Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Los viajes y las conversaciones. Lo más importante para emprender un viaje es conocer el idioma del país que se va a visitar , sin lo cual todo se vuelven disgustos y dificultades. En viaje es preciso dejar a un lado costumbres y caprichos , para no emponzoñar

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Antes de la hora de comer , en donde ésta es la de las cinco o las seis de la tarde, las fuerzas decaen, e inmediatamente después de la comida nadie tiene deseos de trabajar; de donde resulta que en los dos períodos

  • Imagen Protocolo

    Cómo servir la mesa y trinchar los alimentos. Reglas para trinchar y servir la mesa. El que sirve , después de poner la sopa en un plato, lo entregará con la mano derecha a la persona para quien la puso. Todo lo demás lo pondrá, después de cortado, en

  • Imagen Protocolo

    221. No ser ocasionado, ni para empeñarse, ni para empeñar. Hay tropiezos del decoro, tanto propio como ajeno, siempre a punto de necedad. Encuéntranse con gran facilidad y rompen con infelicidad. No lo hacen al día con cien enfados. Tienen el humor al

  • Imagen Protocolo

    De la sociedad de los hombres. Si la sociedad de las mujeres es preciosa por los grados y ventajas que se hallan en ella, y la facilidad de adquirir bellos modales, gracia y ligereza en todas las acciones, la de los hombres es notable por otras cualidades

  • Imagen Protocolo

    Comer fuera de casa. Cuando comamos en hoteles, comeremos lo que más nos agrade. Muchas veces nos presentarán platos que desconocemos; en este caso, sirvámonos poquito, por si no nos gusta ; no mandemos retirar un plato lleno, síntoma de glotonería. Algunos

  • Imagen Protocolo

    Calidades esenciales del hombre urbano. Una de las primeras calidades del hombre urbano es el interesarse por la suerte de sus semejantes . Se apresura a prodigar los socorros cuando conoce que los necesitan, pero no por esto se entromete curiosamente

  • Imagen Protocolo

    El aseo y el cuidado del cuerpo. ¿Exige la urbanidad que el niño cuide del aseo de su persona? El hombre ha de ser limpio, pues el desaliñado causa asco a los demás, los retrae de rozarse con él, y da indicios de tener poco arreglo en todas sus cosas.