Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Buenos modales en los juegos, en verso

Nunca juegues estruendoso, ni en la calle, ni en azotea, ni en otro sitio que sea para los juegos peligroso

 

Nuevo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, escrito en verso para la infancia. París, 1.880

Urbanidad y buenos modales en verso
Urbanidad en verso. Urbanidad y buenos modales en verso

Reglas de cortesía para los juegos y otras diversiones

Aquella urbanidad

Cuando busques el placer

de los juegos de tu edad,

las reglas de urbanidad

debes presentes tener.

 

Nunca juegues estruendoso,

ni en la calle, ni en azotea,

ni en otro sitio que sea

para los juegos peligroso.

El niño bien educado,

no debe nunca gritar,

ni participio tomar

en un juego atropellado.

 

Procura tener buen juicio,

y maldades nunca inventes,

sino juegos inocentes

que a nadie causen perjuicio.

 

Si en jardín estás jugando,

se moderado en tu juego,

no saltes ni corras ciego

las flores despedazando.

 

No des tus pasos en pos

siembres destrucción y horrores;

piensa, niño, que a las flores

las ama y las cuida Dios.

 

Nunca con gozo maldito,

hieras a un pobre animal,

que juego que causa mal

no es un juego, es un delito.

 

No tomes por diversión

juegos toscos y villanos,

porque los juegos de manos

juegos de salvajes son.

No debes nunca tomar

pólvora y lumbre en tu juego,

piensa, niño, que con fuego

es peligroso jugar.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 2310

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y civilidad. Delante de otros abstente de vestirte y desnudarte, las uñas no has de cortarte, ni a nadie en secreto hablar; tampoco interrumpir debes al que habla o cuenta dinero; siendo también muy grosero lo que otro escribe, mirar. Jamás

  • Imagen Protocolo

    Un niño felicita las Pascuas a su protector. Si realidad ser pudiera lo que anhela mi deseo; si lo que en el alma veo ante mis ojos lo viera; si en tal día poseyera lo que en mis sueños maquino; todo a seguro destino hoy lo fijara el Señor, rendido a

  • Imagen Protocolo

    Verso para felicitar los días a una persona superior. ¿Qué yo puedo anhelar para tus días, que grato a tu cariño pueda ser, más que goces y dichas y alegrías y un porvenir riquísimo en placer? Sonríante las gracias seductores, alégrete el amor el corazón,

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Los niños y el buen comportamiento con las visitas Aquella urbanidad Es preciso en ocasiones a los amigos buscar, para mejor conservar las sociales relaciones. Si tu amigo está contento por un suceso importante, hazle visita al instante y felicítale

  • Imagen Protocolo

    Las visitas y las concurrencias. No leas papel o libro sin haber pedido antes permiso a los circunstantes para poderlo efectuar. Fumar sería impolítico, y el que una lengua extranjera que el concurso no entendiera llegases con otro a hablar. Jamás salgan

  • Imagen Protocolo

    Versos con motivo de felicitar los días a una persona superior. En el año anterior y en tal día, entre afecto el más puro y cordial, con mis ruegos yo al cielo pedía que gozáseis de dicha cabal. Mis plegarias oyendo el Eterno, vuestra vida guardar se

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Consejos para el buen comportamiento de los niños en sociedad Aquella urbanidad En todas las partes, ¡oh niño!, con tus palabras sinceras y con tus buenas maneras procura inspirar cariño. Ciñe siempre tus acciones a la noble dignidad, pero lleno de

  • Imagen Protocolo

    Versos por la ausencia del objeto amado. ¡Oh! torna pronto, torna a mis brazos, querida mía, mi dueño amado; que yo aquí solo mi vida arrastro. Entre desdichas, entre quebranto, siempre en mi amada ando pensando. De mi memoria, yo no la aparto, que ella