Logo Protocolo y Etiqueta

Modales que revelan la buena o mala educación

Los gestos y acciones que hacemos a diario nos revelan, en gran medida, la educación recibida

 

Código de urbanidad para el uso de las escuelas de la República. 1874

Los modales de cada individuo en público. Paseo por el parque
Comportamiento duario. Los modales de cada individuo en público. Paseo por el parque

Por sus acciones les conoceréis. Las acciones cotidianas

Aquella urbanidad

Como en los modales de cada individuo, su conversación, porte y demás actos, se revela la buena o mala educación, que ha recibido, debemos esforzarnos en ser urbanos con todas las personas, de todos modos y en todas circunstancias.

Comportamientos que debemos evitar

Abstengámonos, pues, de ejecutar delante de ninguna persona cualquier acto que signifique inercia, desaliño o falta de limpieza; como estirarse, bostezar, roerse las uñas, restregarse la nariz o las orejas, rascarse la cabeza o cualquiera otra parte del cuerpo, eructar, extender las piernas estando sentados, reclinar la cabeza en el respaldo de la silla, etc., etc.

Menos aún debemos ejecutar aquellos actos que, por naturales que nos parezcan, causen asco a los demás; como esgarrar, sonarse la nariz, o mirar el pañuelo después de haberlo hecho, limpiarse la excrecencia de los ojos y la suciedad de las uñas o los dientes, tocarse el interior de la boca o las orejas, y aun escupir debemos evitar. Cuando por suma necesidad nos viéremos en la precisión de ejecutar alguno de estos actos, lo haremos con prontitud y sin ruido, procurando no dejar suciedad a la vista de los demás.

Al toser o estornudar, tendremos la precaución de cubrirnos con el pañuelo, la boca o la nariz para no salpicar a alguna persona.

No debemos hacer visajes, gestos ni contorsiones.

No debemos tampoco poner el brazo en el respaldo de la silla de otra persona, ni el pié en ios barrotes de ella.

No debemos dirigir la palabra a otra persona, teniendo el puro o cigarro en la boca.

Evitaremos restregar en el suelo ninguna cosa cuyo estridente rechinido cause escalofríos, contracciones nerviosas o sensaciones desagradables. Debemos entender lo mismo de cualquier otro ruido, sonido, etc.

También debemos evitar todo juego de manos brusco, propio solamente de la gente vulgar; como darse manotadas, patadas, golpes, empellones, arrojarse piedras, tierra o cualquiera otra cosa que pueda ensuciar la ropa.

Mas aún, debemos abstenernos de cometer la grosera e inurbana acción de dar a oler a alguna persona, cualquiera cosa fétida o picante, untarle grasas o cosas asquerosas, y mancharle sus vestidos intencionalmente.

El acto de desnudarse, y sobre todo, descalzarse en presencia de otra persona, es enteramente incivil, y nunca debemos ejecutarlo.

Evitaremos, siempre que nos sea posible, tutearnos con ninguna persona, a menos que fuere de nuestra íntima familia, o con aquellas personas con quienes desde la niñez, hemos usado este tratamiento.

No debemos dejarnos llevar de los ímpetus de la cólera ni las impresiones fuertes; ni reír a carcajadas, hacer algazara, exclamaciones estrepitosas, gritar descompasadamente ni asombrarnos de todo, pues son defectos que solo se ven en personas de mala educación.

Abstengámonos de hacer ostentación de nuestro mérito, talento, prestigio, nacimiento, riqueza o comodidades, y de ninguna otra cosa que indique orgullo o vanidad.

Ménos aún debemos hacer alarde de nuestros vicios, defectos, faltas o caprichos, porque esto solo está reservado a la gente inmoral y libertina.

No debemos vituperar los vicios y faltas de toda persona, pues sería mostrarse intolerante con los demás, y el rigor solo debemos usarlo con nosotros mismos.

Jamás revelaremos las faltas de otras personas, remedaremos sus defectos corporales ni atacaremos su amor propio.

Tampoco debemos publicar los servicios que hemos hecho a otra persona, ni nos creamos autorizados para reprochárselos por motivo de infidelidad o ingratitud.

El secreto que se nos hubiere confiado debemos guardarlo escrupulosamente, tanto para corresponder a la confianza que han hecho de nosotros, como para no comprometer el honor o reputación de la persona que confió en nuestra discreción.

No debemos mirar a las señoras con descaro, atrevimiento ni detención, ni con fijeza a las personas a quienes la naturaleza hizo imperfectas, ni a las que por su pobreza o malas circunstancias usaren un traje humilde.

No debemos fijar la vista en lo que otra persona lee o escribe, ni acercarnos tanto a ella que pueda percibir nuestro aliento.

Nunca debemos excusarnos de la persona que nos busca, principalmente si hemos contraído con ella compromisos que debemos llenar o satisfacer.

Cuidemos de retener los nombres de las personas con quienes hubiéremos sido presentados, pues la flaqueza de memoria lastima a todo individuo a quien se le dirige la palabra titubeando o ignorando su nombre, cuando debiéramos saberlo.

No debemos permitirnos la libertad de dar consejo a otra persona, cuando no lo solicite, a menos que nos autorice una estrecha amistad e íntima confianza.

Manifestemos siempre, dificultad en creer todo hecho malo o acción indigna de las personas que conocemos, y cuando no pudiéremos dudar de ello, excusémoslas con aquellas razones que atenúen su falta, poniendo de manifiesto sus virtudes y cualidades.

No debemos rehusarnos a contribuir con lo que nos permitan nuestras circunstancias a un proyecto de beneficencia, mejora material, solemnidad pública, y todo aquello que fuere en provecho de algunas personas, o satisfactorio para nosotros y los demás.

Por último: tengamos siempre presente, para normar nuestra conducta, en lo que concierne a este capítulo, que todo hecho, palabra, acto o postura que manifieste inmoralidad, indignidad o falta de limpieza o de pudor, hace reforjar dolorosamente el mérito y reputación de la persona que lo ejecuta, y basta, muchas veces, para calificar la educación y sentimientos del individuo.

 

contentG Stats

 

Nota

  • 20089

    Artículos Históricos

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los niños. El niño es sumamente sensible y tan activo que representa el movimiento continuo. Un interno prurito le obliga a agitarse, a correr, saltar, dar golpes, echar a perder cuanto llega a sus manos, y encaramarse a todas partes.

  • Imagen Protocolo

    Obligaciones para con Dios y sus Ministros. * Pregunta. ¿Qué debemos a Dios? (Nota 1) Respuesta . Siendo el autor de cuanto existe, al levantarme debo ante todas cosas dirigir hacía él mi pensamiento, haciéndolo con toda humildad y con el más profundo

  • Imagen Protocolo

    La cortesía de unas naciones a otras. Moisés que deseaba preservar de la idolatría a su pueblo circundado de idólatras, le prohibió el matrimonio con los extranjeros , y en sus leyes se mostró algo duro con ellos. Los forasteros deben ser por efecto de

  • Imagen Protocolo

    La costumbre de imitar. Verdad es que hay muchas personas a quienes la naturaleza les ha dado un genio dulce, amable, complaciente ; una condición afable, una humildad sincera; cierta benignidad, cierta modestia, cierta facilidad en ceder a cualquiera

  • Imagen Protocolo

    Los celos y las pasiones en sociedad. El hombre que llega a dejarse dominar de una pasión, es imposible que sepa manejarse con prudencia , porque no, ve los objetos como son en realidad, sino conforme a su pasión: un pequeño lunar le parece una deformidad

  • Imagen Protocolo

    Serian las siete de la tarde de un día caluroso del mes de agosto, cuando el padre de familia se despedía de su hermano, y entraba con su esposa e hijos en una pintada falúa, que a la orilla del mar había estado esperándoles. El mar, tan bravo y terrible

  • Imagen Protocolo

    Reglas que han de observarse en el juego. Estando entre otras personas, ¿debemos demostrar mucha afición al juego y a jugar por cantidades excesivas? Delante de otras personas deberemos abstenernos de demostrar que abrigamos mucha inclinación al juego,

  • Imagen Protocolo

    El trato entre personas iguales. La urbanidad en todas partes es amable, y distintivo de una persona bien criada. Donde se prueba más bien es en el trato de personas iguales, porque si con respecto a los superiores puede la vergüenza y el recelo, con