Logo Protocolo y Etiqueta

Cómo fumar un habano (puro). Normas para disfrutar de los puros

Todo buen fumador debe saber, no solo elegir un buen tabaco, sino tener respeto por las personas que están a su lado

 

Cómo fumar un puro habano.
Fumar. Cómo fumar un puro habano.

Cómo disfrutar de un puro habano

Fumar, aunque peligroso para la salud, sigue siendo un gran placer para los fumadores. Pero cuando hablamos de un buen puro -personalmente un buen habano- entramos en la categoría delicatessendel mundo del tabaco.

Un buen fumador de puros debe tener unas mínimas reglas de cortesía para con el resto de personas a su alrededor. No todo el mundo disfruta con el humo y el fuerte aroma de un puro:

Fumar un puro habano
Fumar un puro. Fumar un puro habano

1.- No debemos fumar o entrar fumando en ascensores, coches o transportes públicos, y en general, en cualquier lugar cerrado, sobre todo si este es público.

2.- Si fumamos en un lugar público donde esté permitido (el andén de una estación, por ejemplo), y vemos que podemos molestar a alguna persona, hay que barajar la posibilidad de cambiar de lugar para evitar molestias o quejas.

3.- Cuando esté a punto de caer ceniza, no dejemos que caiga al suelo, Busquemos algún cenicero o espacio dedicado a ello para depositarla. No debemos, ni por asomo, echarla en una papelera o contenedor; pueden tener papeles y originar a un incendio.

4.- En sitios cerrados donde se permite fumar, toros, boxeo, fútbol, etc. hay que tener cuidado de no "compartir" el humo con nuestros compañeros de asiento. Procuremos desviar el humo del tabaco, en la medida de lo posible, hacia otro lado.

5.- Si nos disponemos a fumar un puro en una fiesta o banquete, y somos los anfitriones, podemos ofrecer un cigarro puro al resto de personas que se encuentran con nosotros en ese momento. Si somos un invitado, no se ofrecen puros a los demás como si se tratase de un cigarrillo -se supone que una persona no sale de casa con una caja de puros en el bolsillo-.

6.- Según los expertos, el humidificador, es como un diario personal. No se abre y se toma un puro si su dueño no nos lo ha ofrecido.

7.- Si somos los anfitriones de una fiesta, procure eliminar los restos de ceniza y tabaco de los ceniceros con cierta asiduidad, ya que éstos producen un fuerte olor que impregnan toda la habitación. También debemos contar con un en encendedor de cortesía y un cortapuros.

8.- Si hemos estado en una fiesta o en un acto en el que se han fumado puros -vale también para los cigarrillos-, hay que cambiarse de ropa y echarla a lavar, pues el olor del humo del tabaco se pega mucho a la ropa.

9.- Entre los fumadores de puros no se ofrece fuego. Puede ofrecer su mechero, pero el encendido del puro es una cosa muy personal.

10.- La vitola -anilla de los cigarros puros- del puro, debe adornar el mismo hasta el último tercio de su consumo. No "desnudemos" demasiado pronto el puro.

11.- Y por último, en una comida -ya sea almuerzo o cena-, no debemos "disfrutar" de nuestro puro hasta la hora del café -y es mejor hacerlo fuera de la mesa-. Además debemos consultar con nuestros "vecinos" de mesa, para saber si les molesta que fumemos.

 

contentG Stats

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado