Logo Protocolo y Etiqueta

Saludos a la voz y al cañón. Horas hábiles para tributar saludos

Los saludos navales tienes sus horarios que suelen ir entre el izado de la Bandera y el ocaso

 

Marineros saludando
Marineros saludando. Marineros saludando

La horas para los saludos. Saludos a la voz y al cañón

Saludos a la voz y al cañón

Son saludos que se tributan fundamentalmente a las insignias y normalmente no se hacen por separado, salvo excepciones (1).

Saludo al cañón.

Consiste en un número de disparos de los cañones de saludo, hecho uno a uno, con una cadencia aproximada de cinco segundos. Aunque casi siempre va unido al saludo a la voz, puede realizarse también independientemente, como ocurre en los saludos a plazas extranjeras o en las salvas de ordenanza en las fiestas nacionales.

Cuando el saludo es a una nación extranjera, se arbola su bandera a tope en el palo de proa. Al último cañonazo, se arría la bandera.

Cuando el saludo es a insignias arboladas en el propio buque, el primer disparo se hace al romper la canasta, o, en el caso de arriarlas, el arriado coincide con el último cañonazo.

Cuando el saludo es a insignias arboladas en otros buques o falúas, o es devolución de otro saludo, no hay un momento exacto para iniciarlo, pero las voces han de quedar comprendidas en el intervalo que transcurre entre el instante en que el saludado está a la altura de la proa hasta que se encuentre a la altura de la popa, o viceversa.

El saludo al cañón es muy notorio: se practica internacionalmente de forma parecida y es entendido por todo el mundo, pero tiene el inconveniente de que, en la actualidad, son pocos los barcos que montan cañones de saludo.

Por ello, se ha establecido la práctica de que en una formación sea un solo barco el que haga la salva por todos los demás; por supuesto, cuando se disponga de un buque con cañones de saludo. Ocurre también que las autoridades de algunos puertos no permiten realizarlo en el interior de los mismos, por lo que, aun disponiendo de cañones, no es posible tributar este rotundo honor y es preciso sustituirlo por otro, que suele ser el saludo a la voz equivalente.

Cubrir pasamanos y saludo a la voz

El saludo a la voz es típico de nuestra Armada y tiene gran vistosidad, aunque menos sonoridad que el saludo al cañón, al que precede o puede sustituir, y cuenta con la ventaja de que lo pueden ejecutar todos los barcos, desde patrulleros a portaviones, tanto en todos los puertos como en la mar.

Consiste en dar un número determinado de voces de "Viva España", desde el puente, contestados por la dotación desplegada en la banda por un "Viva" a pleno pulmón, subrayado por pitadas cortas de los contramaestres.

Para realizarlo, la dotación parte de las formaciones de "Parada" o "Br. y Er. de guardia", según convenga.

La dotación ha de vestir precisamente de uniforme de paseo blanco o azul.

A la voz de "cubrir pasamanos", por Er. o por Br., dependiendo de la banda por donde se va a saludar, la gente corre rápidamente a ocupar puestos distribuidos a intervalos regulares a lo largo de los pasamanos del castillo, combés, toldilla y superestructuras -o por el borde de la cubierta de vuelo-. Conviene que cada hombre conozca su puesto, previamente asignado, por lo que es necesario tener el movimiento ensayado. Las dudas y vacilaciones en la ocupación de los puestos deslucen el saludo.

Acompañan al despliegue las pitadas de "iza" de los contramaestres.

Una vez en sus puestos, la gente permanece en posición de "descanso" hasta que el puente da las órdenes de "firmes" y "saludo" que se ejecutan simultáneamente tanto por los marineros desplegados como por cualquier otra persona que se encuentre en cubierta.

A continuación se dan desde el puente los vivas a un ritmo pausado y son contestados con un unánime y estentóreo "viva" de la dotación en posición de saludo.

Terminado el saludo, el puente vuelve a mandar "firmes" y "retirada", a la que la dotación se repliega corriendo a su formación de partida ("parada" o "Br. y Er. de guardia"), acompañados por las pitadas de "arría" de los contramaestres.

Cuando el saludo a la voz se ejecuta independientemente, las normas para su iniciación y final son las mismas que las del saludo al cañón, bien entendido que aquí se sustituyen el primer y último cañonazo por el primer y último "viva". Si los dos saludos se realizan juntos, el saludo a la voz precede al cañón.

En los veleros, los gavieros y juaneteros, previamente situados en los altos, a la voz de "cubrir vergas y pasamanos", despliegan de pie sobre las vergas y contestan a las voces sin saludar. Otra parte de la dotación se distribuye por la tabla de jarcia, dando frente afuera.

Una peculiaridad del saludo practicada hasta el siglo XIX consistía en que, en lugar de hacer el saludo militar, la gente se descubría y levantaba la gorra en la mano a cada "viva".

Tremolar insignias y gallardetes

Durante los saludos a la voz y al cañón, desde el instante de iniciarlos hasta su terminación, las insignias y gallardetes de grado inferior al saludo, se arrían hasta el tercio alto del mastelero y se agita su driza de modo que tremolen. Cuando la insignia saludada se iza en el propio buque, se arría el gallardete o insignia de grado inferior después de tremolarla. Si lo que se iza es un distintivo, no se arrían insignias ni gallardetes, sólo se tremolan.

Horas hábiles para tributar saludos

Todos los elementos de saludo, excepto el de pitada simple, se realizan únicamente entre el izado de la Bandera y el ocaso, y en este período también se omiten en las horas de ejercicios generales y en las de comida de la dotación.

Nota 1.

Según los anglosajones, el saludo al cañón se originó en los siglos XVI o XVII, al descargar los barcos sus andanadas aproados al buque o fuerte objeto del saludo, como demostración de que no se abrigaban intenciones hostiles. Esta explicación olvida una más antigua tradición mediterránea de festejar los acontecimientos armando el mayor ruido posible con voces, campanas, timbales y trompetas, y una vez inventada la pólvora, con disparos de mosquetes y culebrinas, así como desplegando pendones, flámulas y gallardetes. Esto se hacía ya en las galeras y pervive en los pueblos del litoral.

Tales demostraciones de alegría las siguen practicando los barcos de guerra en nuestros días, atemperada por el orden y la disciplina, que le prestan solemnidad y empaque y se materializa con los saludos a la voz y al cañón.

Saludos naval. Elementos del saludo

  1. Pitada simple
  2. Trozo de saludo
  3. Atención en cubierta
  4. Guardia militar
  5. Guardia de honor
  6. Música
  7. Parada
  8. Saludos a la voz y al cañón
  9. Horas hábiles para tributar saludos

 

contentG Stats

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado