Logo Protocolo y Etiqueta

La etiqueta en los ascensores y en la vida diaria

El libro The Amy Vanderbilt Complete Book of Etiquette es considerado la Biblia de la urbanidad moderna. Fue escrito por Amy Vanderbilt

 

Diario Perfil - perfil.com

Ascensores de un hotel.
Ascensor. Ascensores de un hotel.

Etiqueta para la vida diaria

El libro The Amy Vanderbilt "Complete Book of Etiquette" es considerado la Biblia de la urbanidad moderna. Fue escrito por Amy Vanderbilt, una señora de familia rica y educación internacional, y publicado por primera vez en 1952.

El volumen tiene 786 páginas y fue actualizado, revisado y corregido por Nancy Tuckerman y Nancy Dunnan, señoras ambas absolutamente confiables: Nancy Tuckerman fue la jefa de personal en la Casa Blanca en los tiempos del máximo glamour norteamericano, los de Jacqueline Kennedy; Nancy Dunnan es una conocida periodista.

Etiqueta para el taxi

Mujer toma un taxi en Nueva York
Tomar taxi. Mujer toma un taxi en Nueva York

No sabemos cómo era la primera edición del "Complete Book of Etiquette"; esta segunda, debido a la cantidad de páginas y las consecuentes precisiones, es aterrorizadora: una página y media sólo para la "taxi etiquette", que concluye con una sentencia paralizadora: nunca arrojar basura debajo del asiento.

Tener entre las manos el Complete Book of Etiquette da la sensación de que la educación es un tormento, no una solución. Las señoras no han dejado nada librado al azar. Y nada es simple. Tener "down-to eart" (los pies en la tierra), como explican en las primeras páginas, es, siguiendo las reglas del volumen, un hecho serio y carente de la más mínima alegría. En compensación, si uno tiene el coraje y la constancia para leer los ocho capítulos, divididos a su vez en innumerables voces, terminará tan almidonado como el mayordomo de un gran castillo inglés.

La señora Tuckerman y la señora Dunnan actualizaron el libro de la señora Vanderbilt, muerta en 1974, considerando las situaciones que a ésta última habían pasado por alto: al patinar sobre hielo no basta con no caerse, sino que hay que hacerlo con las vestimentas apropiadas.

Etiqueta en los ascensores

Ni siquiera se han olvidado del ascensor: antes de entrar hay que asegurarse que ningún rostro que compartirá con nosotros el viaje nos inspire desconfianza. Los viajes en ascensor en los rascacielos norteamericanos deben ser muy largos y problemáticos, dado que las señoras -o probablemente antes que ellas Madame Vanderbilt- dan los consejos que daría el comisario Maigret a una adolescente de provincia que por primera vez piensa poner pie en una gran ciudad.

Son claramente un aggiornamento las voces como "sexo seguro" y el comportamiento que deben observar los hijos en aquella delicadísima situación que es la primera cita de mamá con un nuevo pretendiente. Lo cual está muy bien, dado que se trata de un personaje clave para su futura tranquilidad.

Te puede interesar: Las reglas de uso del ascensor

Le han dedicado una increíble cantidad de páginas al matrimonio y a su perfecta preparación, pero seguramente muchas mujeres se divorciarán antes de haber conseguido leerlas todas. En la página 168 se rompe enérgicamente con la tradición: en la mesa se sirve primero a la señora que se encuentra a la derecha del dueño de casa, y no al dueño o a la dueña de casa, como quería la antigua tradición de los pioneros. También en Estados Unidos usar escarbadientes es signo de mala educación.

Por suerte para nosotros, para vivir educadamente hace falta menos gracia y, sobre todo, muchas, pero muchas menos páginas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Sala de conferencias de la cancillería federal

    El poder y la televisión potencian el arte de situar a cada uno en el lugar que le corresponde Durante 17 días se discutió cómo se firmaría la retirada de Vietnam . En 1978 los líderes iban en coche prestado; hoy todos llevan chófer oficial. "Pasa por

  • Reina Victoria. Respetando el protocolo hasta en el lecho de muerte

    Respetando el protocolo hasta en el lecho de muerte En esta anécdota se pone de manifiesto lo dura que fue la etiqueta y el protocolo en tiempos pasados. Representa, los extremos a los que no se debe llegar en ningún momento. La Reina Victoria de Inglaterra

  • Felipe III a caballo.

    Felipe III ¿murió por el calor de un brasero? La etiqueta de la corte de los Austrias era muy rígida y era seguida de forma muy estricta. A consecuencia de ella, según algún relato de la época, murió el rey Felipe III . Así lo sugería al menos el embajador

  • Hacer el nudo de la pajarita. Bow tie.

    Flux, frac y esmoquin El traje occidental de etiqueta llegó a Yucatán hasta principios del siglo XX y se le conoció con el nombre de flux, del francés flux, flujo, terno. Atuendo de hombre que consta de saco o chaqueta, chaleco y pantalón. Aunque el traje

  • Rey Felipe III

    Ceremonial de la copa: Felipe III y el rígido protocolo Felipe III sobrevivió diez años a su esposa , que había muerto a los veintisiete. El lo hizo a los cuarenta y tres, después de rechazar varios ofrecimientos para volverse a casar. Según corrió

  • Buenas Maneras.

    El juego de "Las Buenas Maneras" La Obra Social de "La Caixa", en su web Taller Intergeneracional nos ofrece de forma gratuita un juego muy divertido para los niños. Hay dos opciones para elegir: de los 6 a los 8 años, o bien, de los 9 a los 12 años.

  • Imagen Protocolo

    Una real caída. Madame de Noailles era la encargada del protocolo en el séquito de María Antonieta . La reina estaba cansada del celo que madame l'Ètiquette, como ella la llamaba de forma sarcástica, ponía en el mantenimiento de los usos y costumbres

  • Fiesta de etiqueta en la playa. Coney Island, New York.

    Una fiesta de etiqueta Black Tie Beach Vestir de etiqueta para ir a la playa de fiesta ¿Qué le parece si le invitan a pasar a un día en la playa pero le exigen que vista de etiqueta rigurosa? ¿Una locura? No. Solo tiene que viajar a los Estados Unidos.