Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La buena educación.

Todo el mundo se considera perfectamente educado, es bastante curioso. Y aunque salta a la vista que hay diferencias grandes entre la educación de unos y de otros, da lo mismo.

 

Europa Sur.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Todo el mundo se considera perfectamente educado, es bastante curioso. Y aunque salta a la vista que hay diferencias grandes entre la educación de unos y de otros, da lo mismo. Cada cual piensa que la suya es la exquisita, y protestan -vociferando a veces- de la ordinariez del resto: "¡¿Adónde vamos a ir a parar?!"

El mecanismo para conseguir esta autosatisfacción universal es sencillo. Se llama a las propias faltas de educación "una muestra de naturalidad", sean las que sean. Y a los actos más delicados que nos dejan en evidencia los motejamos enseguida de sobre-educación y esnobismo. Así, todos tan contentos.

La sobre-educación existe, claro. La describe Chesterton: "Too polite for good manners". ¿Ejemplos? Quien se pega una rara carrera para abrirte la puerta del coche a pesar de que los restos de tu juventud todavía te permiten abrírtela solo, o el que desconcierta a una buena señora tomándole grácilmente la mano y depositando allí un beso que nadie se esperaba a estas alturas. Bueno, quizás estos ejemplos sean discutibles. Pondré uno irrefutable. Envío por correo electrónico mis artículos a una lista de amigos y conocidos de fuera de Andalucía. Uno contesta siempre sólo esto: "Gracias, Quino". A lo que yo replico, amoscado, todos los miércoles: "De nada, Quique". ¿No sería mucho mejor un prudente silencio? Su instantáneo agradecimiento automático me recuerda cada semana que no me lee. En parte, este artículo es un experimento, a ver si contesta: "Gracias, Quino", como me temo. (Aunque debería temer más que me contestase con un tirón de orejas, por listillo).

Más complicado resulta juzgarse a uno mismo. He asistido a grandes meteduras de pata en las que el único que no se dio cuenta fue el patoso, y sospecho que con frecuencia haré yo lo mismo. Como dispongo de un amigo de la aristocracia, he pensado preguntarle qué tal me ve, pero no me parece correcto: supondría poner al pobre aristócrata en un compromiso.

Además, la regla áurea de la educación ya se sabe: que el prójimo esté lo mejor posible. Por tanto, las buenas formas no pueden ser reglas fijas, tienen que adaptarse como un guante a cada interlocutor y se resumen en esta frase: "La forma más alta de la elegancia es la caridad". Afortunadamente no la ha dicho Benedicto XVI, al que entonces todos refutarían enfadadísimos, sino Pla. Y es verdad. Ahora falta ponerla, uf, en práctica.

Yo tengo un interés profesional, pues me dedico a la educación. Las buenas maneras de la inteligencia y de la vida son las claves de una buena educación, también en un sentido académico. Aunque esto complica todavía más las cosas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. 1. Uno de los objetos a que debemos consagrar mayor suma de atención y estudio es el hacer agradable nuestra persona, no ya por el conocimiento y la práctica de los usos y estilos de la

  • Dos amigos enemistados

    El manual de Carreño y los buenos modales de los jóvenes ¿Su hijo no saluda a las personas mayores?; ¿le resulta desagradable ver a personas limpiándose los ojos, boca o nariz con los dedos, especialmente antes de estrecharle la mano?; ¿aún no le causa

  • Imagen Protocolo

    Las normas de cortesías, que en el siglo pasado fueron puestas en letra impresa por Manuel Antonio Carreño, ya no se recuerdan en vista de lo mal educado que resulta el venezolano del año 2000. La liberación femenina habrá justificado el hecho de que

  • Imagen Protocolo

    Hace tan sólo unos días, paseábamos mi esposa y yo (tenemos 66 y 70 años) por las inmediaciones de un parque y vimos un grupo de jóvenes de unos 16 años que rompían a patadas una papelera y dejaba la acera llena de suciedad. "Sed buenos chicos -les dije-,

  • Superficialidad: los libros sobre urbanidad, buenas maneras y saber estar

    Superficialidad: los libros sobre urbanidad, buenas maneras y saber estar Durante el último año han aparecido en España varios títulos sobre lo que antes se llamaba urbanidad y buenas maneras . Lamentablemente, salvo alguna excepción, estos nuevos manuales

  • Mirada

    ¡Cuánto dice una mirada! Comunicar con la mirada Las miradas y los ojos dicen mucho de una persona Aquella urbanidad Dice el Sabio que a menudo se conoce por los ojos lo que uno lleva en el fondo del alma, su bondad o su mala disposición (Eclo 19, 29);

  • Imagen Protocolo

    Celebramos cada año el día del libro y hay ferias, exposiciones, escritos de amor hacia ese ser, o casi un ser que habla, recuerda y hasta nos hace vivir acontecimientos ajenos. Algunas organizaciones pudientes regalan paquetes de libros para aumentar

  • Mesa familiar.

    Ser educado y mejor persona Hay muchas formas de actuar en las que es importante hacerlo con educación. Entre ellas podemos mencionar las expresiones de saludo: "Buenos días", "Buenas tardes", "Buenas noches", "Hasta pronto", entre otras . El uso de las