Logo Protocolo y Etiqueta

La Urbanidad en la mesa, para señoritas

En la mesa y en el juego es donde más pronto se conoce la buena o mala educación de las personas

 

Compendio de las más esenciales Reglas de Urbanidad y buena crianza para niñas.

Imagen del libro 'The letters of Charles Dickens'.
Mesa. Imagen del libro 'The letters of Charles Dickens'.

En la mesa. Urbanidad para señoritas

¿Qué debe tener en cuenta una niña al sentarse a comer, especialmente sí es fuera de casa?

Que en la mesa y en el juego es donde más pronto se conoce la buena o mala educación de las personas.

¿Qué deben hacer las niñas cuando sean invitadas a comer?

Recordar escrupulosamente las advertencias que les hayan hecho sus padres en este punto; sentarse a una distancia proporcionada de la mesa, extendiendo la servilleta sobre las rodillas, poniendo el cubierto a la derecha y el pan a la izquierda; no demostrar prisa por empezar a comer, y no hacerlo hasta que empiecen los dueños de la casa. Deben evitar las niñas la mala costumbre de comer pan antes de empezar el primer plato, lo que indica voracidad o impaciencia, y no deben comer ni con tal precipitación que acaben antes que los otros, ni con tanta calma que les hagan esperar. El pan debe partirse con el cuchillo a medida que se vaya necesitando, y se debe comer la miga con la corteza, sin separarlas.

¿Cómo deben ser los bocados, así de pan como de los demás manjares?

Pequeños, para no hacer gestos al masticarlos y para poder contestar a las preguntas que se nos dirijan.

¿Cómo deben tomarse los alimentos?

Los caldos y las salsas, con la cuchara; las cosas sólidas, con el tenedor, partiéndolas antes en pedazos con el cuchillo y evitando con especial cuidado llevar los dedos al plato. Si a pesar de esto se manchasen los dedos, deben limpiarse con la servilleta, haciendo lo mismo con los labios antes y después de beber. Los huesos, espinas y desperdicios de los manjares deben dejarse a la orilla del plato.

¿Cómo deben cogerse las copas y los vasos?

Tomándolos por la mitad y nunca por los bordes, con los primeros dedos de la mano derecha.

¿Qué otras cosas han de tener presentes las niñas en la mesa?

Que deben comer con moderación, prefiriendo quedarse con apetito a hartarse de alimentos; lo que, sobre ser peligroso para su salud, las acreditaría de glotonas; que no deben oler los manjares ni soplarlos para que se enfríen, ni hacer ascos a lo que no les guste, ni poner faltas a lo que tomen, diciendo que está salado, soso o mal hecho, ni beber con la boca llena, ni comer a dos carrillos, ni hacer preguntas a otra persona cuando esté comiendo o bebiendo.

¿Qué deben procurar, sobre todo, las niñas para no hacer mal papel en la mesa a que las hayan invitado?

Fijarse en lo que hacen las niñas de la casa, y, sobre todo, las personas mayores, para imitarlas prudentemente.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8423

    Artículos Históricos

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Traje de paseo (toilette de promenade ) para caballeros. Los sombreros están mandados recoger . Solo se estilan en los salones de baile , en los términos que más adelante explicaremos. Para abrigo de la cabeza se llevan pelucas enormes, hechas de melenas

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. El hombre fino, ¿qué ha de observar en el trato con las señoras? Al pasar por una escalera con una señora o un mayor, ¿qué debemos hacer? ¿Cómo se portará Vd. al ser llamado a la mesa? ¿A quién corresponde hacer los honores

  • Imagen Protocolo

    Reglas de la conversación. Como la poca reflexión de los niños les hace hablar muchas veces más de lo que es menester, y por más reglas que se les den nunca serán suficientes para las que necesitan, propondremos todavía otras muchas, y aun no pocas casi

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Esta tarde, hijos míos, acabaremos la parte que corresponde a la moral, y os haré ver que no se debe tratar mal a los animales. Jacobito. - ¿Es también eso parte de la moral humana? El Padre. - No, hijo mío; se puede ser hombre de bien, y

  • Imagen Protocolo

    Escasez de placeres civiles en los pasados siglos. Disminuyendo la suma de placeres inocentes queda, en igualdad de circunstancias, más tiempo y más capital para los placeres ilegítimos. La historia de las artes puede sugerirnos alguna idea acerca del

  • Imagen Protocolo

    La sociedad. Pues bien, en la sociedad se encuentran muchos hombres y muchas mujeres que comprenden el deber como el viejo puritano. Cierto es que hay otros que no observan la misma conducta, pero saben que hacen mal aunque su posición social sea buena

  • Imagen Protocolo

    El amor propio. Un autor compara el amor propio a una pelota de viento; desgraciado aquel que le da una picadura. Esta comparación es exactísima. Así nada importa más en la sociedad que conocer a fondo todas sus diferencias, porque regularmente se pica

  • Ceder el paso

    Pensamientos sobre la cortesía Antología sobre la cortesía Las reglas básicas de la cortesía son sencillas: alabar siempre lo bueno de los otros, suprimir los reproches, darle importancia a los demás y prestarles atención. Citar siempre errores propios