Protocolo y Etiqueta

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Compartir confidencias. Etiqueta en los aviones

Los viajes en avión, sobre todo cuando son muy largos, pueden dar lugar a tomarnos algunas confianzas de más con otros pasajeros

 

Una conversación en un avión
Conversar - Platicar. Una conversación en un avión

¡No me cuente sus intimidades!

Una cosa es entablar una conversación amena y agradable con alguno de los pasajeros que están a nuestro lado y otra es hacerle confidente de secretos e intimidades que no vienen al caso. Es posible que al bajar del avión nos arrepintamos de haber contado alguna de esas intimidades.

Demasiado parlanchín

No hay que ser un pesado y "obligar" a la otra persona a escucharnos aunque no tenga ganas de hacerlo. La verborrea incontrolada no es una buena compañera de viaje. Sobre todo para los que se sientan al lado de una persona que sufre esta "enfermedad". Soportar a una persona así no es nada fácil de llevar.

No contar intimidades ni problemas
Platicar - Conversar. No contar intimidades ni problemas

No, por favor, no me cuentes tu vida

Si comenzamos una conversación debemos evitar contar confidencias, secretos e información íntima. Tampoco debemos aburrir a nadie contando nuestros problemas y haciéndole partícipe de nuestras preocupaciones. Nunca sabemos con quién estamos hablando.

Si su compañero de asiento está durmiendo, leyendo, escuchando música o viendo una película o viendo la televisión en su teléfono, ordenador o tableta, lo mejor es abstenerse de molestar a esa persona.

No compartir secretos e intimidades

 

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado