Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El respeto a los maestros, a los mayores y superiores.

¿Qué respeto deberemos tener a los mayores y superiores?

 

Manual o Breve Compendio de Ciencias y Artes, con las principales reglas de Urbanidad y Cortesía del
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

¿Qué respeto y agradecimiento debemos a los maestros?

Proporcionalmente el mismo que a los padres, porque también se fatigan en instruirnos y así es, que estamos obligados a profesarles también un verdadero amor, un justo agradecimiento, una obediencia filial y un sincero respeto, procurando recompensarlos con nuestra aplicación y buena conducta, de los trabajos que sufren para beneficio nuestro.

¿Qué respeto deberemos tener a los mayores y superiores?

El que les corresponda por su edad, clase o dignidad, y singularmente a los Ministros de Dios como son los Obispos, los Párrocos y demás sacerdotes, etc., presentándonos delante de ellos con modestia, y hablándolos con respeto y sumisión. Aún con más razón deberemos hacer esto con nuestros propios superiores, a los que además deberemos estar subordinados, ejecutando prontamente cuanto nos manden.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 11 personas le ha parecido
Valoración 2.7
con una puntuación de 2.7 sobre 5

Nota

  • 4756

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • B.1. Deberes para con Dios.

    Respeto y deberes para con Dios Aquella urbanidad Dios es el principio de toda existencia. Es el Sumo Hacedor. Es el Bien Supremo. Es el Creador del mundo y cuanto con él existe. Dios es todo bondad y misericordia. Debemos tener confianza en El, y por

  • Imagen Protocolo

    Convivencia Social. Formación Familiar y Social. Tercer curso. No podemos hacer de todas las muchachas de España unas muchachas de uniforme. Si se aceptasen estas reglas como artículos de fe, si todas las mesas estuviesen igualmente servidas, y todas

  • Imagen Protocolo

    Las mascotas y su etiqueta. Los animales de compañía que muchas de nosotras hemos incorporado a nuestra vida familiar también deben atenerse a ciertas reglas de etiqueta que, claro está, es nuestra responsabilidad que se cumplan. Sobre todo si nos da

  • Imagen religiosa

    Los deberes de las personas con los demás: amor, gratitud, obediencia... Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras Basta dirigir una mirada al firmamento, o a cualquiera de las maravillas de la creación y contemplar al instante

  • Vida pública y privada. Vida moral. Paseo de una ciudad

    Vida pública y privada. Vida moral Quizá esta reacción ha de esperarse en cualquier curso de ética dedicado principalmente a asuntos en los que es natural tener un amplio rango de desacuerdo. En un curso dedicado específicamente a los dilemas y los casos

  • Calle con gente. El código que fija las reglas del juego. Las buenas maneras

    El código que fija las reglas del juego. Las buenas maneras Un hogar es donde vive gente que no puede dejar de quererte . Donde siempre te sientes acogido. Para compartir sin esperar nada a cambio. No lo es una residencia de estudiantes, ni un campamento

  • Los buenos modales nunca pasan de moda

    Las modas y los buenos modales. ¿Se pasa de moda tener buenos modales? ¿Modales = Moda? Lucía Marino vivía tan atareada con su trabajo de tiempo completo , sus responsabilidades caseras y sus obligaciones como madre y esposa, que se había olvidado de

  • Imagen Protocolo

    No intentamos hacerle la competencia a Manuel Antonio Carreño, con su manual de buenas maneras. Tampoco me intento convertir en maestro de las reglas de cortesía para con las damas, los ancianos y nuestros superiores. Pero, ¿no cree usted que ya se perdió