Protocolo y Etiqueta 2.0Logo Navidad.. Logo Navida difu.




-

-

Del traje en general.

  • El vestir correctamente no es otra cosa que vestir adecuadamente y con gusto. Hay un tercer factor, que no es precisamente la moda, sino la sencillez.

Herramientas

Reproductor VOZ

  • VOZ Voz 

Participa


  • Cerrar

Autor y Fuente

  • Autor

    Manuel Antonio Carreño

  • Fuente

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. 1.852

 

Compartir

  • technorati

  • Facebook

  • meneame

  • wikio

Nota

  • 1340

    Artículos HistóricosAviso: Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia, para conocer la historia y evolución de la sociedad y sus normas. Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte estas ideas u opiniones, que se publican, únicamente, a título informativo.

Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras.

1. Hemos llegado a lo que es, posiblemente, uno de los aspectos más fascinadores e interesantes de la vida social. Después de la forma de expresarnos y de nuestros ademanes, el vestir es una indicación casi inequívoca de nuestro carácter, personalidad y cultura. El vestir correctamente no es otra cosa que vestir adecuadamente y con gusto. Hay un tercer factor, que no es precisamente la moda, sino la sencillez.

2. Únicamente las personas de grandes rentas pueden estar cambiando continuamente su guardarropa, porque pueden descartar sus trajes y vestidos cuando los han usado a lo sumo una o dos veces, pero la mayoría de los mortales somos escasos de recursos, y debemos escoger ropas serias, sencillas y de matices oscuros, porque tienen la ventaja de no ser llamativas, sino que pasan desapercibidas.

3. La mujer bien vestida no necesita ser esclava de la moda, sino que sigue la tendencia general del estilo, teniendo cuidado de no llevar vestidos ni trajes que la hagan parecer cómica, y se niega a aceptar ridiculeces, únicamente por que "así se usa". Las personas bien educadas no se visten sino de acuerdo con sus posibilidades económicas y su posición social. La vulgaridad se manifiesta en querer aparentar lo que no somos.

4. Es asi mismo una vulgaridad llevar cosas finas en momentos inoportunos. El chifón no se hizo para jugar tenis, ni los tacones altos para caminar por abruptos senderos y veredas. Los casimires estilo inglés resultan tan fuera de lugar en los bailes, como el frac y la chistera para trabajar en las oficinas y en las fábricas.

5. Siempre existe un color especial que le cae mejor a la persona que a los demás. Una de las primera obligaciones de toda mujer que desea andar siempre bien vestida, consiste en descubrir el color que le queda a su persona, aferrándose a aquél, por supuesto, en varios matices, sin hacer caso de los dictados de la moda. Es muy conveniente consultar a este respecto con los sastres y modistas, quienes nos conducirán por el mejor camino, pero no nos fiemos nunca del juicio de los amigos ... y menos de las amigas.

6. El color debe ser de acuerdo con la edad y el tipo de la persona. El color de rosa, el verde, el rojo y el amarillo, se quedan para las jóvenes; el negro, el púrpura y el lila para las personas de cierta edad. Las mujeres maduras deben procurar lucir jóvenes, pero no querer aparecer juveniles. Las bonachonas abuelitas se ven muy mal usando colores destinados para las jovencitas de quince a veinte. Parecen cotorras o guacamayas.

7. Resulta todavía más difícil escoger el corte que el color, porque como no todos tenemos el mismo cuerpo, las modas no nos quedan a todos por igual. Cometen un error muy grande quienes escogen un modelo para sí mismos, únicamente porque está de moda, sin fijarse si les queda a su tipo y estatura.

8. Las mujeres, más que los hombres, deben procurar vestir de conformidad con su figura y color de los cabellos, ojos y cutis. Las mujeres inteligentes y bien vestidas prefieren tener tan solo un vestido que no sea llamativo, pero que les caiga bien, a tener docenas de ropajes de moda, que hacen que el público las vuelva a ver, pero únicamente para ridiculizarlas.

9. Un anillo hermoso atrae la atención de la mano, un collar llama la vista hacia la garganta. Lo mismo que el anillo y el collar, los adornos de los vestidos atraen la mirada hacia determinado lugar del cuerpo. Por lo tanto, hay que pensar mucho los adornos antes de ponerlos. Los adornos deben usarse muchas veces para hacer resaltar lo bello, apartando la atención de los defectos. En pocas palabras, los adornos deben acrecentar la belleza, no mermarla.

10. Pocos son los hombres que se dan cuenta de la tremenda importancia que tiene la ropa en la vida moderna, lo mismo en la sociedad que en los negocios. No hay ninguna exageración en el viejo proverbio que asegura: "El hábito no hace al monje, pero le hace parecer", que tiene su contraparte aplicada a los ridículos: "Aunque la mona se vista de seda, mona se queda".

11. Los hombres acostumbrados a vestir bien tienen cierta especie de descuido que los ignorantes no pueden reconocer. Parece paradoja, pero lo que queremos decir es que el hombre bien vestido, anda siempre correcto por costumbre y por instinto. Viste bien, pero sin llamar la atención. El sombrero y los zapatos están inmaculadamente limpios, lo mismo que sus camisas y pañuelos, y da la impresión de andar siempre bien vestido, de día y de noche, sin esforzarse para ello.

12. Casi resulta innecesario que digamos que el hombre arreglado no se deja jamás crecer los cabellos más de la cuenta, ni prescinde de rasurarse todos los días, y lleva siempre las uñas bien presentables, aunque el esmaltársela resulta de muy mal gusto. Tanto en la casa como en la calle y en la oficina, el caballero no anda nunca en mangas de camisa, y en el caso de que la temperatura sea bastante alta, debe ponerse trajes esponjosos o de lino.

13. El caballero lleva traje de etiqueta (frac), para los matrimonios que se celebran en la noche, para concurrir a la ópera, para los bailes ceremoniosos y los banquetes, y para todas las funciones llamadas generalmente de etiqueta. Con el frac deben llevarse, chaleco blanco sencillo o cruzado, camicha de pechera almidonada sin plisados, cuellos de pajarita con amplio espacio al frente y corbata blanca de moño, también blanca. Asi mismo, los guantes y el pañuelo deben ser blancos, y si se lleva bufanda, tiene ésta que ser blanca, o de blanco y negro. El abrigo que se lleva con el frac tiene que ser negro o azul marino oscuro. Completan el conjunto zapatos negros de charol, de los conocidos como zapatillas, calcetines negros de seda y sombrero de copa. Cuando se lleva bastón, debe éste hallarse desprovisto de adornos.

14. Para el restaurante y para el teatro, lo mismo que para comer en casa con invitados, y para todas las funciones más o menos de confianza que exige algo más que la indumentaria común y corriente de la calle, se lleva el smoking, del cual hablamos ya en algún capítulo anterior, relativo al vestido que debemos usar dentro de la casa.

15. El jacket o levita, con pantalones a rayas, los llevan los chambelanes en las ceremonias matrinoniales que se celebren durante el día, los que van al lado del féretro en los entierros, y el hombre bien vestido en todas las ocasiones ceremoniosas por la mañana y por la tarde. La camisa correcta para la levita y los pantalones listados, es la blanca lisa, o con listas muy angostas grises o negras. El chaleco puede hacer juego con el jacket, o de colores gris claro (perla) o ante. Se lleva cuello de pajarita con corbata de moño gris, o negro y blanco. Zapatos de charol con calcetines de seda negros, o grises, y sombre de copa. Queda a gusto del interesado llevar o no polainas.

16. El hombre bien vestido siempre es parco en su indumentaria, y lo mismo sus trajes de trabajo que los de calle, están hechos con buenos materiales, y cortados a la moda sin llegar a los extremos. El traje correcto de negocios no es llamativo, ni en su corte, estilo o color. Esta indumentaria sirve para toda ocasión de confianza durante el día, y se le puede llevar hasta en los matrimonios civiles por las tardes, a los almuerzos de confianza y a los tés íntimos.

17. En los climas cálidos y en el campo o para ir a la iglesia, el saco azul marino con pantalones blancos de franela resultan muy convenientes y elegantes. Por supuesto, el hombre bien vestido usa ropas campestres únicamente cuando se halla enla campiña, y no se expone a hacer el ridículo en la ciudad, con sus pantalones bombachos de jugar al golf, o sus pantalones blancos de tenis. En pocas palabras, la indumentaria del hombre bien vestido, siempre está en consonancia con la hora, el lugar y la persona.

18. Las formas y demás condiciones del traje que debemos llevar en sociedad, están generalmente sujetas a los caprichos de la moda; y a ellos debemos someternos en cuanto no se opongan a los principios de la moral y de la decencia, sin que nos olvidemos, cuando hayamos llegado a una edad avanzada, de las modificaciones que en este punto aconsejan entonces la circunspección y la prudencia. Pero existen ciertas condiciones a que no alcanza la influencia de la moda, por estar fundadas en la propiedad y decoro, según lo que racionalmente exigen las diferentes situaciones sociales, y pueden por tanto establecerse, respecto de ellas, algunas reglas generales de aplicación invariable y constante.

19. Los deberes relativos al traje no están fundados únicamente en nuestra propia estimación, la cual exige siempre de nosotros un porte honesto y elegante, sino en la consideración que debemos a la sociedad en que vivimos, para quien es ofensivo el desaliño y el desprecio de las modas reinantes, así como la impropiedad en el con junto y los colores de las diferentes piezas de que consta el vestido. La persona que vistiese caprichosa o negligentemente, se equivocaría si pensase que lo hacía tan sólo a costa de su propio lucimiento y decoro, pues su traje manifestaría en la calle poco respeto a los usos y convenciones sociales del país, y en una visita, en un festín, en un entierro, en una reunión de cualquiera especie, iría a ofender a los dueños de la casa y a la concurrencia entera.

20. Debemos aparecer siempre en la calle decentemente vestidos; y en todos los casos en que no salgamos de nuestra casa con el objeto de asistir a reuniones, o de hacer visitas que requieran un traje especial, tengamos por regla general e invariable el respetar las convenciones sociales, y armonizar con el espíritu y con los usos generales de la sociedad, usando vestidos que sean propios de cada circunstancia, de cada día, y aún de cada parte del día.

21. Según esto no es lícito a ninguna persona presentarse en la calle el día de gran festividad con el vestido llano de los demás días; ni puede una señora llevar de tarde el traje propio de la mañana, o viceversa; ni puede un comerciante vestirse de lujo en las horas de negocios, ni fuera de estas horas puede aparecer con el traje sencillo del trabajo.

22. El vestido que se lleve al templo debe ser severamente honesto y tan sencillo cuanto lo permita la dignidad personal y el respeto debido a la sociedad; no debiendo jamás estar impregnado de aguas o esencias cuya fragancia llegue a percibirse por los demás concurrentes. Las señoras en quienes son tan propios y naturales los afeites y adornos, deben omitir al dirigirse al templo todos aquellos que en alguna manera desdigan de la santidad del lugar, y de la humildad y recogimiento que ha de manifestarse siempre ante la Majestad Divina.

23. Toda visita de etiqueta y toda reunión de invitación exige siempre un traje enteramente serio. En las reuniones de mesa muy pequeñas y de mucha confianza, puede relajarse un tanto la severidad de esta regla; bien que nunca hasta traspasar los límites de la propiedad y el decoro, y teniendo siempre presentes los principios de etiqueta contenidos en esta obra.

24. La seriedad del traje en las señoras depende de circunstancias que no tienen un carácter bien definido, uniforme y constante, y que no pueden por lo tanto servir para establecer bajo este respecto ninguna regla fija.

25. El traje debe ser todo él negro para hacer visitas de duelo y de pésame, y para concurrir a las reuniones de duelo, a los entierros, y a todo acto religioso que se celebra en conmemoración de un difunto. Aún cuando el traje negro es el más recomendable en los hombres, se tolera sin embargo que éstos concurran a los entierros con trajes de colores oscuros, pero la corbata en todo caso será negra. Las damas, si son parientes, asisten de luto riguroso. Las demás invitadas, con traje de calle negro. (Nota del editor).

26. Para las visitas de negocios y de sociedad, damas y caballeros llevan hoy trajes de calle. Si la visita es de etiqueta y de noche, los hombres usan el smoking o el frac. (Nota del editor).

27. Es muy elegante y decente, en todas ocasiones, el uso de los guantes.

28. Es una vulgaridad el excusarse con una persona por haber de darle la mano encontrándose ésta cubierta con el guante; y todavía lo es más el hacerla esperar para despojarlo previamente de él. No sólo no hay motivo para una ni otra cosa, sino que es más propio y más aseado el dar la mano con el guante puesto.

29. El traje de luto es un signo con que se expresa el dolor que se experimenta por la pérdida de un deudo, y al mismo tiempo un homenaje de consideración que se tributa a su memoria; y como es tan indispensable que en materias como ésta exista siempre una manera de proceder uniforme y constante, la sociedad ha sancionado las reglas siguientes:

29.1. El luto se divide en luto riguroso y medio luto; el primero consiste en un traje enteramente negro, y el segundo en un traje en que se mezcla el color negro con el blanco o con cualquier color oscuro.

29.2. Por los padres, abuelos, hijos y nietos, el luto dura seis meses; por un tío o un sobrino, un mes, y por cualquiera otro deudo, dos semanas.

29.3. Estos períodos en que se ha de llevar el luto se dividen en dos épocas de igual duración, en la primera de las cuales se usa el luto riguroso, y en la segunda el medio luto.

30. El período de luto y medio luto varía según las costumbres de cada país. A ninguno le está prohibido llevar luto, en cualquier caso, por más tiempo de aquel en que deba llevarle según el párrafo anterior.

31. El viudo o la viuda, que estando todavía de luto, contrae matrimonio, abandona el luto desde el momento de la ceremonia nupcial.

32. Las personas que están de luto, deben omitir en sus vestidos todo aquello que pueda comunicarles algún carácter de lujo. Son enteramente impropios, en estos casos, los vestidos en que se manifiesta haberse puesto un esmero especial, o en que aparecen adornos que no son absolutamente indispensables.

33. La diversidad en las piezas de que consta el traje, en las telas que para ellas se eligen, y en las formas que les da la moda y el gusto de cada cual, es una prueba evidente de que nuestros vestidos no tienen por único objeto el cubrir el cuerpo de una manera honesta y decente, sino también contribuir a hacer agradable nuestra persona, por medio de una elegante exterioridad. Y como de la manera de llevar el traje depende en mucha parte su lucimiento, pues en un cuerpo cuyos movimientos sean toscos y desairados, las mejores telas, las mejores formas y los más ricos adornos perderán todo su mérito; es indispensable que procuremos adquirir en nuestra persona aquel desembarazo, aquel despejo, aquel donaire que comunica gracia y elegancia aún al traje más serio y más sencillo.

34. En los grandes conciertos y funciones de ópera llevan las damas que asisten a palcos y plateas, traje de noche escotado, desnudos los brazos, y luciendo joyas. En la luneta, el traje es menos escotado. Los caballeros que concurran a palcos deben usar frac. En la luneta se lleva el frac o el smoking.

35. A las veladas musicales y artísticas asisten las damas con vestido de cena (medio escote) sin sombrero y con alhajas. Los caballeros visten smoking, zapatos de charol y guantes claros.

36. Para los bailes de gala y recepciones oficiales de noche llevan las damas vestido escotado, con los brazos y espaldas desnudos, y luciendo abundantes joyas. Capa bordada, abrigo y pieles, según lo exija la estación. Los caballeros, frac con chaleco y guantes blancos, zapatos de charol, sombrero de claqué de seda y mancuernas de perlas. No es muy correcto el traje de smoking en estas ocasiones.

37. Tratándose de cenas de gran etiqueta, las damas concurren con trajes de noche escotados, con peinados sencillos y sin sombrero, en tanto que los caballeros lo hacen en frac, chaleco blanco, camisa de pechera almidonada con botonadura de oro, platino, o perlas. Los zapatos han de ser de charol y los calcetines negros, de seda.

38. A los almuerzos concurren los invitados con trajes de visita.

39. En las partidas campestres (garden party) se presentan las damas con vestidos elegantes de ciudad, y los hombres con trajes de calle, a menos que la fiesta sea bailable, en cuyo caso se lleva chaqué.

40. Para los tés, llevan las damass trajes de tarde y los hombres trajes de calle. La misma indumentaria que para el té, o para una cena sin mucha indumentaria, usan las damas en los “cocktail party”, pero los caballeros concurren con traje oscuro de calle, y aún mejor con smoking.

41. Sabido es que en las bodas, el traje de la novia ha de ser blanco, acompañándola las damas de honor con vestidos de uniforme corte y color. El novio y demás invitados visten chaqué negro con chaleco del mismo color, pantalón gris a rayas, camisa de pechera dura, corbata gris y zapatos de charol. Los guantes mate, de gris claro y sombrero de copa. Aún en las clases sociales más modestas se impone en esta ceremonia el vestido blanco de la novia y el saco o americana negro en el novio y chambelanes. (Nota del editor).

Ver el manual completo de Antonio Carreño.

  • Alta el

    07/06/2007

    Modificado el

    13/06/2012

    Contenido ID

Seguir Navegando

Contenido relacionado Social Vestuario. Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


Contenido Relacionado

¿Te ha gustado?

Facebook

Google +

 


Mas Relacionados

Citas Celebres

    • El hombre no es más que lo que la educación hace de él. Kant.

Preguntas con Respuesta

Acceso Usuarios

E-Mail

Contrasena

Recordarme

Acceso de Usuarios Registrados.

Usuarios RegistradosSi no está registrado vaya a Registro de Usuarios. También puede Recordar su Contraseña.

 

Acerca de protocolo.org

Protocolo y Etiqueta es un portal enciclopédico de conocimiento especializado en el protocolo ceremonial, y en el uso y costumbres adecuados a las buenas maneras y comportamientos den las diferentes culturas y civilizaciones.

El editor no se hace responsable de las opiniones expuestas en las secciones de comentarios públicos.

Existe una Política de Privacidad relativa a los usuarios registrados del portal. Contenidos inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual.

Publicidad

Si dessea Anunciarse en protocolo.org tenemos una página con un mapa publicitario del portal

Contacto

 

Otros Portales de Cronis:


Licencia de Creative Commons

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons.Aviso Legal

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2010 Cronis On Line S.L. - Todos los derechos reservados. Recomendar este sitio.