Protocolo & Etiqueta Utiliza cookies de sesión propias, y cookies de terceros para ofrecer una mejor experiencia a nuestros usuarios. Cookies en Wikipedia Acepto

Protocolo y Etiqueta 2.0protocolo.org

-

-

Historia y origen del tratamiento de Majestad

  • Según algunos datos históricos, no siempre para dirigirse a los reyes se ha utilizado el tratamiento de Majestad
Herramientas

Autor y Fuente
  • Autor

    Redacción A.U.

  • Fuente

    Diccionario Histórico Enciclopédico

 

Corona rey - Rey Lear
Foto  MikesPhotos - Pixabay  Corona Rey

Datos históricos sobre el uso del tratamiento de Majestad

 Historia y origen del tratamiento de Majestad

   El Diccionario Histórico Enciclopédico, nos indica, de la mano de D.V. Joaquín Bastus esta información sobre el tratamiento de Majestad:

   Generalmente se cree, y lo dicen casi todos los historiadores, que Carlos I de España, y V de Alemania, dispuso por el siglo XVI -los años 1519- que se diese a los monarcas de España el tratamiento de Majestad, los cuales hasta entonces tuvieron generalmente el título de Alteza.

   Aunque esta es la opinión más común, nosotros sin embargo creemos, apoyados en lo que dice nuestro laborioso Capmany, que mucho antes del reinado del Emperador y Rey, habían usado ya muchos monarcas el tratamiento de Majestad, no habiendo hecho este último soberano más que sancionar o establecer el uso de este dictado, que hasta entonces había sido vago o arbitrario.

Cronología en el uso del tratamiento de Majestad

   En efecto, de documentos auténticos resulta, como dice el historiador citado, que D. Martín, rey de Aragón, usó del título de Majestad en el año 1398; bien que en otros posteriores no se lee esta calificación, sino la del simple pronombre Nos, y en 1409 la de Excelencia.

Vidriera representado a un rey
Foto  mzmatuszewski0 - Pixabay  Vidriera rey

   En 1434 se renueva en una cédula de la reina Doña María el título de Majestad.

En 1443, D. Alfonso V se titula con Majestad.

   En 1453, el Consulado de Barcelona tributa al mismo Rey la cortesía de Majestad; pero en el contexto del memorial se mezcla con la de Excelencia y la de Señoria; bien que al fin de cada artículo que aprobaba el Rey, dice la Chancillería: "Place a su Real Majestad".

   En 1454 se lee una súplica al mismo soberano con la fórmula de Muy Alto y Muy Excelente Señor, y sigue con la de Vuestra Majestad.

   En 1458 se repite el tratamiento de Majestad a la reina gobernadora Doña María.

   En 1459 se tributa el mismo al rey D. Juan II. Éste en 1460 habla de su hermano D. Alfonso V, ya difunto, dándole el tratamiento de Serenísimo Señor; y en 1477 se apropia él mismo el de Alteza, bajo la palabra latina "Celsitudo Nostra".

   En 1483, el Duque de Segorbe llama al rey Don Fernando el Católico, Vuestra Excelencia; en el siguiente, Serenísimo Señor; en 1487, Ilustrísimo Señor Rey; y en 1492 repite Serenísimo Señor. Pero desde esta época en adelante, se lee constantemente usado el tratamiento de Majestad.

   De esto se colige auténticamente, que antes del reinado de D. Fernando el Católico, el tratamiento de Majestad no fue invariable en Aragón, pues alternaba con los de Serenidad, Señoría y Alteza; que desde el año 1492 se puede asegurar que quedó perpetuado; y que entre los reyes anteriores a D. Pedro IV no se usó forma alguna reverencial, sino la autoritativa de Nos y Vos.

  • Alta el

    19/05/2017

    Modificado el

    19/05/2017

    Contenido ID

Contenido Relacionado
Seguir Navegando

Contenido Relacionado

Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


 

Comentarios

Su opinión es importante. Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Recuerde comentar es gratis, y ayudar a otras personas satisfactorio.

Citas Celebres
    • No te sientes en las fiestas, puede sentarse a tu lado alguna persona que no te guste. Groucho Marx.
Preguntas con Respuesta
    • ¿Cómo se debe empujar el arroz? (cuando hace falta): ¿con el cuchillo?

    • El cuchillo es la "herramienta" de corte y de "ayuda" para la comida. Se puede ayudar al tenedor a empujar el arroz, pero nunca se debe utilizar para llevar el arroz a la boca. El cuchillo ni se chupa ni se lleva a la boca, nunca.

       

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2017

Generado con contentG

Contacto

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons. Aviso Legal. Politica privacidad