Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La buena educación, ¿Qué es eso?

En nuestros tiempos hay dos cosas que se han olvidado: dar las gracias y pedir perdón.

 

Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Iba yo con mi amigo Gaspar, calle Juan Carlos I abajo, cuando como hacemos normalmente, cedimos el paso a un matrimonio de cierta edad. Cual sería nuestra sorpresa al oir : "Gracias, muchas gracias señores", dicho con amabilidad, con una breve inclinación de cabeza, y acompañado de una sonrisa afectuosa.

Tras un primer momento de vacilación, dimos media vuelta y exclamamos: ¡Alto ahí! Un momento por favor. Hace años que raramente nadie da las gracias por cederles la acera. Lo normal es que agachen la cabeza como los guarros chicos y tiren "pa’ lante" ;así que si alguien tiene que dar las gracias somos nosotros a Vds por mantener esa rara especie que se llama "buena educación". Charlamos un ratito y todos contentos seguimos nuestros caminos.

En nuestros tiempos hay dos cosas que se han olvidado: dar las gracias y pedir perdón. Posiblemente ambas tienen la misma causa: un notable complejo de inferioridad. Parece que si se "dan" las gracias o se piden perdón se quedan uno sin lo poco que tiene. Las personas nobles, de carácter, "educadas", y de valía no tienen el menor inconveniente en ser agradecidos, algo propio de los bien nacidos.

Saben intuitivamente que así aumentan su prestigio y ganan amistades. Saben también que algo que cuesta tan poco, rinde demasiado y sería estúpido desaprovecharlo. La buena educación, algo distinto de la simple cultura, se ha refugiado en el comercio, en las ventas, en las empresas donde el buen trato con el cliente se traduce en buenos negocios. Cliente tratados desconsideradamente es un cliente perdido. En los pueblos poderosos y cultos como Inglaterra, EEUU y Francia son de uso frecuentísimo las frases de cortesía. ¿No será que la mala educación sigue siendo propia de gente bajuna, aunque posean riquezas y cultura?

¿Pero que es la buena educación? Es una de las forma de mostrar amor y respeto a los demás. Es la traslación a la sociedad del "Amarás al prójimo como a ti mismo", es una exigencia para hacer la convivencia amable con todo el mundo, con el que nos agrada y con el que no.

Yo no he visto a ningún burro dar los buenos días, dar las gracias o pedir perdón, como tampoco lo he visto entrar en un bar a tomar café. Sin embargo, existen personas, algunas con altos cargos, que para hacer notar su importancia o para encubrir su ineptitud andan por este mundo con cara hosca y prodigando a todas horas lo único que saben hacer bien: soltar coces y rebuznar. Estas pobres gentes pagan por ello un precio elevado: el desprecio y alejamiento de los otros, la infelicidad en su hogar y en el trabajo.

Comentaba un profesor de Instituto que, hace unos días, un par de amigos suyos, fueron a consultarle la posibilidad de que sus hijos estudiasen Religión o Etica. "Oye, ¿eso de la Etica no será lo de la buena de educación de la época de Franco? ¿Pero eso no está pasado ya de moda?" El profesor se quedó turulato, Creo que aun no se le ha pasado el sofoco.

La educación ha desaparecido de la escuela, de los institutos y de la universidad. Los profesores se muestran impotentes para mantener la disciplina y el orden en clase, los padres no saben que hacer con los hijos e hijas que tras el botellón llegan a casa a las cinco de la mañana, los matrimonios pasan por un serio bache. Por otra parte la TV se encarga de que la zafiedad, las groserías y las malas formas se extiendan cada vez más, y lo que es más grave ¡En nombre de la libertad!

El cambio siempre es posible, especialmente cuando vemos que una buena parte de nuestra juventud está muy sana. . Recordemos que en tiempos de Felipe II éramos la nación más admirada por nuestra cortesía.

Posiblemente las causas estén más en la época en que vivimos que en la educación familiar recibida. Algo tendrá también que ver esa "ESO" sobre la que aun no he conseguido que ningún profesor, ni uno solo, me hable bien de ella. Particularmente, me importa lo que pasa en las aulas no lo que digan los papeles. Además "en esta época están influyendo de forma brutal políticos bajitos de cultura y condición, que han abolido todo tipo de disculpas. Suelen estar diariamente en todos los medios de difusión, diciéndonos lo que tenemos y lo que no tenemos que hacer.

Ningún político reconoce un error o una destemplanza, una acusación infundada, un desaire o una bajeza. Y lo mismo va ocurriendo en personas de cualquier condición, clase o sexo". Pedir perdón o recibir un favor se considera una humillación terrible en nuestro ridículo mundo de soberbios y narcisistas. Con estos antecedente, un fino político que conocía bien la condición humana, cuando le dijeron que Fulano de Tal hablaba mal de él, pudo responder: No me lo explico, pues no creo haberle hecho ningún favor. Como somos pendulares, esperamos que pase pronto esta mala racha, que ya dura demasiado.

Las personas que dan las gracias con naturalidad, que reconocen sus errores y piden perdón con dignidad , las que saben alabar una buena comida felicitando a la cocinera, las que tienen siempre una palabra amable y una sonrisa para todos, incluyendo a los cargantes; los que se alegran de todo corazón por los éxitos de sus amigos, todas ellas son personas que disfrutan de un gran capital: la amistad y el cariño de muchos. Las casas de estos, sus apoyos y amigos siempre están abiertos para ellas. Los que tenemos uno de estos amigos somos conscientes de disfrutar de un tesoro inapreciable.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 10 personas le ha parecido
Valoración 3.5
con una puntuación de 3.5 sobre 5

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    En los últimos tiempos el Ayuntamiento de Barcelona ha emprendido una campaña publicitaria a favor del civismo. En los anuncios que he podido ir viendo en los medios de transporte público de la ciudad, se pretende llamar la atención de los usuarios por

  • Joven sentado en un sillón

    Los buenos modales de nuestros jóvenes ¿Son tan maleducados los jóvenes? Existen muchos tópicos sobre los buenos modales y la relación que los mismos guardan con la edad . Pero la mayor parte de todas estas 'creencias', son eso, solamente tópicos. Lo

  • Familia en un banco de la calle

    El respeto y la consideración: rescatar los valores A veces buscamos a Dios por los rincones, a veces buscamos complejas respuestas a preguntas como ¿Por qué ya no hay respeto ni consideración entre nosotros como vecinos? Tal vez una simple respuesta

  • Sol de verano. El calor y los malos modales

    El calor y los malos modales Carlos García-Calvo, Josemi Rodríguez Sieiro y Pilar González de Gregorio -expertos en buenas maneras- son consultados por Magazine para saber cómo andamos de modales los españoles . Sus opiniones coinciden en que en verano

  • Imagen Protocolo

    Ahora toca hacer publicidad de los manuales de urbanidad. Eso parece desprenderse de la campaña del alcalde de Barcelona para que seamos cívicos. No queda claro si lo que preocupa al primer edil son los comportamientos que afean la mejor ciudad del mundo

  • Los buenos modales y la buena educación

    Los buenos modales y la buena educación Mi amigo y compañero de fatigas me pidió que le acompañara a tomar café . Lo vi agobiado, atosigado por mil compromisos y obligaciones y accedí. Había una mesa libre en la ruidosa cafetería, llena de humo y allí

  • Personal Shopper: los nuevos mayordomos

    Personal Shopper : los nuevos mayordomos La cultura de la imagen y la falta de tiempo favorece el auge de los asesores de compras . Marta Mantilla practica casi a diario el deporte preferido de Tom Wolf : ver escaparates . Pero a diferencia del escritor

  • Imagen Protocolo

    Cada cierto tiempo, desde hace 25 siglos, resurgen del estiércol los defensores de la moral y las buenas costumbres. Se habla de la pérdida de los 'valores' como el origen de los problemas que nos agobian. Por lo general, los adalides de esta noble causa