlos en la boca para mordisquearlos o chuparlos, llevarlos bajo el brazo izquierdo, llevarlo puesto solamente en la mano izquierda y tener con ella el guante de la derecha, o ponerlos en el bolsillo cuando deberían estar revistiendo las manos.

Es muy feo dejar caer las medias hasta los talones, por no atarlas; hay que cuidar de estirarlas bien para que no hagan arrugas sobre las piernas; y no se debe tolerar nunca que aparezcan un poco rotas, o que asome algún remiendo fuera del zapato, o que estén tan estiradas que se vea la pierna a través.

En cuando a los zapatos, hay que cuidar que estén adecuadamente cerrados con hebillas, o atados con cordones.

Es grosero ponerse los zapatos a modo de zapatillas, ya en casa, ya fuera; y los buenos modales exigen que estén siempre muy limpios.

Te puede interesar: Historia y uso de los guantes

Hay que tener los vestidos cerrados por delante, sobre todo en el pecho, de modo que no aparezca la camisa, y es negligencia imperdonable dejar caer las mangas de la camisa sobre el puño, por no estar sujetas, o dejar colgar las cintas de los calzoncillos; sería incluso atraerse la confusión dejar salir la camisa por alguna parte.

La buena educación no puede sufrir que se tenga el cuello desnudo y al descubierto; quiere más bien que se use corbata en público, y cuando se esté en casa, sea desvestido, sea indispuesto, que se tenga un pañuelo adecuado para cubrirlo.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 1496

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, un manual que sigue vigente.

    El manual de urbanidad y buenas maneras de Manuel Antonio Carreño Ver completo el Manual de Urbanidad de Carreño Hoy en día, cuando se pautan inéditas normas de urbanidad -urbs, urbe- o reglas para la convivencia en la ciudad, que cambian y se adecuan

  • Acciones externas que regulan la cortesía. Poner en práctica las normas de cortesía

    Acciones externas que regulan la cortesía. Poner en práctica las normas de cortesía Aquella urbanidad Causa sorpresa comprobar que la mayoría de los cristianos considera la cortesía o urbanidad como simple cualidad humana y mundana , y al no querer elevar

  • Hombre educado. Reglas de oro para ser el caballero perfecto

    Reglas de oro para ser el caballero perfecto Aquella urbanidad Es casi una definición de caballero decir que " es uno de esos hombres que nunca causan dolor ". Esta definición es tan refinada como certera. Un caballero se ocupa de apartar los obstáculos

  • Imagen Protocolo

    Buenas maneras. Las buenas maneras no son exactamente la buena educación, pero se le parecen tanto que no importa . A fin de cuentas, tampoco se trata de hilar muy fino en el universo de nuestros roces cotidianos. Basta, creo, con que esos roces no terminen

  • Smokings. Hombres elegantes y con buenos modales: ser un caballero

    Hombres elegantes y con buenos modales: ser un caballero ¿Qué significa ser un caballero? En esta era de las telecomunicaciones, los viajes espaciales y grandes logros humanos, las palabras etiqueta, modales o protocolo nos suenan anticuadas , pasadas

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y civismo. Tenemos que volver al pasado para recuperar , con carácter generalizado, la urbanidad y el civismo , pero no sólo en las aulas, como parece que se quiere conseguir (o se debería perseguir) con la nueva asignatura de formación ciudadana,

  • Imagen Protocolo

    San Pablo advierte a su discípulo Timoteo que no se detenga en disputas de palabras; nada asimismo es más contrario a las reglas de la cortesía: se debe, con este fin, según el parecer del mismo Apóstol, rechazar todas las cuestiones tontas e inútiles,

  • El juego. Jugar con educación. Cortesía en el juego. Respetar

    Reglas de cortesía en el juego Aquella urbanidad El juego es una diversión que se autoriza a veces, aunque ha de tomarse con muchas precauciones ; se puede dedicar cierto tiempo a esa ocupación, pero hay que poner en ello no poca discreción; son necesarias