Logo Protocolo y Etiqueta

Visitar a un enfermo en casa. Qué llevar. Duración de la visita

Las visitas a los enfermos en su casa no deben ser ni muy larga ni a horas fuera del horario establecido por la familia

 

Visitar a un enfermo en casa. Qué llevar. Duración de la visita
Visitar a un enfermo. Visitar a un enfermo en casa. Qué llevar. Duración de la visita

Las visitas a los enfermos o convalecientes

Hay dos preguntas fundamentales antes de realizar una visita a un enfermo:

1. ¿El enfermo puede recibir visitas?

Hay casos en el que el médico no permite las visitas, y por lo tanto nuestra visita no sería ni autorizada ni oportuna.

2. ¿Quiere el enfermo recibir visitas?

Algunas personas prefieren no ser visitadas en esas circunstancias. Hay que respetar las decisiones personales del enfermo o convaleciente.

Si no tenemos negativa alguna por parte del médico o del enfermo podemos plantearnos una visita al enfermo pero hay que tener en cuenta ciertas consideraciones.

El horario de la visita al enfermo o convaleciente

Al igual que en una visita normal a un domicilio extraño, no debe hacerse una visita  pronto por la mañana, ni a última hora de la tarde-noche. Nunca a las horas del desayuno, el almuerzo o la cena (las horas de las comidas). En este caso, evitaremos también la hora de nada más comer, pues será normal que el enfermo descanse o eche una siesta nada más comer.

La duración de la visita

No se deben prolongar las visitas a un enfermo, extremo que puede llegar a agotarle, y por cortesía no lo dirán. Las visitas a los enfermos (salvo en el caso de personas muy allegadas, que pueden incluso echar una mano a los familiares) no se deben prolongar excesivamente. Una media hora es un tiempo razonable para charlar con él y conocer como se encuentra.

La conversación con el enfermo o convaleciente

Debemos evitar cualquier tema que pueda inquietar al enfermo como su trabajo, hablar de enfermedades parecidas, contarle nuestros achaques y temas por el estilo, Debemos conversar sobre temas más triviales y evitar en todo momento darle cualquier tipo de mala noticia (podría hacerle decaer en su estado de ánimo, cosa muy importante para su recuperación). Tampoco se debe comentar nada acerca de su aspecto ni lo desmejorado que está o cuestiones por el estilo. El tono de voz debe ser moderado, sin gritar ni levantar la voz.

Los detalles o regalos

Sabiendo la dolencia del enfermo debemos evitar llevar un detalle no conveniente para él. Por ejemplo, si tiene algún tipo de régimen o no puede comer de todo por alguna circunstancia debemos evitar regalar alimentos. En otro caso, si es un buen detalle (regalar unos bombones a alguien que se ha roto una pierna, por ejemplo, es un buen detalle, pero no para alguien que ha sido operado de una úlcera de estómago, por ejemplo).

En cualquier caso, lo mejor es llevarle prensa o revistas que le entretengan (y más si son de algún tema que le guste: informática, deportes, moda, etcétera). Por supuesto, siempre que no haya sufrido una intervención ocular. También es un buen detalle unas flores para alegrar su habitación o su casa, siempre que no moleste su perfume o padezca algún tipo de alergia. En todo momento, debemos saber la dolencia que ha tenido para saber si el detalle es apropiado o no.

Resumiendo, las visitas a los enfermos en su casa quedan reservadas para los amigos, familiares, vecinos y gente que tenga cierta confianza con el enfermo o convaleciente. En cualquier otro caso, lo mejor es interesarnos por él, pero no visitarle en su domicilio. Podemos hacerle llegar un detalle por medio de otra persona (amigo común o familiar) o enviarlo, pero no debemos realizar la visita a su domicilio, "violando" en cierta medida su ámbito privado.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 117 personas le ha parecido
Valoración 3.6
con una puntuación de 3.6 sobre 5

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    El calor y los malos modales. Tres de nuestros expertos en buenas maneras, Carlos García-Calvo, Josemi Rodríguez Sieiro y Pilar González de Gregorio son consultados por Magazine para saber cómo andamos de modales los españoles. Sus opiniones coinciden

  • Imagen Protocolo

    Ser un caballero moderno te ayudará cuando trates de iniciar una conquista amorosa o para impresionar en el trabajo. La caballerosidad no está pasada de moda. Ser encantador, respetuoso y tener buenos modales te convierte en un caballero moderno. No es

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad es la feliz combinación de la moral y de la gracia, se debe considerar bajo este doble punto de vista y presidir, por consiguiente, tanto a nueslros más importantes deberes cómo a nuestras más frivolas diversiones. Cuando se la considera bajo

  • Imagen Protocolo

    La cultura de la imagen y la falta de tiempo favorece el auge de los asesores de compras. Marta Mantilla practica casi a diario el deporte preferido de Tom Wolf: ver escaparates. Pero a diferencia del escritor norteamericano con aspecto de dandi, ella

  • Imagen Protocolo

    Cada cierto tiempo, desde hace 25 siglos, resurgen del estiércol los defensores de la moral y las buenas costumbres. Se habla de la pérdida de los 'valores' como el origen de los problemas que nos agobian. Por lo general, los adalides de esta noble causa

  • Libro -Ese dedo meñique- Frieda Holler Figallo

    Levantar el dedo meñique, no es nada elegante Limpiarse en las ropas de un comensal vecino resulta desagradable, aunque prenderle fuego a nuestro invitado mientras cena con nosotros resulta peor. Así relataban algunos manuales de las buenas maneras de

  • Manera de abordar a la persona que se visita, y cómo sentarse o levantarse

    Recibir a las visitas: cuándo sentarse y levantarse Aquella urbanidad Cuando se entra en la habitación de una persona habiendo otras que hablen con ella, no hay que acercarse sino quedarse junto a la puerta, hasta que estas personas hayan terminado de

  • Imagen Protocolo

    No me explico por qué la jerarquía de la Iglesia católica está contra la enseñanza de buenas maneras ciudadanas. Me refiero, claro está, a su oposición a la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Esta oposición indica varias cosas sobre la sociedad