Logo Protocolo y Etiqueta

Etiqueta en los actos de culto

Muchas actividades sociales y de trabajo incluyen la participación en una ceremonia religiosa

 

La Prensa Gráfica

Interior iglesia
Etiqueta actos culto. Interior iglesia

 

Ceremonias religiosas en los eventos sociales y de trabajo

La vida de las personas implica diferentes facetas: familia, trabajo y comunidad.

Muchas actividades sociales y de trabajo incluyen la participación en una ceremonia religiosa, por ejemplo, una misa de acción de gracias por los resultados positivos de una gestión o al final de un año; de petición por la salud de un compañero de trabajo; de celebración de aniversario empresarial; o sencillamente la invitación al "te deum" por los 15 años de la hija del jefe o compañero.

Los actos de culto son ceremonias que tienen como fin rendir homenaje a Dios. Son expresión de devoción y afecto. Si en las relaciones humanas se cuidan los detalles de cortesía, es lógico que al tratarse de Dios sea mayor el esmero.

Reglas de etiqueta en los actos de culto

Algunos detalles de urbanidad de la piedad son:

- La puntualidad en la asistencia es necesaria, al igual que se espera en un concierto de música, conferencia o una obra teatral. Si por alguna razón se llega tarde, quedarse en las bancas de atrás o esperar el momento adecuado para tomar asiento.

- En ceremonias católicas, si se lleva un libro u hoja para seguir la misa, se sostiene con las manos y no se deja sobre las piernas al estar sentado. Es parte de etiqueta participar activamente, contestando con voz clara y audible. Si hay música, se aprecia como buenas maneras el acompañar cantando (inclusive si no se tiene voz).

Ya un gran pensador cristiano, Tomás Aquino, señaló: "Quien canta, reza dos veces".

- Cuidar la postura, tanto en la manera de sentarse como de mantenerse de pie. Al cambiar de estar sentado a arrodillarse, se debe uno erguir previamente, para hacerlo con elegancia, sin deslizarse del asiento.

- Cuidar el arreglo personal y la vestimenta. Debe ser adecuada al caso, discreta, ni descuidada ni exagerada. Ropa deportiva, chanclas, escotes o minifaldas no son de etiqueta.

- Evitar lo más posible hacer ruidos para no distraer a los demás, y peor aún, voltear la cabeza para ver quién entra y quién sale u observar qué personas asisten al evento. En los actos de culto, el silencio es esencial para mantener una actitud piadosa apropiada. Cuidar de apagar o poner en función silenciosa el celular, el cual por ninguna razón se contesta durante la ceremonia. Si se espera una llamada de emergencia, quedarse en una salida para contestar afuera del templo.

- Concretamente, para la religión católica, hacer bien la genuflexión al pasar delante del Sagrario donde se encuentra Jesús Sacramentado denota amor y respeto, en consonancia con la piedad y la fe. Se debe santiguarse y hacer la señal de la cruz con pausa, sin prisas, al entrar a la iglesia.

- El respeto a la libertad de las conciencias y a las creencias de cada persona es elemental norma de cortesía. Se deben comprender los diferentes ritos, posturas y costumbres que adopten los judíos, los budistas o musulmanes en sus templos, para que cuando se visiten por razones de compromisos sociales, de trabajo o turísticas se sepa cuándo cambiarse de zapatos para dejarlos en la entrada. Asimismo, si se visita por motivos turísticos en otro país una iglesia católica, se debe ir debidamente vestidos, sin shorts o ropas ligeras, y haciendo el menor ruido posible para no interrumpir a las personas que oran o rezan en dicho lugar.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 10 personas le ha parecido
Valoración 4.8
con una puntuación de 4.8 sobre 5

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Relaciones Estado-Iglesia. Concordato con la Santa Sede 27 agosto 1953

    Relaciones Estado-Iglesia Concordato con la Santa Sede 27 agosto 1953 Artículo. XXVIII 1. Las Universidades del Estado, de acuerdo con la competente Autoridad eclesiástica, podrán organizar Cursos sistemáticos, especialmente de Filosofía Escolástica,

  • Imagen Protocolo

    La lección del Maestro. Los santos Evangelios nos conservan, trazada por mano divina, la norma que han de observar los Sacerdotes en sus relaciones fraternales y sociales. En la narración de aquellas sublimes escenas acaecidas cuando Jesucristo celebró

  • Imagen Protocolo

    La parroquia y la piedad. "Ver, amar y buscar la gloria de Dios; considerar, estimar y utilizar todas las cosas con la mira puesta en Dios, es cumplir ese deber esencial llamado la piedad. Tener en el espíritu la verdad, en el corazón la caridad, en la

  • Los servidores del templo y la cortesía. Funeral por las víctimas del accidente ferroviario de Santiago de Compostela

    Al servicio de la iglesia Aquella urbanidad Todos los años, por antiquísima tradición, suelen reunirse en el suntuoso crucero de la Catedral Primada de las Españas, cuantos empleados viven y trabajan a su sombra , para rendir el público homenaje de sus

  • Imagen Protocolo

    Los gestos sacramentales. Los gestos sacramentales son dos: - 1. La imposición de las manos. - 2. El signo de la cruz . 1. La imposición de las manos. El gesto más importante, el primero entre todos los gestos litúrgicos, explícitamente elevado a dignidad

  • Imagen Protocolo

    El ministerio apostólico. Como hace notar el Sumo Pontífice Benedicto XV en su Encíclica "Humani generis Redemptionem", el Maestro Divino, después de haber conquistado sobre el ara de la Cruz el derecho, que por otros títulos también poseía, de anunciar

  • Imagen Protocolo

    1. Disposición de ánimo. Aunque la Urbanidad Eclesiástica no pretende entrometerse en los campos propios de ia Pastoral y de la Ascética, tiene forzosamente que coincidir con ellas en el estudio de los distintos actos de la vida sacerdotal, si bien enfocándolos

  • Imagen Protocolo

    Pastor Bonus. Constitución Apostólica. Documento base de la Iglesia. Esto se refiere a cada uno de los obispos en su propia Iglesia particular; pero se refiere mucho mas al Obispo de Roma, cuyo ministerio petrino está para procurar el bien y utilidad