Protocolo y Etiqueta 2.0Logo Navidad.. Logo Navida difu.

-

-

Las flores, su lenguaje y significado. I.

  • Las flores, su lenguaje y significado.

Herramientas

Participa


  • Cerrar

Autor y Fuente

  • Autor

    D. Santiago Ángel Saura Mascaró. 1923.

  • Fuente

    Novísimo manual epistolar o colección completa de cartas familiares y de comercio.

 

Compartir

  • technorati

  • Facebook

  • meneame

  • wikio

Nota

  • 12984

    Artículos HistóricosAviso: Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia, para conocer la historia y evolución de la sociedad y sus normas. Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte estas ideas u opiniones, que se publican, únicamente, a título informativo.

Las flores, su lenguaje y significado.

Las flores, su lenguaje y significado.
Las flores, dice Chateaubriand, nos dan la miel; hijas de la primavera, son el manantial de los perfumes, la gracia de las vírgenes, el amor de los poetas; su existencia es fugaz como la del hombre, pero antes de pasar esparcen dulcemente sus hojas sobre la tierra. Entre los antiguos coronaban la copa del banquete y la blanca cabellera del sabio; figuraban en los triunfos del griego y del romano, y con ellas los primeros cristianos cubrían el cuerpo de los mártires y el ara de las catacumbas.

Hoy dia en memoria de aquellos antiguos tiempos, figuran también con profusión en nuestros templos y altares, y en el mundo atribuimos nuestras afecciones a sus colores, la esperanza, a su verdor, la inocencia, a su blancura, el pudor, a su tinte rosado. Las flores parecen estar encargadas por la naturaleza de derramar sobre la vida del hombre un rocío de ¡nocentes placeres de suavidad y dulzura; y de ahí esa figura tan generalmente admitida que da el nombre de flor a todo lo que descuella en gracia, frescura y lozanía.

Si las flores tienen por una parle un lenguaje elocuente que revela la creación, eleva el alma y está al alcance de todo el mundo; por otra encierran un idioma misterioso que habla más directamente al corazón, y que tan solo es comprendido por algunos iniciados. Los primeros hombres hubieron de conocer sin duda que la palabra no era siempre un medio sufciente de comunicación. Entonces buscarían el medio de pintar el pensamiento a los ojos, e inventaron los geroglíflcos, recurrieron a la imagen de las plantas, animales etc. Una espiga de trigo debió significar las miéses y luego por extension la riqueza y la abundancia. La cizaña destructora de los sembrados debió ser el símbolo del vicio; la rosa, la más hermosa de las flores entonces conocidas, significaría la belleza; las santas Escrituras están llenas de estas alegorías. Al perfeccionarse la civilización, creó nuevas necesidades y desde entonces fue preciso aumentar el vocabulario escrito, y hacerlo más claro y más preciso. Más tarde apareció Guttemberg y los caracteres en letras fueron inventados.

Los progresos de la civilización llevaron consigo algunos vicios; el hombre abusó de su fuerza, sometió a su dominio los seres más débiles que él; las mujeres de oriente fueron encerradas en los harenes, y para comunicar sus pensamientos a los seres de su predilección sin que sus carceleros los sorprendieran al paso, imaginaron el lenguaje de las flores; así la vellosilla mojada en lágrimas significó no me olvides.

La caballería adoptó este idioma. Una corona de blancas margaritas sigifincó será eterno mi recuerdo; una corona de rosas, no digo que no. Una rosa marchita fue emblema de desgracia. La caléndula significó penas, pesares; reunida con otras flores, reprensentó la cadena de la vida cuyos eslabones están formados de bienes y de males. Con una rosa indicó una pena pasajera; con una margarita, mi recuerdo está en tí etc. Una flor en la mano con su cáliz hacía arriba conserva su significación propia, vuelta hacia abajo tiene una significación contraria. El mirto quiere decir os amo; mirando al suelo dirá os aborrezco.

La sintaxis de esta lengua es en efecto muy sencilla; encierra, como vamos a ver, un corto número de reglas; primero una flor presentada derecha expresa un pensamiento; así por ejemplo, una rama de alfalfa o mielga significa vida; al revés, significará muerte. Segundo puede variarse el significado de casi todas las flores variando su posición. La flor de la caléndula colocada sobre la cabeza, significa pena de ánimo, sobre el corazón pena de amor; sobre el seno, disgusto, enojo. Tercero, en fin el pronombre yo se expresa inclinando la flor a la derecha , y el pronombre tú dándole una dirección contraria. Tales son las reglas principales que es indispensable poseer. Lo que es mucho mas difícil de retener es el símbolo que encierra cada flor. Con ellos podría componerse un diccionario voluminoso, pero nos contentaremos con dar aquí la lista de las flores y plantas cuyo empleo es más frecuente, con su respectiva significación.

Ababol: Consolación.

Abeto: Fortuna.

Acacia blanca: Amor platónico.

Acaciarosa: Eiegancia, donosura.

Acanto: Artes liberales, nudos indisolubles.

Acebo: Misantropía.

Adelfa: Acabó mi amor.

Adonida: Recuerdos dolorosos.

Adormidera: Insensibilidad, sueño.

Ajenjo: Ausencia, amargura, disgustos.

Albahaca: Necesidad, pobreza.

Albahaca florida: Odio.

Albahaca silvestre: Fidelidad en la desgracia.

Alelí doble: Belleza permanente.

Alelí sencillo: Afecto, simpatía.

Alerce: Osadía, audacia.

Almendro (flor de): Viveza, ligereza, gran contento.

Amapola sencilla: Ignorancia.

Amapola doble: Consuelo.

Amaranto: Inmortalidad.

Anagalida: Cita.

Anana: Perfección.

Anémone azul: Recta inteligencia.

Anémone blanca: Candidez.

Anémone carmesí: Celos amorosos.

Anémone rosada: Carácter apacible.

Anémone silvestre: No tenéis derecho alguno.

Anémone matizada: Inconstancia en la amistad.

Anémone purpurina: Corazón insensible.

Angélica: Inspiración.

Aquilea: Guerra.

Arce: Sigilo, reserva.

Argentina: Franqueza, ingenuidad,

Artemisa: Dicha completa.

Asfodelo: Luto, penas.

Avellano: Reconciliación.

Azucena blanca: Inocencia, candidez.

Azucena amarilla: Dignidad, majestad.

Azucena color de naranja: Venganza.

Balsamina:  Análisis, critica.

  • Alta el

    20/05/2012

    Modificado el

    20/05/2012

    Contenido ID

Seguir Navegando

Contenido relacionado Social Códigos, Usos Sociales... Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


Contenido Relacionado

¿Te ha gustado?

Facebook

Google +

 


Mas Relacionados

Citas Celebres

    • A mucha cortesía, mayor cuidado. Mateo Alemán.

Preguntas con Respuesta

Acceso Usuarios

E-Mail

Contrasena

Recordarme

Acceso de Usuarios Registrados.

Usuarios RegistradosSi no está registrado vaya a Registro de Usuarios. También puede Recordar su Contraseña.

 

Acerca de protocolo.org

Protocolo y Etiqueta es un portal enciclopédico de conocimiento especializado en el protocolo ceremonial, y en el uso y costumbres adecuados a las buenas maneras y comportamientos den las diferentes culturas y civilizaciones.

El editor no se hace responsable de las opiniones expuestas en las secciones de comentarios públicos.

Existe una Política de Privacidad relativa a los usuarios registrados del portal. Contenidos inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual.

Publicidad

Si dessea Anunciarse en protocolo.org tenemos una página con un mapa publicitario del portal

Contacto

 

Otros Portales de Cronis:


Licencia de Creative Commons

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons.Aviso Legal

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2010 Cronis On Line S.L. - Todos los derechos reservados. Recomendar este sitio.