Logo Protocolo y Etiqueta

Cómo decir que no a una invitación

Hay dos tipos de personas: las que les gustan que les inviten a todo y las personas que no les gustan que les inviten a nada o a casi nada

 

Ceremonia nupcial
Boda. Ceremonia nupcial

Declinar una invitación. Responder que no a una invitación de boda, de comunión...

Los meses de primavera y verano suelen ser las típicas fechas en las que se celebran gran número de bodas y comuniones. Estos eventos sociales pueden ser un motivo de aumento de nuestros niveles de estrés y de ansiedad. Los motivos económicos, los emocionales, los de agenda, etc. pueden ser, entre otros, algunas de las causas por las que tenemos que declinar una invitación.

Recepción de la invitación

Cuando recibimos una invitación para asistir a un bautizo , a una comunión , a una boda, etc. lo más correcto y educado es responder para confirmar o excusar nuestra asistencia. Los motivos puede ser económicos -no pasamos un buen momento-, puede ser un problema de agenda -nos coinciden varias invitaciones el mismo día- o bien puede ser cualquier otro motivo personal. La cercanía y confianza con las personas que nos invitan puede ser un factor determinante a la hora de elegir si asistimos o no -o a la hora de elegir entre dos invitaciones coincidentes-.

Los motivos económicos

Hay personas que pasan malos momentos económicos y no quieren aumentar sus gastos. Una invitación de boda supone un gasto, como mínimo, del regalo que cubra el cubierto. Si hablamos de todo lo que conlleva puede aumentar. Si nos tenemos que comprar ropa, si tenemos que desplazarnos a otra ciudad -transporte, hotel, etc.-, si tenemos que dejar niños pequeños al cargo de un profesional, etc., etc.

Los motivos de agenda

Si tenemos muchos amigos y estamos bien relacionados no es nada extraño que nos coincidan dos o más invitaciones para un mismo día, sobre todo en el caso de las bodas que suelen compartir horarios en la mayoría de los casos. En estos casos, hay que elegir la que nos parezca más importante para nosotros, por las razones que sean.

Los motivos personales

Algunas personas no les gusta relacionarse con lo demás, no les gusta asistir a eventos donde se juntan muchas personas. Son personas que no les gusta hablar con gente que no conocen, que nos les gusta tratar con personas que no son de su entorno, que no se sienten cómodas en estas situaciones. Es importante "cumplir" con los demás, pero no siempre hay que poner delante de nosotros las prioridades de los demás. Podemos defraudar a la otra persona pero es peor defraudarnos a nosotros mismos. Hay que poner en la balanza el sacrificio que nos supone acudir a un evento de este tipo y las consecuencias que puede tener defraudar a nuestros amigos o familiares.

En todos los casos siempre hay que agradecer cualquier tipo de invitación y no dar un montón de excusas. Tampoco hay que exagerar dando todo tipo de alabanzas que nos haría caer en la mayor hipocresía de fingir un gran desasosiego, un gran disgusto por no poder acudir, cuando verdaderamente no queremos o no tenemos intención de asistir.

También es importante evaluar si la invitación es de "corazón" o bien es una invitación más de "compromiso". En este caso puede ser mucho más fácil decidir si queremos asistir o no. Otra opción puede ser asistir solamente a la ceremonia pero no al banquete o celebración.

Patricia Ramírez Loeffler, colaboradora habitual del estupendo programa de RTVE "Para todos la 2", nos ofrece una serie de consejos para decir que no a una invitación.

Ver más vídeos sobre protocolo, etiqueta y buenas maneras.

 

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado