Logo Protocolo y Etiqueta

Manera de abordar a la persona que se visita, y cómo sentarse o levantarse

Es descortés al abordar a una persona, ya al visitarla, ya al encontrarse con ella, gritarle fuertemente, como hacen algunos

 

Manera de abordar a la persona que se visita, y cómo sentarse o levantarse
Cuándo sentarse y levantarse. Manera de abordar a la persona que se visita, y cómo sentarse o levantarse

Recibir a las visitas: cuándo sentarse y levantarse

Aquella urbanidad

Cuando se entra en la habitación de una persona habiendo otras que hablen con ella, no hay que acercarse sino quedarse junto a la puerta, hasta que estas personas hayan terminado de hablar, o que la persona con la que se quiere tratar se adelante o dé señales de avanzar.

Es descortés al abordar a una persona, ya al visitarla, ya al encontrarse con ella, gritarle fuertemente, como hacen algunos: Buenos días, señor, a su servicio; se debe esperar a estar cerca de ella, y hacerlo con tono mediano.

Apenas se haya entrado, debe saludarse estando en pie, y permanecer así hasta que las personas superiores estén sentadas; pues no es conveniente sentarse o permanecer sentado mientras haya de pie personas a las que se debe respeto; tampoco lo es sentarse antes que la persona a la que se visita lo diga, o haga una señal.

Si la persona que se visita es de categoría eminente, o se debe tener con ella mucha consideración y respeto, no hay que sentarse ni cubrirse hasta que ella lo haya mandado expresamente; hay que hacerlo, sin embargo, cuando ella lo ordena, dando a entender de alguna manera sensible, que no se hace sino por la sumisión que se le debe. Y al sentarse hay que procurar ponerse más bajo que ella, tomar un asiento menos considerable que el suyo, y no colocarse ni a su lado, ni muy próximo, sino al otro extremo; no cara a cara, sino un poco de lado, por ser esta posición más respetuosa; tampoco se le debe mirar fijamente, ni acercarse demasiado, con peligro de tocarla, o de hacerle sentir el aliento, o de causarle molestia de cualquier otra manera que sea.

A fin de saber distinguir y escoger los asientos, conviene decir aquí que el más honroso es el sillón, y entre éstos, debe preferirse el más cómodo. Al sillón sigue la silla con respaldo, y a ésta la silla tijera.

En la propia casa debe darse el primer lugar a los iguales; en casa ajena no hay que aceptarla sino solamente después de haber sido ofrecida dos o tres veces.

Estando sentado junto al fuego para calentarse, o en un banco del jardín, el centro es el primer lugar, la derecha el segundo y la izquierda el tercero.

Estando sentado en una sala, ordinariamente el primer puesto es del lado de la ventana y el último del lado de la puerta.

En un cuarto, es muy indecente sentarse sobre la cama, sobre todo si es la cama de una mujer; y siempre es muy grosero y de una familiaridad intolerable, echarse sobre la cama y en esta posición seguir la conversación.

En las visitas y en la conversación es conveniente adaptarse a aquellos que se visita, y no fingir singularidades; y sería enteramente contrario al respeto debido a las personas con quienes se está, permanecer sentado cuando ellas están de pie, andar cuando ellas se paran, leer o, peor aún, dormir cuando ellas hablan.

"En las visitas y en la conversación es conveniente adaptarse a aquellos que se visita"

También es considerado condescender y acomodarse a los demás en todo lo que está permitido según la ley de Dios; pues nunca está permitido violarla por condescender con quien sea, ni aprobar el mal que se ve hacer a los libertinos.

En estas ocasiones se debe, o bien salir de la reunión, o mostrar la pena que se siente mediante la modestia y la gravedad del rostro.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 8 personas le ha parecido
Valoración 4.3
con una puntuación de 4.3 sobre 5

Nota

  • 1538

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Libro -Ese dedo meñique- Frieda Holler Figallo

    Levantar el dedo meñique, no es nada elegante Limpiarse en las ropas de un comensal vecino resulta desagradable, aunque prenderle fuego a nuestro invitado mientras cena con nosotros resulta peor. Así relataban algunos manuales de las buenas maneras de

  • Familia en un banco de la calle

    El respeto y la consideración: rescatar los valores A veces buscamos a Dios por los rincones, a veces buscamos complejas respuestas a preguntas como ¿Por qué ya no hay respeto ni consideración entre nosotros como vecinos? Tal vez una simple respuesta

  • Los buenos modales y la buena educación

    Los buenos modales y la buena educación Mi amigo y compañero de fatigas me pidió que le acompañara a tomar café . Lo vi agobiado, atosigado por mil compromisos y obligaciones y accedí. Había una mesa libre en la ruidosa cafetería, llena de humo y allí

  • Imagen Protocolo

    No me explico por qué la jerarquía de la Iglesia católica está contra la enseñanza de buenas maneras ciudadanas. Me refiero, claro está, a su oposición a la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Esta oposición indica varias cosas sobre la sociedad

  • Sol de verano. El calor y los malos modales

    El calor y los malos modales Carlos García-Calvo, Josemi Rodríguez Sieiro y Pilar González de Gregorio -expertos en buenas maneras- son consultados por Magazine para saber cómo andamos de modales los españoles . Sus opiniones coinciden en que en verano

  • Imagen Protocolo

    Iba yo con mi amigo Gaspar, calle Juan Carlos I abajo, cuando como hacemos normalmente, cedimos el paso a un matrimonio de cierta edad. Cual sería nuestra sorpresa al oir : "Gracias, muchas gracias señores", dicho con amabilidad, con una breve inclinación

  • Bombín. Reglas de etiqueta para ser un perfecto caballero

    El hombre perfecto: buenos modales para ser todo un caballero La academia británica de modales para hombres enseña desde cómo caminar hasta la iniciación en plancha y costura. Varios jóvenes caballeros avanzan por el salón con un libro balanceándose sobre

  • Imagen Protocolo

    Cada cierto tiempo, desde hace 25 siglos, resurgen del estiércol los defensores de la moral y las buenas costumbres. Se habla de la pérdida de los 'valores' como el origen de los problemas que nos agobian. Por lo general, los adalides de esta noble causa