Logo Protocolo y Etiqueta

Las buenas maneras, arma de seducción.

¿A qué se debe este renovado interés por los modales, incluso en una sociedad como la norteamericana, en la que se supone que justamente no importan tanto?

 

Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Exactamente dos décadas atrás, esta redactora fue a pasar Semana Santa al campo en Entre Ríos de una amiga, donde, como corresponde, quedó mortalmente enamorada del hermano rubio, de ojos celestes y que, a los trece años, sabía manejar el rastrojero.

Aparentemente, los sentimientos eran correspondidos, informaron una multitud de primas. El incluso les había confesado qué lo había impactado de quien suscribe: lo bien educada que era.

Jamás hubo mayor golpe al ego.

Es verdad: había dicho "por favor" y "muchas gracias" varias veces. Pero esperaba haberlo seducido con la belleza de las decenas de trencitas hechas en el viaje desde Buenos Aires, o, al menos, haberlo impresionado con la valentía demostrada sobre Tronco o Fatiga, los caballos que invariablemente me tocaban ante la calidad de amazona.

Pero ahora resulta que el joven galán era un adelantado. Eso demuestran las librerías de Nueva York, donde una sección crecientemente importante está dedicada a la etiqueta, que se "vende" como la nueva arma infalible para conquistar corazones.

¿A qué se debe este renovado interés por los modales, incluso en una sociedad como la norteamericana, en la que se supone que justamente no importan tanto? Para empezar, hay muchos nuevos desafíos. ¿Invitar a salir con un mensaje de texto al celular? ¿Los correos electrónicos multitudinarios que anuncian un divorcio con los detalles de reparto de bienes acaban con rumores o son de una indiscreción aberrante? ¿Vestido blanco para segundas y subsiguientes nupcias?

Además, hay temas sempiternos. Por eso, a la manera del Conde de Chikoff y su hija Eugenia en la Argentina, hay clásicos, como el pesado tomo de Emily Post Etiquette, publicado por primera vez en 1922, que se actualiza periódicamente, y las compilaciones de columnas de Miss Manners (o "la señorita buenas maneras") que aparecen sindicadas en varios diarios norteamericanos.

Su principal obsesión es la vida privada, de la que en la actualidad "existe el mito de que uno de los placeres que ésta ofrece es la posibilidad de liberarse de las buenas maneras", escribe Miss Manners, y señala que la máxima contemporánea de "ser uno mismo" en general es un eufemismo para poder ser repulsivo, sobre todo en el hogar.

Claro que, aunque estrictas, ninguna de las autoras de estos best-sellers es una mosquita muerta. Por ejemplo, consultada sobre el mejor lugar donde guardar cartas de un amor ilícito, Miss Manners no se inmuta y asegura que hay sólo uno: "En la chimenea, entre troncos ardientes".

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • El sentimiento espontáneo de la vergüenza

    La vergüenza " Tener vergüenza es sentirse intrínsecamente malo, fundamentalmente feo como persona " (G. Kaufman). La vergüenza es un sentimiento espontáneo que la persona tiene ante sí misma o ante los demás cuando algo en ella, y por tanto ella misma,

  • Saludo de la abuela

    Preguntar por el nombre de otra persona Hay fórmulas de cortesía que no se emplean en la actualdiad pero que es bueno conocer El otro día charlando con mis abuelos me hablaron de una expresión que se utilizaba mucho en su época ¿cuál es su gracia? Me

  • Exposición de abanicos

    El lenguaje del abanico y curiosidades históricas El abanico nos presenta, todo lo que la mujer ama, todo lo que su corazón puede sentir ; dice que sí y que no; condena y aprueba; y puede revelarnos, en fin, todos los pensamientos de una dama. Desprez.

  • Los tópicos sobre cómo son los españoles. Torero en plena faena

    Como ser español, según The Times Hablan mal, beben vino tinto y siempre terminan su cena, así son los españoles. Este es el comienzo de un artículo sobre los españoles que recoge un montón de tópicos, típicos de la gente que desconoce un país. Según

  • Dios Cupido, celoso de Céfiro

    El abanico ¿el ala del dios Céfiro? Aunque el idioma del abanico no está ya en moda, lo cierto es que aquel adorno no será nunca cosa del pasado. Es tan antiguo que su origen es legendario, y tan moderno que nunca estorba su uso ni deja de ser elegante.

  • Imagen Protocolo

    La Urbanidad designa entonces un modo de ser y estar construido y pulido a lo largo de los siglos. La Urbanidad es forma elaborada y labrada por el espíritu. No es natural ni existe de una vez para siempre. Florece en épocas distintas y distantes. Se

  • Original abanico

    Tipos de abanico y sus formas Del abanico clásico a los abanicos más exóticos Hay que indicar que existen abanicos fabricados solamente con varillas , sin el país o paisaje . Suelen estar hechos de marfil, nacar, carey, madera ... o cualquier otro material,

  • Imagen Protocolo

    Los manuales de buenas costumbres. Teniendo ya un conocimiento de las primeras obligaciones a que el hombre se constituye desde que la razón empieza a desarrollarse en su mente, y a formarle parte de la sociedad, necesario es pasar a imponernos en aquellos