Logo Protocolo y Etiqueta

Los temas de conversación en la fiesta de Navidad de la empresa

La conversación debe versar sobre temas de interés general que no sean muy personales ni demasiado polémicos o susceptibles de originar agrias discusiones

 

Conversación en una fiesta.
Conversación. Conversación en una fiesta.

Conversar en una fiesta navideña de la empresa

Si no tenemos costumbre de asistir a muchas fiestas nos puede surgir la duda siguiente: ¿De qué se puede hablar en una fiesta de este tipo?

Seguramente que casi todo el mundo tendrá muchas cosas que contar pero, por favor, que no sean temas del trabajo. Las secretarias hablando de su trabajo, los de marketing del suyo, los de recursos humanos de sus cosas... ¡qué aburrimiento! Salvo alguna anécdota curiosa o que pueda servir para romper el hielo, no debemos hablar de cosas del trabajo. Si sale en la conversación algún tema profesional hay que tratar de hablar lo menos posible de ello.

Conversaciones Techcrunch Party
Conversar - Platicar. Conversaciones Techcrunch Party

¿Cuáles son los temas de conversación más habituales?

Los temas de conversación más socorridos son los de actualidad. También, los que tratan sobre los regalos, las tradiciones que cada uno mantiene en su casa y en su familia, gastronomía, vinos y cualquier otro tema cultural o social. Debemos dejar a un lado la política, ciertos deportes, religiones, creencias y temas que puedan suscitar una polémica e incluso fomentar las discusiones más acaloradas. Hasta hablar del tiempo es un tema válido cuando apenas se sabe cómo empezar una agradable conversación.

Hablar mal de los compañeros o de los jefes

No es correcto y, de hecho es un gesto de pésima educación, hablar mal de otros compañeros de trabajo. Y aún peor, si se habla de personas que no se encuentran presentes. Los "malos rollos" o diferencias con otros compañeros se solucionan en privado, y frente a frente. Una fiesta no es el mejor sitio, aunque tengamos a nuestro "enemigo" enfrente para solucionar los problemas que se tengan o hayan tenido en el trabajo.

"No se debe hablar mal de nadie, y menos de los compañeros o personas que no están presentes"

Tampoco una persona educada habla mal de su jefe o superiores. O peor aún, hace de chivato, contando al jefe cosas que se dicen en la oficina de él - incluso identificando a quienes las dicen-. No podemos ser el "oído" de los jefes. En caso de contar algo sobre alguna persona, como diría mi abuela, "se dice el pecado, pero no el pecador". No se debe delatar a los compañeros de trabajo.

Si el tema de conversación del grupo no nos gusta, podemos irnos junto a otras personas o bien tratar de dar un giro de ciento ochenta grados a la conversación. Pero no abramos la puerta a una discusión que pueda terminar en una riña o en una auténtica batalla campal dialéctica.

No nos pasemos de 'graciosos'

Si queremos hacer algún chiste o hacer alguna "gracia" cuidado con las imitaciones, los chistes o anécdotas sexistas, racistas, machistas o de mal gusto. Tampoco las imitaciones del jefe o de algún compañero de trabajo suelen ser una idea demasiado acertada.

Fiesta Navidad, frances, Castro, San Francisco, 2012.
Fiesta Navidad . Fiesta Navidad, frances, Castro, San Francisco, 2012.

Hay que hablar con moderación, sin acaparar la conversación, sin hacer monólogos o sin dejar que otras personas intervengan. Tampoco es correcto tomar una actitud pasiva, solo de oyente, y no participar en alguna conversación.

Es bueno recordar que todo lo que hablemos, con quien lo hablemos y el tema sobre el que hablemos puede afectar a nuestro trabajo al estar entre compañeros de empresa. Hay que ser prudentes y cautos con lo que se habla y con quién se habla - como decía Marcel Mart " La mejor fuente de información son las personas que han prometido no contárselo a nadie "-. Si hablamos demasiado... podemos arrepentirnos al día siguiente.

 

contentG Stats

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad. Cómo hay que comer para hacerlo educadamente. El Sabio da algunos consejos importantes relativos al modo como hay que comportarse cuando se está a la mesa , para comer con decoro y cortesía. Advierte que en cuanto se está sentado a la mesa,

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad. Modo como se ha de tomar el potaje. El potaje se sirve de dos modos distintos . Cuando se sirve en común se pone en una sopera, y cuando se sirve a una persona en particular se sirve en una escudilla. Esto se practica también en las familias,

  • Imagen Protocolo

    Estos juegos o distracciones aunque no sean adoptados por la moda, pueden no obstante agradar con tal que sean juiciosamente elegidos y cuidadosamente ejecutados. Se deben preferir los juegos de imaginación o memoria y mezclarlos con agradables narraciones,

  • Un billete y varias monedas de euro.

    El dinero en las conversaciones. Puede que el dinero no de la felicidad -según el dicho popular- pero es innegable que es necesario para casi todo. El dinero es fuente de problemas cuando no se tiene suficiente para cubrir las necesidades básicas o se

  • Imagen Protocolo

    Manual de Urbanidad. No intentamos hacerle la competencia a Manuel Antonio Carreño, con su manual de buenas maneras. Tampoco me intento convertir en maestro de las reglas de cortesía para con las damas, los ancianos y nuestros superiores. Pero, ¿no cree

  • Dian Spencer - Lady Di baila con John Travolta

    Cómo educar a una "Princesa del pueblo" Protocolo, historia, idiomas... y hasta cursos de psicología para sobrellevar el peso de la fama . Uno de los principales asesores de Tony Blair tiene la misión de instruir a la futura esposa de Guillermo de Gales.

  • Imagen Protocolo

    Mal comportamiento. ¿La urbanidad en crisis? "El trato cortés y considerado en nada disminuye la personalidad ni la jerarquía de mando de quien las ostenta" . Iniciamos esta nota parafraseando un poco a uno de los cultores más conspicuos y recordados

  • Utilice la papelera.

    Pérdida de civismo. Los maleducados Bilbao, Barcelona, San Sebastián, Barakaldo, Pamplona, Irun, Gijón... Las ciudades están muy preocupadas por la pérdida de civismo de no pocos de sus habitantes, que produce serios problemas de convivencia y corrompe