Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Jerarquías eclesiásticas españolas. Cardenales, Arzobispos, Obispos, Vicarios, Prefectos, Prelados, Primados...

Las jerarquías de la iglesia en España están compuestas por miembros que reciben diversos nombres en función del cargo y las obligaciones que tengan cada uno

 

Sínodo de los obispos sobre los jóvenes
Jerarquía Iglesia. Sínodo de los obispos sobre los jóvenes

Nombres, tratamientos y funciones de los miembros de la jerarquía de la Iglesia

Para comprender mejor el protocolo religioso, vamos a dar una breve reseña de las jerarquías de la iglesia en España, así como los tratamientos debidos a cada una de ellas.

Los Cardenales.

Se sitúan en la cúpula como título de mayor categoría dentro de la jerarquía eclesiástica. Son conocidos como los Príncipes de la Iglesia. Tienen el tratamiento de Eminencia Reverendísima. En los actos oficiales, se les rinden honores de arma presentada e Himno Nacional.

Los Arzobispos.

Dentro de esta categoría nos encontramos con tres tipos de Arzobispos:

1. Metropolitanos.

2. Residenciales no metropolitanos.

3. Titulares.

Arzobispos Metropolitanos.

También se les puede dar el nombre de metropolitas. Son aquellos cargos que además de dirigir una Diócesis, tienen bajo su mandato una Archidiócesis (la formada por la unión de varias Diócesis). Por concesión del Pontífice Romano, se le otorga el Palio Arzobispal, que es el símbolo de la máxima potestad metropolitana. Si no hay tal concesión, no se puede ejercer la jurisdicción metropolitana.

Este Palio Arzobispal se compone de una banda de lana blanca, en forma de círculo o collar, con dos apéndices: uno en el pecho y otro en la espalda; viene adornado con seis cruces en seda negra, cuatro en el collar y las otras dos en los apéndices. La confección de este Palio se reserva a las monjas Benedictinas del Monasterio de Santa Cecilia (en Roma). Se utiliza para su confección lana de corderos que son bendecidos todos los años por el Papa en el Vaticano. Tienen el tratamiento de Excelencia Reverendísima, y en los actos oficiales tienen honores de arma sobre el hombro y marcha de Infantes.

Arzobispos Residenciales no metropolitanos.

Estos Arzobispos dirigen una Diócesis, pero no tienen adscrita ninguna provincia eclesiástica. Tienen el tratamiento de Excelencia Reverendísima, y en los actos oficiales tienen honores de arma sobre el hombro y marcha de Infantes.

Arzobispos Titulares.

Son aquellos que dirigen una Diócesis pero ésta es asignada fuera de un país cristiano. Tienen el tratamiento de Excelencia Reverendísima, y en los actos oficiales tienen honores de arma sobre el hombro y marcha de Infantes.

Los Obispos.

Al igual que los arzobispos, hay dos tipos de Obispos: Residenciales o Titulares.

1. Obispos Residenciales.

Los Obispos son los encargados de dirigir la Diócesis. Podemos decir que son los directores de la Diócesis. También se les conoce como Obispos sufragáneos de la provincia eclesiástica correspondiente. Gozan del tratamiento de Excelencia Reverendísima y en actos oficiales tienen honores de arma descansada y marcha de Infantes.

2. Obispos Titulares.

Son aquellos Obispos que tienen asignada una Sede situada fuera de país cristiano, y se sitúa como un título meramente honorífico. Cabe destacar entre este tipo de Obispos, los Coadjutores y Auxiliares, llamados así según tengan derecho o no de sucesión a la Sede a la que fueron adscritos; como ejemplos tenemos "Prelado Nulluis", que tiene jurisdicción propia en un territorio fuera de toda Diócesis, con clero y pueblo; Obispo Consiliario de Acción Católica. Tienen el tratamiento de Excelencia Reverendísima y en actos oficiales tienen honores de arma descansada y marcha de Infantes.

Los Vicarios.

Son aquellos que nombra la Santa Sede, que rigen un territorio no constituido como Diócesis todavía (como ocurre, por ejemplo, en África). Gozan de los mismos derechos y facultades que los Obispos Residenciales. Tienen el tratamiento de Excelencia Reverendísima y en actos oficiales tienen honores de arma descansada y marcha de Infantes.

Los Prefectos Apostólicos.

Son los que nombra la Santa Sede para dirigir territorios que aun no son Diócesis. Gozan de los mismos derechos y facultades que los Vicarios. Gozan del tratamiento de Excelencia Reverendísima y en actos oficiales tienen honores de arma descansada y marcha de Infantes.

Los Prelados.

Etim.: del latín, praelatus, superior. Un dignatario eclesiástico que tiene jurisdicción por derecho de su oficio: Obispos, Abades, Vicarios generales, Priores ... A los miembros de la corte o la casa del Papa se les llama prelados como título honorífico pero no tienen jurisdicción. El título de prelado doméstico se le otorga a ciertos sacerdotes como reconocimiento papal (son los clérigos adscritos a la familia del Papa). Aparecen en el Anuario Pontificio. El prelado nullius (de ninguna diócesis) esta a cargo de un territorio no establecido como diócesis. Realiza todo lo que es de jurisdicción de un obispo excepto lo que es propio solo del orden episcopal.

Los Primados.

Primero y más preeminente de todos los arzobispos y obispos de un reino o región, ya ejerza sobre ellos algunos derechos de jurisdicción o potestad, ya solo goce de ciertas prerrogativas honoríficas. Actualmente este título honorífico se encuentra vinculado a la Diócesis de Toledo.

En el siglo XV, para dar respuesta a los grandes descubrimientos de los exploradores españoles, se crea un Patriarcado de las Indias Occidentales, vinculado a un Obispo español. Actualmente este título de Patriarca de las Indias Occidentales, recae en el Obispo de Madrid-Alcalá. Es un título meramente honorífico.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 6 personas le ha parecido
Valoración 4.2
con una puntuación de 4.2 sobre 5

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La lección del Maestro. Los santos Evangelios nos conservan, trazada por mano divina, la norma que han de observar los Sacerdotes en sus relaciones fraternales y sociales. En la narración de aquellas sublimes escenas acaecidas cuando Jesucristo celebró

  • Imagen Protocolo

    CAPÍTULO VI. LO QUE SE DEBE OBSERVAR O EVITAR EN LA ELECCIÓN DEL SUMO PONTÍFICE. 78. Si en la elección del Romano Pontífice se perpetrase Dios nos libre- el crimen de la simonía, determino y declaro que todos aquellos que fueran culpables incurrirán en

  • Imagen Protocolo

    ¿Qué deberes sociales tiene que cumplir el seminarista? ¿Cuáles son los deberes del seminarista para con su Santa Madre la Iglesia Católica? El seminarista, aunque como tal tenga que cumplir sus principales deberes dentro del Seminario, no puede prescindir

  • El papa Benedicto XVI

    Habemus Papam: un nuevo papa ha sido elegido La reciente, e inesperada renuncia de su Santidad Benedicto XVI , nos abre la oportunidad de conocer el rico protocolo religioso , en lo que se refiere a este aspecto nada corriente. Hay que partir de la

  • Interior iglesia

    Ceremonias religiosas en los eventos sociales y de trabajo La vida de las personas implica diferentes facetas : familia, trabajo y comunidad. Muchas actividades sociales y de trabajo incluyen la participación en una ceremonia religiosa , por ejemplo,

  • Sacerdote mirando su teléfono móvil-celular

    El sacerdote asistente - presbyter assistens , antiguamente llamado capellanus El sacerdote asistente ( presbyter assistens , antiguamente llamado capellanus ) es el primero en dignidad entre quienes asisten al obispo en las funciones pontificales . Donde

  • Imagen Protocolo

    Pastor Bonus, documento base del Protocolo Religioso. Artículo 95 1. Tiene competencia en lo que se refiere a la vida, disciplina, derechos y obligaciones de los clérigos. 2. Provee a una distribución más adecuada de los presbíteros. 3. Promueve la formación

  • Imagen Protocolo

    Los gestos sacramentales. También la señal de la cruz, si bien de un modo menos esencial, va estrechamente unida a la colación de todos los sacramentos. Lo notaba ya San Agustín : con la señal de la cruz se consagra el cuerpo del Señor , se santifica