Logo Protocolo y Etiqueta

Las comidas y la vida social. Primera parte.

Considerando la mesa como un sitio de placer, no debe invitarse nada más que a personas gratas.

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Las comidas y las invitaciones.

Las comidas desempeñan un gran papel en la vida social, desde la comida íntima de la familia, de la cual nos ocuparemos más adelante, hasta las que se ofrecen a los amigos y aquellas que por su importancia adquieren proporciones de banquete.

Entre los pueblos sajones, y especialmente en los norteamericanos, la costumbre de las comidas en casa va desapareciendo y tiene lugar en cualquier restaurante u hotel de moda; pero entre los latinos, más aficionados al hogar, la costumbre de las comidas subsiste siempre.

Es preciso conocer una multitud de detalles, para no caer en ridículo delante de las gentes que se preocupan de estas fórmulas de sociedad y de riguroso "buen tono".

Ocho días, lo menos, antes del destinado para la comida hay que repartir las invitaciones, a las cuales se responderá inmediatamente, y si cualquier circunstancia impidiera el aceptar, es necesario disculparse de un modo afable y lógico.

A pesar de esto, la persona invitada tiene obligación de hacer, dentro de la semana, la visita de digestión, aunque no haya asistido al convite.

Si después de repartidas las invitaciones una circunstancia fortuita nos obliga a suspender la comida, se manda una tarjeta a cada uno de los invitados avisándoles y dando a entender que por motivos imperiosos se suspende y aplaza la proyectada reunión, no que se renuncia a ella.

"Al hacer las invitaciones hay que tratar de que haya el mismo número de hombres que de mujeres"

Naturalmente que, considerando la mesa como un sitio de placer, no debe invitarse nada más que a personas gratas; los mejores amigos, los más inteligentes, los más simpáticos. Hay personas bien educadas que, aun a pesar suyo, sufren la influencia de atavismos y supersticiones, y experimentan gran disgusto si se reúnen en torno de la mesa trece comensales. Por si acaso, entre nuestros amigos hay alguno de éstos, conviene evitar ese número.

Se tendrá en cuenta al hacer las invitaciones (libro Modelos de cartas) que haya un número igual o mayor de hombres que de señoras, a fin de que ninguan de éstas se vea obligada a pasar sola al salón. Las personas amigas que se profesen simpatía se colocarán cerca, cuidando de no invitar a la misma comida a personas que notoriamente se sepa no estén en buena armonía.

Para hacer honor a los invitados, es preciso no mostrar negligencia en nada. Los manteles , cristalería , vajilla y cubiertos han de ser de una limpieza irreprochable.

Para la belleza y el buen golpe de vista, la simetría es necesaria; flores artísitcamente dispuestas adornarán la mesa, teniendo cuidado de que no sean de perfume penetrante, cosa que no pueden sufrir los nervios de algunas señoras delicadas y que no se asocia bien al olor de salsas, vinos y condimentos.

Hay varias maneras de adornar las mesas con flores; se estilan las guirnaldas y pequeños ramos de formas graciosas, que no tapen la vista de los convidados de un extremo al otro. Los grandes ramos en el centro, que impedían verse, están ya desechados.

Muy elegante es sembrar de flores cortadas del tallo todo el mantel, y en algunos casos se pone en el centro de la mesa una decoración de plantas naturales.

 

contentG Stats

 

Nota

  • 8058

    Artículos Históricos

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Saludos, encuentros y cortesías. ¿Qué hará Vd. al encontrar por la calle algún conocido? Saludaré a las personas conocidas quitándome el sombrero, y me llegaré a hablarles si me indican que lo desean. ¿Con qué mano saludará Vd.? Siempre me quitaré el

  • Imagen Protocolo

    De la sociedad de los hombres. Si la sociedad de las mujeres es preciosa por los grados y ventajas que se hallan en ella, y la facilidad de adquirir bellos modales, gracia y ligereza en todas las acciones, la de los hombres es notable por otras cualidades

  • La etiqueta borgoñona en la corte de España (1547-1800). Corte de Felipe II

    La etiqueta borgoñona en la corte de España. Etiqueta y el ceremonial de la corte española A pesar de lo anteriormente escrito, es posible que el desafío práctico más general y apremiante para la etiqueta fuera la amenaza de desorden e indisciplina siempre

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad a la hora de levantarse y acostarse. Aunque la urbanidad no establece nada referente al tiempo que uno debe estar acostado y a la hora en que debe levantarse, con todo es educado levantarse temprano; pues aparte de que dormir demasiado es

  • Imagen Protocolo

    Modo de dirigir el cotillón. Una persona que no sepa bailar bien debe abstenerse de hacerlo . Los que bailan cuidarán de la elegancia de la figura y de que los bustos enlazados no se toquen nunca. El cotillón es uno de los bailes más preferidos , y requiere

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Puede prometerse un opulento merecer el aprecio y consideración de sus semejantes por sus meras riquezas materiales? ¿Qué prendas hacen brillar al hombre en la culta sociedad? ¿Cuáles son las cualidades que sirven de base

  • Imagen Protocolo

    Normas que deben seguir los comensales en los convites. La cáscara del huevo escamondarla con las uñas de los otros dedos o con el pulgar es ridículo; hacer eso mismo entremetiendo la lengua, más ridículo todavía; con un cuchillo se hace más decorosamente.

  • Imagen Protocolo

    Buenos modales a la hora de comer. Ante todas cosas los alumnos han de recordar que es un acto grosero sentarse a la mesa con las manos sucias ; deben pues lavarse, y hecho esto, sentarse, no en tropel y como si faltase tiempo para ello; es preciso observarse