Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Manera de abordar a la persona que se visita, y cómo sentarse o levantarse

Es descortés al abordar a una persona, ya al visitarla, ya al encontrarse con ella, gritarle fuertemente, como hacen algunos

 

Manera de abordar a la persona que se visita, y cómo sentarse o levantarse
Cuándo sentarse y levantarse. Manera de abordar a la persona que se visita, y cómo sentarse o levantarse

Recibir a las visitas: cuándo sentarse y levantarse

Aquella urbanidad

Cuando se entra en la habitación de una persona habiendo otras que hablen con ella, no hay que acercarse sino quedarse junto a la puerta, hasta que estas personas hayan terminado de hablar, o que la persona con la que se quiere tratar se adelante o dé señales de avanzar.

Es descortés al abordar a una persona, ya al visitarla, ya al encontrarse con ella, gritarle fuertemente, como hacen algunos: Buenos días, señor, a su servicio; se debe esperar a estar cerca de ella, y hacerlo con tono mediano.

Apenas se haya entrado, debe saludarse estando en pie, y permanecer así hasta que las personas superiores estén sentadas; pues no es conveniente sentarse o permanecer sentado mientras haya de pie personas a las que se debe respeto; tampoco lo es sentarse antes que la persona a la que se visita lo diga, o haga una señal.

Si la persona que se visita es de categoría eminente, o se debe tener con ella mucha consideración y respeto, no hay que sentarse ni cubrirse hasta que ella lo haya mandado expresamente; hay que hacerlo, sin embargo, cuando ella lo ordena, dando a entender de alguna manera sensible, que no se hace sino por la sumisión que se le debe. Y al sentarse hay que procurar ponerse más bajo que ella, tomar un asiento menos considerable que el suyo, y no colocarse ni a su lado, ni muy próximo, sino al otro extremo; no cara a cara, sino un poco de lado, por ser esta posición más respetuosa; tampoco se le debe mirar fijamente, ni acercarse demasiado, con peligro de tocarla, o de hacerle sentir el aliento, o de causarle molestia de cualquier otra manera que sea.

A fin de saber distinguir y escoger los asientos, conviene decir aquí que el más honroso es el sillón, y entre éstos, debe preferirse el más cómodo. Al sillón sigue la silla con respaldo, y a ésta la silla tijera.

En la propia casa debe darse el primer lugar a los iguales; en casa ajena no hay que aceptarla sino solamente después de haber sido ofrecida dos o tres veces.

Estando sentado junto al fuego para calentarse, o en un banco del jardín, el centro es el primer lugar, la derecha el segundo y la izquierda el tercero.

Estando sentado en una sala, ordinariamente el primer puesto es del lado de la ventana y el último del lado de la puerta.

En un cuarto, es muy indecente sentarse sobre la cama, sobre todo si es la cama de una mujer; y siempre es muy grosero y de una familiaridad intolerable, echarse sobre la cama y en esta posición seguir la conversación.

En las visitas y en la conversación es conveniente adaptarse a aquellos que se visita, y no fingir singularidades; y sería enteramente contrario al respeto debido a las personas con quienes se está, permanecer sentado cuando ellas están de pie, andar cuando ellas se paran, leer o, peor aún, dormir cuando ellas hablan.

"En las visitas y en la conversación es conveniente adaptarse a aquellos que se visita"

También es considerado condescender y acomodarse a los demás en todo lo que está permitido según la ley de Dios; pues nunca está permitido violarla por condescender con quien sea, ni aprobar el mal que se ve hacer a los libertinos.

En estas ocasiones se debe, o bien salir de la reunión, o mostrar la pena que se siente mediante la modestia y la gravedad del rostro.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 9 personas le ha parecido
Valoración 4.1
con una puntuación de 4.1 sobre 5

Nota

  • 1538

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Iba yo con mi amigo Gaspar, calle Juan Carlos I abajo, cuando como hacemos normalmente, cedimos el paso a un matrimonio de cierta edad. Cual sería nuestra sorpresa al oir : "Gracias, muchas gracias señores", dicho con amabilidad, con una breve inclinación

  • Bombín. Reglas de etiqueta para ser un perfecto caballero

    El hombre perfecto: buenos modales para ser todo un caballero La academia británica de modales para hombres enseña desde cómo caminar hasta la iniciación en plancha y costura. Varios jóvenes caballeros avanzan por el salón con un libro balanceándose sobre

  • Imagen Protocolo

    Ser un caballero moderno te ayudará cuando trates de iniciar una conquista amorosa o para impresionar en el trabajo. La caballerosidad no está pasada de moda. Ser encantador, respetuoso y tener buenos modales te convierte en un caballero moderno. No es

  • Imagen Protocolo

    Ahora toca hacer publicidad de los manuales de urbanidad. Eso parece desprenderse de la campaña del alcalde de Barcelona para que seamos cívicos. No queda claro si lo que preocupa al primer edil son los comportamientos que afean la mejor ciudad del mundo

  • Imagen Protocolo

    No me explico por qué la jerarquía de la Iglesia católica está contra la enseñanza de buenas maneras ciudadanas. Me refiero, claro está, a su oposición a la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Esta oposición indica varias cosas sobre la sociedad

  • Visitar a un enfermo en casa. Qué llevar. Duración de la visita

    Las visitas a los enfermos o convalecientes Hay dos preguntas fundamentales antes de realizar una visita a un enfermo: 1. ¿El enfermo puede recibir visitas? Hay casos en el que el médico no permite las visitas , y por lo tanto nuestra visita no sería

  • Joven sentado en un sillón

    Los buenos modales de nuestros jóvenes ¿Son tan maleducados los jóvenes? Existen muchos tópicos sobre los buenos modales y la relación que los mismos guardan con la edad . Pero la mayor parte de todas estas 'creencias', son eso, solamente tópicos. Lo

  • Libro -Ese dedo meñique- Frieda Holler Figallo

    Levantar el dedo meñique, no es nada elegante Limpiarse en las ropas de un comensal vecino resulta desagradable, aunque prenderle fuego a nuestro invitado mientras cena con nosotros resulta peor. Así relataban algunos manuales de las buenas maneras de