Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La etiqueta en los ascensores y en la vida diaria

El libro The Amy Vanderbilt Complete Book of Etiquette es considerado la Biblia de la urbanidad moderna. Fue escrito por Amy Vanderbilt

 

Diario Perfil - perfil.com

Ascensores de un hotel.
Ascensor. Ascensores de un hotel.

Etiqueta para la vida diaria

El libro The Amy Vanderbilt "Complete Book of Etiquette" es considerado la Biblia de la urbanidad moderna. Fue escrito por Amy Vanderbilt, una señora de familia rica y educación internacional, y publicado por primera vez en 1952.

El volumen tiene 786 páginas y fue actualizado, revisado y corregido por Nancy Tuckerman y Nancy Dunnan, señoras ambas absolutamente confiables: Nancy Tuckerman fue la jefa de personal en la Casa Blanca en los tiempos del máximo glamour norteamericano, los de Jacqueline Kennedy; Nancy Dunnan es una conocida periodista.

Etiqueta para el taxi

Mujer toma un taxi en Nueva York
Tomar taxi. Mujer toma un taxi en Nueva York

No sabemos cómo era la primera edición del "Complete Book of Etiquette"; esta segunda, debido a la cantidad de páginas y las consecuentes precisiones, es aterrorizadora: una página y media sólo para la "taxi etiquette", que concluye con una sentencia paralizadora: nunca arrojar basura debajo del asiento.

Tener entre las manos el Complete Book of Etiquette da la sensación de que la educación es un tormento, no una solución. Las señoras no han dejado nada librado al azar. Y nada es simple. Tener "down-to eart" (los pies en la tierra), como explican en las primeras páginas, es, siguiendo las reglas del volumen, un hecho serio y carente de la más mínima alegría. En compensación, si uno tiene el coraje y la constancia para leer los ocho capítulos, divididos a su vez en innumerables voces, terminará tan almidonado como el mayordomo de un gran castillo inglés.

La señora Tuckerman y la señora Dunnan actualizaron el libro de la señora Vanderbilt, muerta en 1974, considerando las situaciones que a ésta última habían pasado por alto: al patinar sobre hielo no basta con no caerse, sino que hay que hacerlo con las vestimentas apropiadas.

Etiqueta en los ascensores

Ni siquiera se han olvidado del ascensor: antes de entrar hay que asegurarse que ningún rostro que compartirá con nosotros el viaje nos inspire desconfianza. Los viajes en ascensor en los rascacielos norteamericanos deben ser muy largos y problemáticos, dado que las señoras -o probablemente antes que ellas Madame Vanderbilt- dan los consejos que daría el comisario Maigret a una adolescente de provincia que por primera vez piensa poner pie en una gran ciudad.

Son claramente un aggiornamento las voces como "sexo seguro" y el comportamiento que deben observar los hijos en aquella delicadísima situación que es la primera cita de mamá con un nuevo pretendiente. Lo cual está muy bien, dado que se trata de un personaje clave para su futura tranquilidad.

Te puede interesar: Las reglas de uso del ascensor

Le han dedicado una increíble cantidad de páginas al matrimonio y a su perfecta preparación, pero seguramente muchas mujeres se divorciarán antes de haber conseguido leerlas todas. En la página 168 se rompe enérgicamente con la tradición: en la mesa se sirve primero a la señora que se encuentra a la derecha del dueño de casa, y no al dueño o a la dueña de casa, como quería la antigua tradición de los pioneros. También en Estados Unidos usar escarbadientes es signo de mala educación.

Por suerte para nosotros, para vivir educadamente hace falta menos gracia y, sobre todo, muchas, pero muchas menos páginas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Lous XI de Francia.

    Un título que cambió las relaciones con un mercader Luis XI de Francia , convertido en rey a los treinta y ocho años, no gustaba de la envarada etiqueta cortesana. Una especial característica que dejaría ver en algunos de sus comportamientos. Luis XI

  • Sala de conferencias de la cancillería federal

    El poder y la televisión potencian el arte de situar a cada uno en el lugar que le corresponde Durante 17 días se discutió cómo se firmaría la retirada de Vietnam . En 1978 los líderes iban en coche prestado; hoy todos llevan chófer oficial. "Pasa por

  • Sombrero de copa.

    El sombrero de copa. La chistera: símbolo de elegancia El uso de la chistera a lo largo de la historia John Hetherington fue un comerciante londinense que causó un gran revuelo con su creación. Quien le iba a decir que un simple sombrero iba causar aquel

  • Dos personas bajo la lluvia

    Anécdota del rey don Juan Carlos y Jordi Pujol El Rey viajaba en avión hacia Barcelona para visitar el Salón Náutico , pues como todos sabemos, el Rey es un gran aficionado a todo tipo de deportes y, en especial, a los náuticos. Era un día muy especial

  • Estatua Otto von Bismarck. ¿Cómo puedo dirigirme al señor Bismarck? La esposa de un gran escritor

    ¿Cómo puedo dirigirme al señor Bismarck? La esposa de un gran escritor ¿Qué tratamiento utilizar? La importancia de conocer el tratamiento de una persona es fundamental para podernos dirigir a ella de forma correcta, como vemos sucede en la siguiente

  • Baile de disfraces y vestuario del rey Alfonso XII

    La importancia del protocolo Esta anécdota nos indica la importancia del protocolo en todos los ámbitos y la importancia de conocer bien la materia por parte de los asesores de las autoridades. En la época de Alfonso XII eran habituales las fiestas de

  • El príncipe Carlos saluda a su madre la Reina Isabel II de Inglaterra.

    Anécdotas y curiosidades sobre protocolo y etiqueta " Artur Mas planta a Santamaría en un acto oficial en Barcelona ". Así titulaba la prensa la información que ofrecía nuestro diario, hablando de "un inédito desaire imputable al presidente de la Generalidad

  • Imagen Protocolo

    "Es importante que los invitados a un acto encuentren con facilidad el baño. En el entierro de Don Juan, en El Escorial, me ocupé personalmente de localizar la puerta del cuarto de baño más próximo al lugar donde se iban a reunir las personalidades. Estaba