Logo Protocolo y Etiqueta

Enseñar y educar. No hay mejor maestro ...

El ejemplo es una de las mejores enseñanzas que podemos dar a nuestros hijos y a las personas que tenemos alrededor.

 

Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

No hay tal maestro como Fray Ejemplo.

Como hemos señalado en otras partes de la Web, el ejemplo es una de las mejores enseñanzas que podemos dar a nuestros hijos y a las personas que tenemos alrededor. De personas educadas es fácil que salgan personas educadas. Así nos lo indica este refrán: "Lección bien aprendida, tarde o nunca se olvida".

Lo que es moda, a veces incomoda.

Quiere indicar el pequeño "castigo" que algunas personas sufren por la tiranía de la moda, y su pequeño o gran tributo que la misma les pasa: no estar muy cómodos pero ir a la moda. Puede ir arreglado y elegante sin vestir prendas de moda.

Cuando te sientes a comer los codos en la mesa no has de poner.

Ya en los manuales de urbanidad, se indicaba que los brazos no deben reposar en la mesa apoyando los codos sino el antebrazo. No obstante, cada vez es más usual ver a las personas apoyar los codos en la mesa, teniendo cierta permisividad a consentirlo cada vez en mayor medida.

Las señoras no tienen espalda, ni los hombres deben darla.

Hace referencia a la descortesía que supone dar la espalda a cualquier persona. Hay que tratar en cualquier corrillo o tertulia no dar la espalda a ninguno de los invitados.

Educación y pesetas, educación completa.

Siempre se ha relacionado la buena educación con el dinero. Lo que viene a ser un hecho relativamente cierto al poder pagar una buena educación en un buen centro si se tiene dinero. En la actualidad, existe ya la educación pública que cubre, en cierta medida, este hueco que antaño no existía, y cuando solo se educaban las personas con recursos.

Secreto en reunión es de mala educación.

Da lo mismo que sea una reunión que cualquier otro tipo de encuentro. Es de mala educación la costumbre de contar "secretos" al oido, cuando se está con más gente. Y aún menos acompañarlo de miradas, risas o cualquier otro gesto, que puede sembrar desconfianza o suspicacias entre los presentes.

Siéntate en tu lugar y no te harán levantar.

Siempre hay que tratar de encontrar nuestro sitio, bien sea en la mesa, en un acto o en cualquier otro tipo de evento.

Vidrio y honra, un solo golpe los destroza.

Hay que tener cuidado en nuestra forma de actuar, pues la fragilidad de nuestra honra o la de los demás son muy fáciles de quebrantar.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado