Protocolo & Etiqueta Utiliza cookies de sesión propias, y cookies de terceros para ofrecer una mejor experiencia a nuestros usuarios. Cookies en Wikipedia Acepto

Protocolo y Etiqueta 2.0protocolo.org

-

-

La propina. Cuándo darla. Cuánto dar. A quién dar la propina

  • La propina es una muestra de gratitud. En ningún momento la propina rebaja ni al que la da ni al que la recibe

Herramientas


 

¿Dejar algo de propina o no?

   El diccionario de la Real Academia Española la define como: "Agasajo que sobre el precio convenido y como muestra de satisfacción se da por algún servicio".

   La propina es una muestra de gratitud. En ningún momento la propina rebaja ni al que la da ni al que la recibe -cuando no se da algo tan irrisorio que sea molesto para el que la recibe-. Como bien dice la definición es un agasajo, una muestra de nuestro agradecimiento. Nunca una propina debe darse como una muestra de caridad o de compasión.

   El tema de la propina es muy diferente según el país en el que estemos, pero eso lo trataremos en el tema de otros países, cuando hablemos de cada país en concreto.

"Dar la propina es, la mayoría de las veces, un acto voluntario"

   En España la propina es un gesto de cortesía que se da por lo que estimamos ha sido un buen servicio, pero en ningún caso es una obligación o una costumbre "casi obligatoria" como en otros países.

   Si acudimos a un restaurante y no creemos que la atención o el servicio ha sido bueno no tenemos ninguna obligación de dejar un solo céntimo de propina. Ahora bien, si consideramos que la atención ha sido buena, podemos dejar un importe que consideremos oportuno como muestra de gratitud.

   Lo mismo ocurre con otros muchos servicios: el botones del hotel que nos sube las maletas y nos indica cuál es nuestra habitación, la enfermera que nos ha tratado estupendamente durante nuestra estancia en el hospital o la clínica -aunque en la sanidad pública esté prohibido aceptar propinas-, el acomodador -figura casi inexistente ya- que nos conduce hasta nuestra butaca en el teatro o el cine, el chico del supermercado que nos lleva a casa la compra del mes...

   Hay multitud de situaciones en las que mostrar el agradecimiento, por un servicio atento y correcto. Aunque sea su obligación o su trabajo, no en todos los casos un empleado cumple sus tareas con la cordialidad y amabilidad deseables. Es por ello, que la propina es un "suplemento" al coste del servicio que damos de forma voluntaria -valoramos la calidad, atención, amabilidad, educación, profesionalidad, etc.-.

   Con el aumento de los servicios a domicilio, casi todos los repartidores son "objeto" de nuestra propina, siempre que lo consideremos oportuno. Nosotros mismos, somos los que debemos valorar el servicio y saber si creemos que merece esa propina.

   Un ejemplo claro, podría ser ese repartidor impaciente que aporrea la puerta, o quema el timbre con el dedo, que no deja de apretar el timbre hasta que hemos llegado a la puerta. Si eso nos molesta, la mejor expresión de nuestra molestia es no dándole una propina -aparte de comentarle que no llame de esa manera-.

   Una cosa que debemos tener en cuenta, es no utilizar la propina para descargar ese montón de monedas, de pequeño importe -calderilla-, para dar la propina. No hace muy buen efecto y es un gesto poco apropiado y muy poco elegante.

   Tenemos que recordar que la propina es una muestra de gratitud, un gesto de cortesía no de caridad. No se puede ofender con el importe de la propina ni con la forma de darla. Debe ser un momento discreto, nada de exhibicionismos.

  • Alta el

    05/10/2003

    Modificado el

    20/05/2016

    Contenido ID

Seguir Navegando

Contenido Relacionado

Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


Contenido Relacionado

 

Comentarios

Su opinión es importante. Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Recuerde comentar es gratis, y ayudar a otras personas satisfactorio.

Citas Celebres

    • No es lo mismo educar para el conocimiento que educar para las buenas maneras. Spengler.

Preguntas con Respuesta

    • El otro día comiendo, una señora se estaba retocando los labios, con su lápiz de labios. ¿Es correcto?

    • No. En la mesa no debe uno "atusarse" el pelo, pintarse los labios, retocarse el rimmel, cortarse las uñas, etc. Para eso, se piden disculpas, se levanta de la mesa y se dirige al baño u otra habitación distinta en la que no se esté comiendo.

       

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2015

Generado con contentG

Contacto

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons. Aviso Legal. Politica privacidad