Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cuándo llevar corbata. ¿Saben los hombres llevar una corbata?

La corbata es el complemento del vestuario masculino que aporta un mayor toque de formalidad a la indumentaria del hombre

 

Vestir una corbata
Corbata reglas de etiqueta. Vestir una corbata

Reglas de etiqueta para vestir una corbata

Las reglas de etiqueta no hablan apenas de la corbata. Este complemento acompaña a un cierto tipo de vestuario, considerado formal o de etiqueta. Pero no se nombra de forma explícita. Traje oscuro, se ruega etiqueta, etiqueta suplicada... hace referencia al tipo de vestuario que se 'recomienda' para asistir a un acto o evento al que nos han invitado.

La corbata aporta un toque de formalidad a la mayoría de las indumentarias que podamos vestir. Ahora bien, la formalidad no tiene nada que ver con la elegancia. Podemos vestir un 'look' formal pero esa 'formalidad' no le confiere o atribuye una elegancia intrínseca.

Llevar bien una corbata requiere cumplir un sencillo 'protocolo' para no desentonar con el resto del vestuario. Una corbata mal vestida nos puede arruinar el 'look' general y dar una imagen equivocada de nosotros.

Reglas de etiqueta para llevar una corbata de forma apropiada

1. El momento de llevar de corbata ¿cuándo hay que vestir de corbata?

Tenemos que diferenciar el ámbito personal del laboral. En el entorno laboral, la 'obligación' viene marcada por el código de vestuario -dress code- de cada empresa. En el contexto social, es menos 'obligada' y más sugerida. La corbata la solemos vestir con un traje. Aunque también queda bien, con un jersey de escote a pico e incluso si se luce con un simple chaleco. Tanto en el ámbito social como en el laboral, cada vez es más aceptado que se prescinda de la corbata.

2. Elegir la corbata más adecuada

A la hora de elegir una corbata, no solo hay que pensar en conjuntarla bien con nuestro vestuario, cosa muy importante -moda, forma, tejido...-. También hay otras cuestiones relevantes como el nudo y el tamaño de la corbata. Una corbata muy corta o muy larga -o muy ancha o estrecha-, nos hará perder elegancia. Un nudo poco adecuado para el cuello de la camisa que hemos elegido, nos puede quedar poco estético. Hay que cuidar estos detalles que pueden parecernos de poca importante, pero la gente se fija en ellos.

Las corbatas más finas admiten nudos más complejos -con más vueltas- como el nudo Windsor. Las corbatas más anchas o gruesas pueden quedar mejor con nudos más sencillos, como el nudo simple o four in hand.

3. Estilo: juvenil o más clásico

La corbata, aunque parezca algo increíble, puede aportarnos un look más juvenil o más clásico solo con la forma de vestirla y con la elección de una forma y tejido, u otra. Una corbata de seda refleja una mayor 'formalidad y elegancia' que una corbata de punto que puede considerarse más informal y juvenil. Siempre hay excepciones. No es una regla universal, pero si bastante acertada.

4. La elección de la camisa

Es la 'pareja perfecta' para una corbata. La camisa juega un papel muy importante en cualquier tipo de vestuario. Pero cuando hablamos de vestirla con una corbata aún cobra mayor protagonismo. El cuello es la zona que nos interesa en este caso. Los cuellos muy abiertos, como el cuello italiano, son prácticamente exclusivos para vestir corbata. No queda muy elegante vestir un cuello italiano sin corbata. Los demás cuellos -salvo el abotonado- lucen bien con un nudo simple o half windsor. Los cuellos más utilizados son el inglés y el francés. Debemos evitar utilizar una corbata con los cuellos abotonados o con pasador.

5. La regla del último botón

Como hemos comentado en el artículo dedicado al último botón de la camisa, la corbata requiere, sin duda, que la camisa se vista abotonada en su totalidad. Puede ser incómodo, pero el nudo de la corbata no queda igual en una camisa con el último botón desabrochado. Por eso, la talla de la camisa debe ser la correcta para el cuello no quede muy holgado o muy apretado.

6. La corbata y el tocado... siempre bien colocado

La corbata es un complemento que, para algunas personas, es un 'estorbo'. Por eso, en cuanto tienen ocasión, se la quitan o se aflojan el nudo de la corbata. NO. La corbata como el tocado, deben salir de casa y volver en las mismas 'condiciones' -si decidimos que nos incomoda, mejor quitársela del todo que aflojarla-. No hay que 'deshacer el 'look' por comodidad. Es algo así como quitarse los zapatos. Si no estamos acostumbrados a llevar corbata, es posible que nos tengamos que plantear si es mejor no llevarla desde el principio.

Vídeo: cómo vestir de forma correcta una corbata

Ver más vídeos sobre protocolo, etiqueta y buenas maneras.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado