Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Aparentar, alabar, honestidad y comportamiento

La sabiduría popular en pequeñas citas o refranes populares que dan a conocer una forma de ver el mundo de los buenos modales y el saber estar

 

Hombre leyendo un libro. Comportamiento correcto y buenos modales en unos cuantos refranes
Comportamiento y refranes. Hombre leyendo un libro. Comportamiento correcto y buenos modales en unos cuantos refranes

Comportamiento correcto y buenos modales en unos cuantos refranes

El hombre honesto es siempre principiante.

Los hombres de buenos modales y que siempre hacen lo que deben, por muchas ingratitudes o "tentaciones" que reciban siempre se comportarán como personas honestas y con buena educación.

En casa del jabonero, el que no cae, resbala.

Quiere decir que cuando en una casa a alguien se le tacha de maleducado o de persona que actúa mal, es fácil que el ejemplo que se de, no sea el más adecuado. Hay que observar lo que hace uno, pues a lo mejor tampoco hace lo que debe, y por lo tanto, todo el mundo suele tener mucho que callar en cuanto a su comportamiento y modales. Similar al refrán "ver la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio".

Todos desnudos nacemos y así volvemos.

Todas las personas somos iguales. Indica la importancia que tiene una buena educación y tener una buena cultura. Ya que las cosas materiales no dan la distinción y categoría que muchos creen tener cuando tienen dinero, creyéndose ser más que los demás.

Tantos hombres, tantos pareceres.

Indica el respeto que debe tenerse por las opiniones y posturas de los demás. Cada persona tiene su propia opinión. Se respeta aunque no se comparta.

Quien malas mañas ha, tarde o nunca las perderá.

Es bueno que desde pequeños haya una buena enseñanza en todos los campos, ya que si alguien "se tuerce" será muy difícil corregirle de mayor. El que aprende malas costumbres es muy difícil que luego cambie.

La costumbre es una segunda naturaleza.

La costumbre social obliga de tal modo, que en muchos casos, aunque sea un poco anacrónica es muy difícil cambiarla.

La sangre se hereda y el vicio se apega.

Viene a decir que aunque uno sea de "buena familia" si no tiene una buena educación y unos modales correctos, el mal comportamiento se irá haciendo cada vez más patente en su forma de actuar y será muy complicado de enmendar.

Los hombres son hijos de su tiempo más que de sus padres.

Indica la gran influencia que el entorno tiene en las personas. Por muchos esfuerzos que hagan los padres por dar una buena educación y formación a sus hijos, éstos se verán muy influenciados por el entorno y las costumbres de la época.

Quien se alaba, se desalaba.

Hablar de uno mismo y además hacerlo de forma ostentosa, vanagloriándose, produce un efecto de rechazo entre la mayoría de las personas. La humildad y la prudencia son lo que debe aprender cualquier persona.

Quien tiene un buen anillo, todo lo señala con el dedillo.

Hace referencia a la ostentación que hacen muchas personas cuando tienen alguna cosa material de mucho valor; una joya, un coche, una casa, etcétera. La gente presume de lo que tiene y más actualmente con las redes sociales y otros medios de comunicación a los que tienen acceso.

Con hombre vano, ni en invierno ni en verano.

Desaconseja juntarse a personas vanidosas que solo miran para sí mismas, que son arrogantes y que nunca estarán dispuestas a echar una mano o ayudar a los demás.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • La cortesía, la buena educación y los buenos modales. Saber popular

    La cortesía, la buena educación y los buenos modales Buenas palabras y buenos modales, todas las puertas abren Hay que ser educado cuando se habla, cuando se comparte un espacio -reunión, fiesta, encuentro, etcétera- con otras personas, cuando se utilizan

  • Libros de refranes.

    Dichos populares sobre la buena educación Lo cortés no quita lo valiente La educación y el respeto a las personas no están reñidos con defender cada uno sus convicciones. No podemos perder las buenas maneras con personas con las que no compartimos criterios

  • Hombre leyendo un libro. Aparentar lo que no somos. ¿Disfrazar la realidad?

    Aparentar lo que no somos. ¿Disfrazar la realidad? Dime de que presumes y te diré de lo que careces. En algunas ocasiones queremos "aparentar" que somos muy educados, que tenemos buenas maneras, pero nuestras actuaciones demuestran todo lo contrario.

  • Prudencia y templanza. Saber estar y actuar. Señora leyendo un libro

    Los refranes del saber estar y del saber actuar Porque si y porque no, razón es sin razón. En una conversación, discusión o debate, ninguno de los términos anteriores es válido, ni un "si" ni un "no". Hay que razonar o dar una explicación apropiada acompañe

  • Hombre leyendo. El protocolo social y los buenos modales reflejado en los refranes

    El protocolo social y los buenos modales reflejado en los refranes El respeto a otra persona debe ser lo que siempre debe merecer. Cualquier persona se merece el respeto de los demás, con independencia de cualquier otra circunstancia que le pueda diferenciar

  • Mujer leyendo. La importancia de la buena educación para una buena convivencia

    La importancia de la buena educación para una buena convivencia La riqueza de un hombre no se encuentra en la cantidad de dinero que posee, sino en la calidad de su conocimiento y educación. Anónimo. La riqueza personal, está mucho menos valorada que

  • Libros - Citas célebres

    Sabiduría popular sobre los buenos modales y las relaciones sociales "Del hablador he aprendido a callar; del intolerante, a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia

  • Libro abierto

    Educación y sabiduría popular Comprenderlo todo es perdonarlo todo No juzguemos actitudes y comportamientos que no compartimos. Es síntoma de buena educación comprender comportamientos ajenos, sin recriminarlos. Siempre es mejor excusarlos que ridiculizarlos.