Protocolo & Etiqueta Utiliza cookies de sesión propias, y cookies de terceros para ofrecer una mejor experiencia a nuestros usuarios. Cookies en Wikipedia Acepto

Protocolo y Etiqueta 2.0protocolo.org

-

-

¿Qué es la urbanidad? De la urbanidad y el decoro.

  • Las leyes de la moral imponen al hombre que vive en sociedad, la obligación de ser prudente, discreto, circunspecto, indulgente.

Herramientas

Reproductor VOZ

  • VOZ Voz 


Autor y Fuente

  • Autor

    D. F.A. y G. Reglas y consejos para bien parecer en la sociedad.

  • Fuente

    Manual de la Urbanidad y el Decoro.

 

Nota

  • 6336

    Artículos HistóricosAviso: Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia, para conocer la historia y evolución de la sociedad y sus normas. Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte estas ideas u opiniones, que se publican, únicamente, a título informativo.

¿Qué es la urbanidad?

La Urbanidad, dice Duclos, es la expresión y la imitación de las virtudes sociales. El espíritu de la Urbanidad, según La-Bruyére, consiste en cierta atención y buen modo en las palabras y modales, por cuyo medio se logra que los demás estén satisfechos de nosotros y de sí mismos.

Las leyes de la moral imponen al hombre que vive en sociedad, la obligación de ser prudente, discreto, circunspecto, indulgente para con las imperfecciones y aun los defectos de los demás, severo para con sus propias debilidades, respetuoso y atento con los superiores, bondadoso y afable con los inferiores, dispuesto siempre a mostrar agrado y estimación a los iguales. Si tiene la dicha de reunir a estas bellas cualidades un delicado juicio para ser tan enemigo de la falsedad como de la insolencia; si posee el arte de distribuir los beneficios con tino y discernimiento; si sabe hablar, callar y obrar oportunamente, se apetecerá su compañía, se le hallarán a cada momento nuevas gracias, y será el objeto preferido de todos.

"El hombre urbano de elevada clase se despoja del fausto que suele acompañar a la dignidad y a la grandeza"

El verdadero urbano nos proporciona inmediatamente la comodidad. Con él no hay sujeción ni embarazo. Si no se aceptan sus ofertas, no se agravia por esto, ni nos obliga a aceptarlas con sequedad. Se puede sin inconveniente ser de un dictamen opuesto al suyo y obrar con toda libertad y franqueza.

El hombre urbano de elevada clase se despoja del fausto que suele acompañar a la dignidad y a la grandeza, permite que el inferior hable y proceda sin timidez, le ayuda a producirse, interpreta favorablemente las ambigüedades hijas de la falta de instrucción y de mundo, fija él mismo los límites del respeto, y hasta disimula la irreverencia cuando no precede de mala intención.

En el hombre atento y urbano la conversación, los modales, el modo de vivir, todo indica una cortesanía no tanto adquirida con el trato y comercio de los hombres, como nacida de su buen corazón y del deseo de hacer bien.

La aspereza o si quiere, el orgullo se encuentra solamente en los hombres de mérito limitado; amigos, por lo mismo, de aprovechar todas las pequeñeces y recursos de una vana ostentación.

Un hombre grande, un héroe es regularmente sencillo y humano. Cuanto más se aproxima a la grandeza, menos uso hace del arte y de la afectación.

Un talento distinguido ilustra al hombre, dice Chesterfield; un brillante mérito le  hace respetar; un profundo saber le adquiere admiradores; solo la Urbanidad le procura el afecto y el cariño

  • Alta el

    11/03/2010

    Modificado el

    13/03/2010

    Contenido ID

Seguir Navegando

Contenido Relacionado

Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


Contenido Relacionado

 

Comentarios

Su opinión es importante. Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Recuerde comentar es gratis, y ayudar a otras personas satisfactorio.

Citas Celebres

    • El civismo no es una cuestión de buenas intenciones sino de buenas acciones. Anónimo.

Preguntas con Respuesta

    • Tengo que organizar una cena, para 12 personas, y cuento con una gran mesa redonda. En la parte central quiero poner un centro de mesa. He visto en una tienda especializada en decoración un precioso centro de flores secas. ¿Puedo ponerlo como adorno de mesa? Muchas gracias.

    • Si. Aunque, sería mejor optar por uno de flores frescas (que le pueden preparar en cualquier floristería) pues suelen dar más colorido a la mesa. Si el tamaño se ajusta a la mesa (no es demasiado alto y es proporcional a las dimensiones de la mesa), puede utilizarlo perfectamente. Además, las flores secas, tienen la ventaja adicional de poder ser utilizadas posteriormente como elemento decorativo de la casa.

       

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2015

Generado con contentG

Contacto

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons. Aviso Legal. Politica privacidad