Logo Protocolo y Etiqueta

Historia y uso de la mantilla. Origen. Evolución. Usos

La evolución de esta prenda estuvo marcada por factores sociales, religiosos e incluso climáticos. Incluso ha servido como símbolo de protesta

 

Mujer de mantilla en una procesión.
Mantilla. Mujer de mantilla en una procesión.

Historia de la mantilla. Cuándo empezó a utilizarse la mantilla

Aunque el origen no es del todo bien conocido, se cree que los primeros velos y mantos que utilizaban las mujeres como adorno y como prenda de abrigo, son el origen de las primeras mantillas conocidas; fueron utilizadas, principalmente, como piezas ornamentales en el vestuario de la mujer.

Evolución de la mantilla

La evolución de esta prenda estuvo marcada por factores sociales, religiosos e incluso climáticos. Estos últimos eran visibles, en el tipo de tejido utilizado para su confección. En la zona norte se utilizaban tejidos tupidos con una finalidad clara: servir de abrigo. En la zona sur, se utilizaban tejidos con fines meramente ornamentales, como la seda. En ambos casos, podían ir finamente ornamentadas, las de "fiesta" que se lucían en ocasiones señaladas, o sencillamente adornadas, las de "diario".

Cuándo se empezó a utilizar la mantilla

Los primeros usos de la mantilla, se dieron entre el pueblo. No eran utilizadas por las altas clases sociales o aristocracia. Eran utilizadas, más a modo de manto de abrigo que como prenda ornamental, sin hacer uso de la peineta.

A principios del siglo XVII, comienza una evolución de la mantilla dejando paso a una pieza más ornamental en el vestuario femenino, al sustituir, poco a poco, el paño por los encajes. Poco a poco, empieza a extenderse el uso de esta prenda como ornamento, aunque habría que esperar hasta bien entrado el siglo XVIII para que la mantilla empiece a ser utilizadas por las clases más altas.

La reina Isabel II (1833-1868), muy aficionada al uso de tocados y diademas, empieza a popularizar el uso de la mantilla, costumbre que pronto adoptan las mujeres más cercanas a ella. Las damas cortesanas y de altos estratos sociales, comienzan a utilizar esta prenda en diversos actos sociales, lo que contribuye, en gran medida, a darle un aire distinguido, tal y como ha llegado a nuestros días (aunque su uso es muy limitado y poco generalizado).

Damas de mantilla de época
Damas de mantilla. Damas de mantilla de época

Su uso, tiene un claro retroceso, a la muerte de la soberana, aunque mantiene un cierto arraigo en el centro y sur de la península. Como podemos ver, se mantiene su uso, en lugares donde la utilización no tiene nada ver como prenda de abrigo sino meramente ornamental. Aun hoy en día perdura esta costumbre y es más fácil ver mantillas en el centro o sur de nuestro país que en la zona norte.

"La revolución de las mantillas, fue una forma de protesta de las mujeres españolas frente a las nuevas costumbres extranjeras"

El reducido uso de la mantilla en épocas siguientes al reinado de Isabel II, tiene, entre otros motivos, su origen en el uso de otras costumbres que imponían los nuevos monarcas. Un hecho reseñable, es el conocido como "la conspiración de las mantillas". Una forma de protesta de las mujeres españolas frente a las nuevas costumbres extranjeras que parecían querer imponer Amadeo I rey de España (Amadeo de Saboya 1845-1890) y su esposa Maria Victoria. Amadeo I renunció al trono de España al cabo de poco tiempo (tres años aproximadamente), debido a la "ingobernabilidad" de los españoles.

A finales del siglo XIX y principios del XX, la mantilla deja de ser una prenda de uso "cotidiano" en eventos, y empieza su declive. Tan solo se conserva, una pequeña "mantilla" que suelen utilizar las señoras en la iglesia, a la que se la conocía como "toquilla" (pañuelo, generalmente triangular, que se ponen las mujeres en la cabeza). Podemos indicar que se trata de una versión "reducida" de la mantilla, que se viste sin peineta.

Actualmente, la mantilla se puede ver, casi de forma exclusiva, en los toros, la Semana Santa y en las bodas. No es fácil verla en otros eventos o ceremonias. Y hablando de ceremonias, vamos a ver cómo "vestir" la mantilla.

Damas de mantilla
Damas de mantilla. Damas de mantilla

Vestir la mantilla

Para cualquier tipo de evento (boda, toros...) la mantilla deberá contar con el largo adecuado a cada persona. Por la parte delantera, deberá contar con un largo hasta la altura de las manos, y por la parte trasera, un largo unos dedos por debajo de la altura de la cadera. Para evitar el "vuelo" de la mantilla, es conveniente sujetarla al vestido de forma discreta (generalmente por los hombros).

Dicen los estilistas, que un truco para hacer una buena sujeción y con suficiente "holgura", es ladear la cabeza al lado izquierdo, y sujetar la mantilla del hombro derecho y viceversa (ladear la cabeza hacia la derecha y sujetar la mantilla en el hombro izquierdo).

¿Qué tejido elegir para la mantilla?

Tiene varias opciones en función del presupuesto y del gusto personal:

Blonda

Es un tipo de encaje de seda, caracterizado por la utilización de grandes motivos, sobre todo florales, que se realizan en seda más brillante que el resto de la mantilla (que se suele realizar en seda mate, para hacer resaltar más los bordados). Tiene una característica muy peculiar, que son las ondulaciones de sus bordes, al que algunos autores han denominado "puntas de castañuelas" por su similitud con estas.

Chantilly

Como su nombre indica, utilizan un tejido proveniente de esta ciudad francesa, ligero y elegante. Al igual que el resto de las mantillas, suele estar profusamente bordado de diversos motivos.

Tul

Es un tejido delgado y transparente, de seda, hilo o algodón, y podemos decir que el tachado de más "corriente" para las mantillas. Suelen utilizarse a modo de imitación de las mantillas de blonda y chantilly. Son las conocidas mantillas de encaje.

Peinetas para mantilla
Peinetas. Peinetas para mantilla

Elegir una peineta o peina para la mantilla

En cuanto a la peineta, deberemos decantarnos por una adecuada a nuestra altura y la de nuestra "pareja", si vamos acompañadas. Las mejores son las de carey, aunque hay otras variedades. Si somos bajitas, podemos optar por una peineta alta, aunque son más difíciles de llevar. Si somos altas, y de cara alargada, podemos optar por una peineta más baja ( y mucho más cómoda de llevar). En todo caso, hay que ajustarla bien al moño y cubrirla de forma correcta y bien equilibrada con la mantilla.

Cómo vestir la mantilla para una boda

Doña Sofía y Carmen Tello de mantilla
Mantillas Boda. Doña Sofía y Carmen Tello de mantilla

Para lucir la mantilla en una boda hay que tener en cuenta algunos cuestiones previamente.

Si la boda es durante el día, podemos lucir la mantilla, con un traje de cóctel -por debajo de la rodilla-. Si es la madrina, puede vestir de largo aunque sea por la mañana. No se debe vestir con un traje corto.

Si la boda es por la tarde-noche, la misma solo será vestida con traje largo. Hay que tener en cuenta dos cosas: solo se viste en ceremonias religiosas (si la boda es civil, lo mejor es olvidarnos de la mantilla), y en bodas de cierta etiqueta (cuando viste traje de gala o chaqué, el novio). Y por último, los colores. Según marca la tradición, la mantilla blanca o marfil, solo la visten las solteras, y la mantilla negra, queda reservada para las casadas (aunque como muchas otras costumbres o tradiciones, no es muy tomada en cuenta).

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 30 personas le ha parecido
Valoración 4.1
con una puntuación de 4.1 sobre 5

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Cómo redactar una nota de prensa de calidad

    Cómo redactar una nota de prensa de calidad. Sus características Escribir una nota de prensa perfecta para los medios de comunicación La nota o comunicado de prensa es la herramienta básica del trabajo de relaciones públicas , en el aspecto de relaciones

  • Uso de la tarjeta de visita

    Cómo intercambiar una tarjeta de visita En qué momento dar una tarjeta de visita Uso social de la tarjeta de visita Las visitas a los domicilios de amigos y familiares no son tan frecuentes como hace algunos años. Antaño era una práctica social casi 'obligada'

  • Imagen Protocolo

    Código de Hammurabi. Ley 101. Si en el lugar de destino no obtuvo beneficios, el delegado no obtuvo beneficios, doblará el dinero que había recibido y lo dará al negociante. Ley 102. Si el negociante dio al delegado dinero como favor (gratuitamente) y

  • Imagen Protocolo

    Formación en protocolo y comunicación en la Universidad de Salamanca. La formación en cualquier materia es hoy día fundamental, si realmente queremos ser competitivos en lo nuestro. Y si además esa formación es complementaria a los estudios que estemos

  • Imagen Protocolo

    El papiro Prisse. If you are weak, follow a man of excellence and all your conduct will be good before god. When you have known lesser men before, do not be proud against him, from what you knew of him before. Respect him according to what he has become,

  • Imagen Protocolo

    Don José Tarradellas, presidente de la Generalidad de Cataluña en los años de la transición política, era un hombre chapado a la antigua. En una ocasión, recibió a un grupo de diputados y senadores en su despacho. Uno de ellos, el escolapio Xirinachs,

  • Imagen Protocolo

    Código de Hammurabi. Ley 226. Si un cirujano, sin autorización del dueño de un esclavo, ha sacado la marca de esclavo inalienable, se le cortarán las manos, (según Scheil es peluquero, no cirujano.) Ley 227. Si un hombre engañó a un cirujano y si él (el

  • Mesa árabe.

    Protocolo y ceremonial en el Califato de Córdoba Había que pelar los pollos, majar un sinfín de especias , preparar el asado de cordero, el carnero con membrillos y ciruelas, el pescado en escabeche y con "almon", el pastel de pichón y almendras, el "arcaluz"