Logo Protocolo y Etiqueta

Procrastinar, una costumbre social muy poco educada

No contestar a una invitación, confirmando o excusando su asistencia, es de mala educación

 

Agenda de compromisos
Agenda. Agenda de compromisos

Procrastinación y protocolo

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

¿Usted es una persona que pospone contestar a las invitaciones que recibe? ¿Le cuesta escribir una carta o un correo electrónico cuando quiere contar algo a un amigo o familiar? ¿Deja de un día para otro llamar a ese amigo o compañero que ha pasado o está pasando un mal momento? Si ha respondido a alguna de estas preguntas que sí, es posible que usted esté procrastinando.

Pero ¿qué es esto de la procrastinación?

Lo podemos definir de una forma muy sencilla como dejar de hacer algo o postergarlo para realizar otras actividades que nos parecen más divertidas, amenas, agradables o menos tediosas o aburridas. La definición "oficial" del diccionario de la R.A.E. nos indica que procrastinar es "diferir, aplazar".

Es posible que le pueda parecer un fastidio tener que ponerse a contestar a una invitación que le han hecho. O bien tener que escribir una nota de agradecimiento por lo bien que lo pasó en la última fiesta a la que le invitaron. Pero si no quiere ser "repudiado" socialmente, debe hacerlo cuanto antes.

No contestar a una invitación, confirmando o excusando su asistencia, es de mala educación. No agradecer a unos buenos anfitriones su amabilidad y sus atenciones, tampoco es de personas educadas. No acordarse de las "fechas señaladas" denota poco interés por sus amigos y familiares.

Tareas poco agradables pero necesarias

Claro que no es fácil llamar o escribir a un amigo que está pasando un mal momento, personal, emocional, etcétera. Pero hay que hacerlo. Posponer esta tarea solo hará que se sienta peor y que cada vez alargue más ese momento que debe afrontar tarde o temprano.

Hazme una llamada, por favor
Llámame. Hazme una llamada, por favor

Socialmente hay que atender muchos compromisos y no es apropiado aplazarlos de forma constante como queriendo que pase el tiempo y todo se solucione o se olvide. Hay que afrontar este tipo de "obligaciones sociales" sin aplazamientos, salvo contadas excepciones.

¿Cómo podemos solucionar esta forma de actuar?

Una manera de vencer la procrastinación es hacerse un esquema en un papel o bien en su teléfono móvil -celular- o en su tableta detallando las tareas o compromisos que debería atender. Si alguna de esas tareas le supone un gran sacrificio e incluso un problema, debe tratar de identificar por qué le cuesta tanto: le da miedo, le produce ansiedad, le molesta, le paraliza, etcétera.

En la mayoría de los casos es más ficción que realidad. Se hacen conjeturas, se imaginan cosas, etcétera, que luego no suceden en realidad. No hay que pensar de forma negativa sino positiva. A nadie le va a parecer mal que excuse su asistencia si avisa con tiempo; nadie se va molestar si está nervioso y comete algún error durante una comida; no es tan terrible tener que acompañar a un amigo o familiar en un mal momento... Se va a sentir mucho mejor acometiendo estas "tareas" que postergándolas.

Las recompensas ayudan a no procrastinar

Otra forma de abordar estos "compromisos" es dándose alguna recompensa una vez cumplida esa formalidad. Salir a comer, comprarse esa prenda que tanto le gusta, ir a ver una película que acaban de estrenar, etc. Tener un aliciente para "cumplir" puede ser una forma de motivación para evitar procrastinar.

No hay que darle más vueltas. Recuerde el conocido refrán "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy". Mientras más cosas deje para mañana más cosas se le irán acumulando y cada vez se le hará más cuesta arriba cumplir con todos sus compromisos y tareas. Póngase manos a la obra, no es tan terrible como cree.

 

contentG Stats

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Ramo de flores.

    Regalar flores, un detalle encantador. Las flores, salvo excepciones, suelen gustar a la mayoría de la gente. Unas flores decoran, crean un ambiente agradable y alegran la vista general de cualquier estancia. Por eso, en la mayor parte de los casos, las

  • Todo preparado para una fiesta en casa.

    Todo listo y preparado. El buen anfitrión. ¡Tengo que organizar una fiesta! Es la primera frase por la que empieza un anfitrión a preparar su casa. Dejando para otro artículo, el tema de la comida, la bebida y la mesa , hay que centrarse en la casa ,

  • Bastón - walking tick

    La falta de cortesía "Quiero que el mayor número de ciudadanos tenga conocimiento de lo que he descubierto en mi personalidad y que podría ser un gran hecho científico . Desde hace algunos meses, y ante mi presencia, a la gente le suceden los siguientes

  • Imagen Protocolo

    LOS USOS SOCIALES. Entendemos por usos sociales los elementos que caracterizan, durante un tiempo y en un lugar determinados, las prácticas que mueven y ajustan las relaciones sociales. En este sentido, los siguientes son conceptos importantes que debemos

  • La corte del príncipe Felipe y el ceremonial borgoñón. Felipe II

    La corte del príncipe Felipe y el ceremonial borgoñón Estructura de la Casa Real La asistencia al monarca estaba articulada en cuatro dependencias : la Casa Real propiamente dicha, dirigida por el mayordomo mayor, encargado de la administración, alimentación

  • Imagen Protocolo

    La solución es de todos. Es fácil oír a menudo a personas mayores quejándose de la poca educación de jóvenes en el transporte público (no ceden el sitio, ponen los pies en los asientos, gritan de un extremo a otro ...) o lamentando la ausencia del saludo

  • Fiesta de Navidad.

    Qué hacer y no hacer en una fiesta de Navidad. La Navidad es una época para compartir, para felicitar y para, porqué no decirlo, derrochar bondad. En estas entrañables fechas en las que se suceden las celebraciones de todo tipo con familiares, con amigos,

  • Sujeta puerta - Ceder paso

    ¡Usted primero, por favor! Leyendo al magnífico escritor Arturo Pérez-Reverte me recordó la famosa anécdota que siempre escuché en casa. El señor que en la puerta de un hotel le cede el paso a una señora. La señora se vuelve al señor y le dice: - "Oiga,