Logo Protocolo y Etiqueta

La elegancia, algo más que buenas maneras. V

La compostura. La compostura es el sentido negativo de la elegancia en cuanto designa ausencia de fealdad en la figura y conducta personales

 

Revista “Nuestro Tiempo”, nº 508, octubre 1966 (pp. 110-123).

Las conducta individual y la compostura, Pareja en el parque
Mantener la compostura. Las conducta individual y la compostura, Pareja en el parque

La compostura

Una vez que el pudor y la vergüenza han enseñado el límite entre lo decente y lo indecente, podemos preguntarnos de qué modo acontece la presencia de lo bello en la persona. La respuesta es la que da título a estas páginas: compostura y elegancia. Ya se dijo que el objeto de la elegancia es la presencia de lo bello en la figura, en los actos y movimientos, o mejor dicho, el mantenimiento activo de esa presencia, aquella obra de arreglo y compostura que hace a la persona, no sólo digna y decente, sino bella y hermosa ante sí y ante los demás.

Para explicar esta idea voy a proponer al lector una cierta novedad, para la que solicito su aprobación. Consiste en introducir una distinción entre dos "elegancias": una tiene un sentido más bien negativo, como para sólo preservar de lo vergonzoso. Es la que llamaré compostura. La otra es la elegancia "de verdad", plena de sentido positivo, que incluso podría definirse como la belleza personal.

La compostura es el sentido negativo de la elegancia en cuanto designa ausencia de fealdad en la figura y conducta personales. En realidad esta actitud humana fue considerada por los clásicos como una virtud, para ellos algo menor, que denominaron "modestia". El Diccionario de la Real Academia Española dice que modestia es "cualidad de humilde, falta de engreimiento; pobreza, escasez de medios", y este es ciertamente el sentido actual de esa palabra en el lenguaje ordinario.

Pero ese mismo Diccionario antepone otra acepción distinta, tomada directamente de la filosofía clásica, que dice así: Virtud que modera, templa y regla las acciones externas, conteniendo al hombre en los límites de su estado, según lo conveniente a él". Nadie entiende hoy así la modestia. A esto hay que llamarlo más bien "compostura", y así me parece que habría de hacerse, rectificando el Diccionario si es preciso.

La cortesía no es una virtud, sino una especie de cualidad necesaria para la convivencia humana

Para Andrónico de Rodas, primer editor de las obras de Aristóteles, la compostura era "la ciencia de lo que dice bien (lo decente) en el movimiento y las costumbres", "el buen orden que se ocupa de lo conveniente en los diversos negocios y circunstancias", "espíritu de discernimiento, es decir, de distinción, en las acciones". Su maestro Aristóteles, en cambio, decía que la compostura (por supuesto, él la llamó de otra manera: afabilidad) versa sobre lo que resulta agradable o desagradable en los dichos y hechos respecto de los hombres con quienes se convive. Esto no es otra cosa que las buenas maneras de las que hoy tanto se habla. Tomás de Aquino, por su parte, afirma que la compostura o decoro es una virtud que regula los movimientos externos del cuerpo.

Un autor de moda que escribe sobre las virtudes, el francés A. Comte-Sponville, insiste en que la cortesía no es una virtud, sino una especie de cualidad necesaria para la convivencia humana. En este caso parece obligado disentir, pues la compostura engloba algo más profundo que la simple cortesía externa, aunque ambas apuntan hacia la buena educación, los buenos modales y palabras en la vida social. Ser cortés no es sólo tratar correcta y educadamente a las personas, lo cual implica ya reconocerlas dignas de buen trato, sino todavía más: omitir decididamente todo detalle que resulte molesto o vergonzoso, e incluso buscar la compostura, la finura y el donaire en el decir y actuar, de modo que se merezca por ello la estimación, el aprecio, y aún la admiración.

La compostura incluye en primer lugar limpieza, ausencia de lo sucio y manchado que podrían afear a la persona. En segundo lugar contiene pulcritud, que es un aseo cuidadoso, el cuidado de la propia presencia, un estar la persona "compuesta" y preparada, en disposición de aparecer públicamente ante quien en cada caso corresponda. En tercer lugar compostura es orden, un saber estar que no se refiere sólo a la disposición material de objetos y vestidos, sino al moverse del modo conveniente, en el momento adecuado y, sobre todo, con los gestos adecuados. Esto es el decoro, algo así como el orden de los gestos y de las palabras, su oportunidad y mesura, su adecuación con lo que quieren expresar y con el destinatario de esa expresión: decoro son, por lo tanto, las buenas maneras.

La educación en la elegancia comienza por la enseñanza de estos aspectos básicos incluidos en la compostura. Los niños difícilmente valoran su importancia, pero sin ella no se hacen aptos para ingresar en la vida social. Es un error corriente, que se pone de moda en épocas y personas románticas, juzgar que todo esto es convención y artificio hipócrita, cuando en realidad constituye algo así como la civilización del instinto y de la espontaneidad por medio del rito y la costumbre, algo que constituye la base de toda educación y aprendizaje humanos. El "naturalismo", en forma nudista, robinsoniana o "hippie", suele terminar en lo cutre, ese "Teísmo" sin elegancia que no es consciente de su vulgaridad. Las buenas maneras son, en palabras de Kant, lo que "transforma la animalidad en humanidad".

Mantener la compostura exige cuidado, tiempo, arreglo en definitiva. Esto obliga a dedicarse atención, a ocuparse de uno mismo y de la propia apariencia. Si uno no quiere mostrarse desaliñado debe cuidar su exterioridad, cortarse las uñas, cambiarse de ropa, prestar atención, evitar las manchas y los malos olores. Perder la compostura es una forma de perder la dignidad: ¿quién no se ha visto en la disyuntiva de tener que elegir entre correr para subir al autobús o no quedarse sin ellas? La persona descompuesta y descuidada se desperdiga, tiene un déficit del recto amor a sí misma que precisa para remediar los defectos y deterioros de su condición corpórea y temporal, que irremediablemente se van introduciendo en ella en forma de desgaste y estropicio. Por el contrario, la persona compuesta tiene un centro que reúne lo disperso, una regla que mide y ordena, un sosiego nacido del estar dueña de sí.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Vaya cara más dura que tienes

    Gestos típicos de España: del "caradura" al "me tienes harto" En esta segunda parte explicamos algunos de los gestos que expresan sentimientos tales como la caradura, la locura o el hartazgo. El prestigoso diario inglés The Guardian ha publicado una sencilla

  • Partida de ajedres.

    Vestuario recomendando para jugar un campeonato de ajedrez. La Federación Internacional de Ajedrez - FIDE - ha publicado su "dress code" o recomendaciones de vestuario para los ajedrecistas y sus acompañantes. ¿A quién afecta estas recomendaciones? -

  • Las elegancia es algo más que buenas maneras. Collar de perlas

    Tener buenas maneras no solo es vestir bien La elegancia se confunde en múltiples ocasiones con conceptos tales como buen gusto, estilo, personalidad, etcétera. El propio diccionario de la R.A.E. -Real Academia Española- indica que elegante es " una persona

  • Corsages de mujer

    ¿Cuándo es apropiado usar un corsage ? ¿Qué es un corsage ? ¿Para qué sirve? Cuando se celebra un baile de adolescentes, que bien puede ser un baile de instituto, una fiesta de graduación, un baile de debutantes o alguna fiesta similar, podemos observar

  • Imagen Protocolo

    Michael J. Braddick, profesor en Sheffield, se encarga de la introducción, de la que mostraremos los primeros párrafos. Lo que hay en el centro de ese asunto académico que llamamos descripción densa es el sentido ambiguo de un movimiento físico: un muchacho

  • Ilustración biblioteca de la facultad. La Bibliomata.

    El mundo de la modestia y las buenas maneras Esta (¿qué se yo como pudo ser?) dizque supo mucho aunque era mujer. Porque como dizque dice no sé quién, ellas sólo saben, hilar y coser. Poema de Sor Juana Inés de la Cruz. Los cambios bruscos en el nivel

  • Los tópicos sobre cómo son los españoles. Torero en plena faena

    Como ser español, según The Times Hablan mal, beben vino tinto y siempre terminan su cena, así son los españoles. Este es el comienzo de un artículo sobre los españoles que recoge un montón de tópicos, típicos de la gente que desconoce un país. Según

  • Exposición de abanicos

    El lenguaje del abanico y curiosidades históricas El abanico nos presenta, todo lo que la mujer ama, todo lo que su corazón puede sentir ; dice que sí y que no; condena y aprueba; y puede revelarnos, en fin, todos los pensamientos de una dama. Desprez.