Protocolo y Etiqueta 2.0protocolo.org

-

-

Etiqueta del camarero. Atención al público y profesionalidad.

  • Un camarero profesional que sabe hacer bien su trabajo sabe tratar a todos los clientes de forma correcta y educada.

Herramientas

Reproductor VOZ

  • VOZ Voz 


 

Foto  zoetnet  Camarero trabajando.

El camarero profesional. Buena atención al cliente.

Un buen camarero (persona que sirve en los hoteles, bares, cafeterías u otros establecimientos análogos, y también en los barcos de pasajeros) siempre está pendiente de los clientes. Cualquier petición por parte del cliente debe ser atendida a tiempo y de forma educada. Si no pierde de vista la mesa puede intuir o prever las posibles necesidades de los clientes sentados a la misma (puede ver que se termina el vino, que se cae un cubierto al suelo, que se termina el pan, etc.).

Un camarero educado y profesional nunca debe tratar a los clientes de tú -tutear-, incluso aunque sean conocidos o clientes habituales, salvo algunas excepciones. De la misma manera, tampoco el cliente debería tutear al camarero (eso lo veremos en otros artículos en los que se hable sobre los clientes de un establecimiento de hostelería).

En el caso de que el camarero no se encuentre atento a una determinada mesa puede ser avisado por el cliente levantando la mano, pero no se le llama a voces, con golpes en la mesa o en cualquier otro elemento de la mesa (haciendo ruido con el vaso, el plato, etc.) o bien dando palmadas o saliendo a por el de la mesa.

Si lo que desea es pedir la cuenta, se puede hacer un pequeño gesto de firma o escritura sobre la mano, que será interpretado por el camarero para preparar y llevar la cuenta a la mesa. El camarero siempre debe presentar la cuenta al hombre que se la ha pedido, salvo que le hagan cualquier otro tipo de indicación previa al respecto. Por tradición, aunque ha cambiado mucho en los últimos tiempos, si hay una pareja, se suele presentar la cuenta al caballero.

"El cliente siempre tiene la razón... con un determinado límite"

En el caso de tener algún tipo de problema con el cliente, que el propio camarero no puede solucionar o que se le va de las manos, debe solicitar la presencia del jefe de sala, de un superior o del propio dueño del negocio. No es correcto que un camarero se "enzarce" en una discusión y mucho menos llegar a las manos (una pelea).

Al camarero se le pueden hacer reclamaciones, pero no se le puede gritar, reñir o ponerle en cualquier tipo de aprieto o situación embarazosa. Hay hojas de reclamaciones para ello, pero no se puede encarar con el personal del establecimiento, bajo ningún concepto. El camarero, si es un buen profesional, deberá saber cómo guardar la calma y no perder los nervios ante este tipo de situaciones. Aunque el cliente siempre tiene la razón, todo tiene un límite.

Resumiendo, un camarero profesional debe saber hacer bien su trabajo, porque lado servir y retirar la comida, la bebida, etc., respetar el ritmo de los clientes a la hora de comer, saber afrontar los imprevistos, saber hacer sugerencias, saber informar y saber comportarse delante de los clientes. El éxito de un establecimiento no solo depende de la calidad de sus productos y sus elaboraciones, sino también del comportamiento y profesionalidad de su personal.

  • Alta el

    14/01/2008

    Modificado el

    21/06/2014

    Contenido ID

Seguir Navegando

Contenido Relacionado

Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


Contenido Relacionado

 

Comentarios

Su opinión es importante. Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Recuerde comentar es gratis, y ayudar a otras personas satisfactorio.

Citas Celebres

    • Conceder talento al que no lo tiene es una sutíl forma de burlarse de él. Anónimo.

Preguntas con Respuesta

    • En un reciente viaje a Japón, mi jefe hizo ciertas cosas, creo que incorrectas. Hablar directamente de negocios, nada más presentarnos; tener cierta prisa o impaciencia e incluso dar un afectuoso saludo a una persona desconocida. ¿Actuó de forma correcta?

    • No, no actuó muy bien y eso puede perjudicar sus negociaciones. No demuestre demasiada efusividad cuando le presentan a otra persona, y mucho menos tratarla como si la conociera de toda la vida; es una falta de respeto y cortesía. Hablar directamente de un negocio y además mostrando inquietud o prisa, es un mal comienzo en Japón. Las cosas deben ir más despacio y dar un cierto tiempo para “calentar motores”, hablando sobre temas más triviales e incluso algunos temas relativamente personales que ayudan a tener un cierto conocimiento mutuo de las personas y ayuda a establecer un cierto vínculo más personal y de confianza.

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2015

Generado con contentG

Contacto

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons.Aviso Legal