Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Buenos modales en los juegos, en verso

Nunca juegues estruendoso, ni en la calle, ni en azotea, ni en otro sitio que sea para los juegos peligroso

 

Nuevo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, escrito en verso para la infancia. París, 1.880

Urbanidad y buenos modales en verso
Urbanidad en verso. Urbanidad y buenos modales en verso

Reglas de cortesía para los juegos y otras diversiones

Aquella urbanidad

Cuando busques el placer

de los juegos de tu edad,

las reglas de urbanidad

debes presentes tener.

 

Nunca juegues estruendoso,

ni en la calle, ni en azotea,

ni en otro sitio que sea

para los juegos peligroso.

El niño bien educado,

no debe nunca gritar,

ni participio tomar

en un juego atropellado.

 

Procura tener buen juicio,

y maldades nunca inventes,

sino juegos inocentes

que a nadie causen perjuicio.

 

Si en jardín estás jugando,

se moderado en tu juego,

no saltes ni corras ciego

las flores despedazando.

 

No des tus pasos en pos

siembres destrucción y horrores;

piensa, niño, que a las flores

las ama y las cuida Dios.

 

Nunca con gozo maldito,

hieras a un pobre animal,

que juego que causa mal

no es un juego, es un delito.

 

No tomes por diversión

juegos toscos y villanos,

porque los juegos de manos

juegos de salvajes son.

No debes nunca tomar

pólvora y lumbre en tu juego,

piensa, niño, que con fuego

es peligroso jugar.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 2310

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Décima para acompañar un regalo. Si corresponder pudiera a lo que mi pecho siente, más digno fuera el presente que mi afecto os ofreciera. De mi voluntad sincera, recibid pues la expresón, y si fijáis la atención en este obsequio ligero, advertid que

  • Imagen Protocolo

    Verso para felicitar los días a una persona superior. ¿Qué yo puedo anhelar para tus días, que grato a tu cariño pueda ser, más que goces y dichas y alegrías y un porvenir riquísimo en placer? Sonríante las gracias seductores, alégrete el amor el corazón,

  • Imagen Protocolo

    Un niño felicita las Pascuas a una señora. Con vuestra gracia y bondad en tan fausto y grato día, recibid, señora mía, esta prueba de amistad. En ella va con verdad mi sentimiento expresado; ojalá que haya logrado demostar con mi cariño, cuánto os quiere

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Los niños: los buenos modales y las reglas de cortesía en el colegio o escuela Aquella urbanidad Dócil, amable, estudioso, en el colegio has de estar, y al maestro has de mirar como a un padre cariñoso. Él te enseña la virtud, el forma tu corazón, y

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    El niño bien aseado y su apariencia exterior Aquella urbanidad Antes del juego y paseo, oh niño, constantemente tu ocupación preferente ha de ser tu propio aseo. Cada día al levantarse, el hombre bien educado, debe siempre con cuidado manos y cara lavarse.

  • Imagen Protocolo

    Reglas para los dueños de la casa y criados. Los dueños de la casa ¿qué reglas principales deberán observar por atención a sus invitados? Ciertas reglas el dueño y la dueña de la casa observar deberán; siendo las principales, entre ellas, las siguientes

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Los buenos modales de los niños con su familia Aquella urbanidad Los seres que te rodean, padres y hermanos queridos, honrados y distinguidos por tu afecto siempre sean. A tu familia venera y vivirás estimado, que el que en su casa es honrado, es honrado

  • Imagen Protocolo

    Las visitas y las concurrencias. En cualquier paraje público, reunión o concurrencia preséntate con decencia sin pretender deslumbrar. El que con trajes ridículos piensa sobresalir necio, solo se atrae el desprecio del que le llega a mirar. Para hacer