Logo Protocolo y Etiqueta

Cuatro aristócratas niegan en Estrasburgo el carácter - simbólico - de la nobleza.

Reclamación de cuatro aristócratas por la posesión de un título nobiliario.

 

El País
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Cuatro aristócratas niegan en Estrasburgo el carácter "simbólico" de la nobleza.

Pilar de la Cierva Ossorio de Moscoso, María de la Consolación Fernández de Córdova, María Luisa Teresa Roca y Fernández-Miranda y Carmen O'Neill Castrillo, las cuatro mujeres que han demandado a España ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo, en defensa de su derecho a no ser discriminadas, por ser mujeres, en la sucesión nobiliaria, han alegado el uso comercial de los títulos, en respuesta al argumento del Gobierno español de que son meros "símbolos históricos".

Javier Borrego, abogado del Estado jefe, a requerimiento del Tribunal de Estrasburgo, ha realizado diversas observaciones en contra de la demanda. Entre ellas, y en línea con la doctrina del Tribunal Constitucional que avaló la histórica preferencia del varón, el defensor de España ha asegurado: "Como no tienen ningún contenido material, los títulos son aceptados como institución histórica que hoy es un mero símbolo y, por tanto, con las reglas históricas de su sucesión vincular, entre ellas, la regla de la preferencia del varón".

Las demandantes, en un escrito presentado ante Estrasburgo y elaborado por el letrado Ramón Pelayo, acusan a Borrego de "temeridad y mala fe" por "negar la evidencia" de "la explotación comercial que se hace de estos títulos nobiliarios, especialmente en el sector de vinos y licores". Ponen como ejemplo marcas como las de Marqués de Cáceres, Gran Duque de Alba o Conde de los Andes.

Y aportan documentos que acreditan que el heredero del título de marqués de Duero cedió a una bodega de vinos de la Ribera del Duero denominada La Cepa Alta, SL, la licencia para utilizar el título de Marqués de Duero "a cambio, ni más ni menos", enfatizan, "de la copropiedad de las bodegas", así como que el vizconde de Barrantes autorizó a José Basilio Castro Pintos la utilización de ese título con finalidad de explotación comercial para vinos "a cambio de una contraprestación económica".

En respuesta al pretendido carácter meramente histórico de los títulos nobiliarios, que justificaría la preferencia del varón, las demandantes alegan la reciente concesión de títulos, por sus méritos durante la transición democrática, a personas como Adolfo Suárez o Torcuato Fernández-Miranda.

Y sobre el dato de que en España, con 40 millones de habitantes, sólo 2.097 ostentan títulos nobiliarios, y unas 15.000 en toda Europa, frente a 900 millones de europeos, las cuatro mujeres contestan que tal "argumento estadístico del abogado del Estado se cae por su base", ya que sería tanto como admitir que sería permisible en la Europa de finales del siglo XX "una esclavitud con incidencia cuantitativa escasa".

Las demandantes rebaten también el tradicional principio histórico de la "imbecillitas mulierum" o "mejor sangre del varón" que, tras establecer la Constitución de 1978 la igualdad de sexos, fue modificado por el Tribunal Supremo, hasta que en noviembre de 1997 el Constitucional regresó a él. Por ello las cuatro aristócratas acudieron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

El escrito elaborado por el letrado Ramón Pelayo pone de manifiesto que la abogacía del Estado, obligada legalmente a unificar su doctrina, defendió ante el Tribunal Constitucional la igualdad de hombres y mujeres en la sucesión nobiliaria, mientras que ahora, en respuesta a la demanda de las mujeres que fueron desplazadas por sus hermanos menores varones en el acceso al título de nobleza, argumenta profusamente en defensa del principio histórico de preferencia del varón.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    El segoviano José Antonio Calderón se dedica a decorar instituciones, desde ayuntamientos al Palacio Real de Madrid. El segoviano José Antonio Calderón desarrolla un trabajo muy poco habitual que consiste, según sus propias palabras, en vestir el protocolo

  • Imagen Protocolo

    El Príncipe siempre ha destacado por su elegancia, pero la elección del uniforme para el día de su boda responde a otros criterios distintos al buen gusto. Cada cruz, encomienda, banda o galón que el príncipe Felipe luzca en su boda tendrá un significado

  • Imagen Protocolo

    Desde que eran Príncipes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, y después sus hijos, han hecho de la ruptura del protocolo una característica de su buena imagen pública. Se ha considerado siempre un acto simpático y campechano el que la Familia Real,

  • Imagen Protocolo

    Es verdad que el noviazgo roto del Príncipe con Sannum está detrás del relevo de Almansa como jefe de la Casa del Rey. Pero es mentira que haya sido la razón de su retirada. Don Juan Carlos conversa en noviembre de 1995 con el vizconde de Almansa, quien

  • Imagen Protocolo

    Las reglas de urbanidad y buenas maneras también hacen su ingreso en la esfera del sexo, no por nada desde hace dos meses en las librerias francesas uno de los libros más solicitados es "Le savoir vivre efficace et moderne", cuya autora es Sophie Fontanel,

  • Imagen Protocolo

    Letizia estudia un complejo protocolo para ser princesa. Aprende un oficio que no tiene manual. Por primera vez en 200 años, España tendrá una princesa de Asturias, título que asumirá Letizia Ortiz cuando el 22 de mayo se case con el heredero de la corona.

  • Imagen Protocolo

    Ignacio del Río 'bendice' a la primera promoción del Curso de Técnico en Protocolo Deportivo de la EIP. El consejero delegado de Madrid 2012, Ignacio del Río, ha protagonizado la conferencia de clausura del segundo módulo del Curso 'Organización y Gestión

  • Imagen Protocolo

    La necesidad de protocolo en el orden político y ceremonial es una realidad que viene de muy antiguo, y su conocimiento supone una enseñanza de gran utilidad práctica. El protocolo es orden y sentido común. Si el protocolo no existiera sería preciso inventarlo.