Logo Protocolo y Etiqueta

Historia y origen del uso del sombrero

Llevar un sombrero nunca ha sido un acto banal, sino lleno de significación...

 

Historia del sombrero - Frank Sinatra con sombrero
Frank Sinatra. Historia del sombrero - Frank Sinatra con sombrero

El sombrero y su evolución a lo largo de la historia

El adorno en la cabeza ha sido desde la más remota antigüedad uno de los rasgos que confirmó nuestra independencia y despego de las otras especies. Ningún otro mamífero adorna su cabeza con ningún otro tipo de complemento.

Llevar un sombrero nunca ha sido un acto banal, sino lleno de significación pues se creía que confería atributos mágicos y socialmente destacables a quienes lo lucían en su cabeza.

Las diosas de la fertilidad, repartidas por yacimientos de toda Europa, nos dan una buena prueba de ello. La conocida Venus de Willendorf, ya nos mostraba como las mujeres utilizaban una especie de redecilla para el cabello que confeccionaban con fibras vegetales.

Los primeros sombreros fueron confeccionados con pieles de animales para protegerse del frio, sobre todo en las latitudes del norte. En las zonas con climas más benignos y cálidos los sombreros se hacían con juncos o pajas, pues como su propio nombre indica el sombrero fue concebido para dar sombra.

¿El sombrero adorno o prenda de utilidad?

Proteger de las inclemencias del tiempo es una de las funciones más prácticas del sombrero pero no la única. Adornar la cabeza como la parte más sobresaliente del cuerpo permitía a los gurús o chamanes añadir una función estética y emblemática a su "poder".

El sombrero, durante mucho tiempo, ha sido un signo distintivo del poder. De ahí la costumbre de no descubrirse en sitios cerrados, incluso en los templos, ni las señoras, ni los militares, ni los monarcas.

Historia del sombrero - Carmen Lomana y Anne Igartiburu
Sombrero Carmen Lomana. Historia del sombrero - Carmen Lomana y Anne Igartiburu

Cómo es una persona según viste su sombrero

El sombrero es una de las prendas que pueden reflejar nuestro estado de ánimo. Según algunos expertos se puede establecer una relación entre cómo se coloca una persona el sombrero en la cabeza y cómo es su carácter.

Cómo es una persona según se coloca su sombrero en la cabeza

1. La persona que lleva el sombrero de forma horizontal, perpendicular al suelo, suele ser una persona organizada y metódica. Una persona bien equilibrada.

2. La persona que se pone el sombrero tal y como lo encuentra, sin preocuparse demasiado cómo le queda colocado en la cabeza suele ser una persona pragmática y con tendencia a actuar de forma automática.

3. La persona que suele llevar sombreros pequeños en lo alto de su cabeza suele demostrar que es una persona bastante simple y sencilla en sus razonamientos.

Griegos y romanos sin cubrirse la cabeza

Ni los griegos ni los romanos fueron amantes de los adornos en la cabeza. Sin embargo, los atletas si eran distinguidos con una corona de laurel en su cabeza como señal de inmortalidad.

Nacimiento del casco militar - Soldados con casco en fomración
Militares con casco. Nacimiento del casco militar - Soldados con casco en fomración

Nace el casco, el "sombrero para la guerra"

Amén del adorno en la cabeza, otra de las funciones que ha tenido el sombrero a lo largo de la historia, es proteger las cabezas con sombreros metálicos, para acudir a las batallas y otros conflictos armados. Troyanos y griegos desarrollaron uno de los sombreros más prácticos que se haya inventado nunca: el casco.

Se crearon cascos sencillos, cuya única función era la protección de la zona de la cabeza, y otros, como los de los romanos, que además de tener la función de protección de la cabeza tenían una función de intimidación adornándolos con todo tipo de símbolos que añadían un cierto "poder" a quienes los llevaban. Por ejemplo, luciendo plumas o pelo de animales que fueran conocidos por su valor o por su crueldad.

El casco de guerra ha seguido evolucionando hasta nuestros días convirtiéndose en compañero inseparable del uniforme militar.

Sombrero grande o sombrero pequeño

El tamaño del sombrero, a lo largo de la historia, siempre ha pretendido engrandecer a su portador. Pero no solo engrandecer sino "proteger", como es el caso del morrión o chacó francés cuyo objetivo, dado su gran tamaño, era "equivocar" la posición de la cabeza para que la bala se perdiera en el enorme gorro.

Durante siglos los soldados han carecido de uniformes durante las batallas. Para poder diferenciar al "amigo" del enemigo en el combate se le añadía un lazo de color al sombrero como distintivo. En el caso de España el lazo era de color rojo.

Historia del sombrero - Sombreros y gorras militares
Sombreros militares. Historia del sombrero - Sombreros y gorras militares

Siguiendo con la evolución del sombrero, en la Edad Mediael término francés "chapó" se utilizó para referirse a todo tipo de coronas de flores que se lucían sobre la cabeza. Un adorno que gustaba mucho a las jóvenes de aquella época. Con el paso del tiempo esta costumbre decayó y el término chapópasó a utilizarse solo para denominar a los sombreros para el hombre.

Cubrirse la cabeza de forma obligatoria

La obligación de cubrirse la cabeza, en el caso de las mujeres, parece ser que viene de la imposición por parte de la Iglesia de que las mujeres casadas no podían mostrar el cabello. A partir de ese momento, en la baja Edad Media podemos empezar a hablar de los velos, los mantos... hasta llegar a los grandes y exagerados tocados del final de la Edad Media, como los sombreros puntiagudos -tipo cucurucho- que algunos historiadores relacionan con los pináculos de las catedrales góticas.

Mientras casi toda Europa en la época medieval las señoras lucían complicados sombreros, las damas españolas e italiana lucían sombreros mucho más sencillos y naturales.

La variedad de sombreros y tocados es muy amplia a lo largo del Medievo, pero el pueblo se decantaba por aquellos sombreros que les protegían de las inclemencias del tiempo, es decir, del sol, del frío y de la lluvia.

El origen de la montera

La montera, por ejemplo, era un tocado común entre los pastores. Actualmente han quedado algunos sombreros de este tipo como la montera picona de Asturias, o la montera gallega, que visten con sus trajes regionales. En el campo profesional, ha quedado únicamente en el mundo del toro, la montera que lucen con su traje de luces los toreros.

España "marca" las tendencias y la moda en los sombreros

Durante el siglo XVII España marca las pautas en la moda de los sombreros. Se llevan con plumas y son de ala ancha, y muy flexibles -como recordamos bien son similares a los utilizados por los Tres Mosqueteros-. De este tipo de sombreros surgió el bicornio, un sombrero utilizado por la nobleza para diferenciarse de las clases bajas. En el sombrero bicornio, cuando casi se juntaban las dos alas, en la frontal se solía colocar algún tipo de adorno como un galón o un adorno de plumas. Uno de los sombreros bicornios más conocidos en el mundo ha sido el de Napoleón.

El tricornio, sigue la misma "técnica" que el bicornio, es un sombrero de ala ancha al que se le levantan tres solapas en sentido vertical.

El sombrero también ha sido motivo de acontecimientos históricos según narran algunos historiadores. Por ejemplo, algunos cambios en las normas del vestuario podrían haber sido la causa esgrimida en el famoso motín de Esquilache.

Sombreros excesivos

Durante la época de María Antonieta, se cometieron los mayores "excesos" en cuanto a los modelos de sombreros que lucían las mujeres. Exageraciones en tamaños, formas y composiciones. Estos sombreros causaron el rechazo general del pueblo que los consideró una forma de ostentación muy desconsiderada.

Otra evolución del sombrero la podemos ver en la famosa barretina que era utilizada, en un principio, por la gente del mar. De hecho, los castellanos, en el interior de la península, la denominaban como gorro de Galeote.

La época de las mantillas

Las mujeres españolas vestían con mantilla como muestra de humildad y decoro, auspiciadas por los mandatos y recomendaciones de la Iglesia -como hemos comentado anteriormente-, que consideraba el cabello de la mujer como un atributo sexual que las mujeres no debían mostrar. De hecho hay un refrán popular del siglo de oro que dice " cabeza loca no tiene toca ". Hasta el siglo XIX se utiliza de forma casi obligatoria, hasta alrededor de 1850 ya se empieza a utilizar solamente en determinados eventos y ceremonias -toros, Semana Santa, bodas, etc.-.

La diferencia de clases quedó muy clara en la utilización de gorras por parte de la clase obrera y sombreros de copa por parte de las clases más acomodadas. El sombrero de copa, no solo acompañaba al chaqué y al frac , sino que fue utilizado como signo de distinción y elegancia durante más de un siglo. En el entorno del mundo del campo, más que las gorras se utilizan las boinas, asociadas al mundo rural.

Un sombrero curioso que durante el siglo XIX los británicos pusieron de moda fue el salacot o salakoff-también conocido como cucalón- el cual estaba asociado a la época colonial británica. Este sombrero desapareció con la independencia de las colonias.

Del uso práctico a complemento de moda

Llegado el siglo XX el sombrero se convierte en un accesorio de moda. Aunque pocos hombres o mujeres se atrevían a salir a la calle sin su sombrero. Costumbre que se fue perdiendo poco a poco. No obstante surgirán todavía sombreros como el de hongo, el borsalino, los sombreros acampanados, el sombrero panamá, etc. que se convertirán en prendas de moda.

En el vídeo que les ofrecemos a continuación pueden ver un completo reportaje sobre el mundo del sombrero a lo largo de la historia.

 

contentG Stats

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado