Logo Protocolo y Etiqueta

Dar el pésame. Cómo se da. A quién se da. Expresiones

Expresar el sentimiento de pena y dolor que se siente por la pérdida de un ser querido a sus familiares

 

Dar el pésame.
Manos. Dar el pésame.

Cómo dar un pésame

El pésame es la expresión con que se significa a uno el sentimiento que se tiene de su pena o aflicción con motivo de algún fallecimiento. Se mezcla mucho con los capítulos del velatorio y la ceremonia. El pésame puede darse de dos formas:

Presencial

Se acude al velatorio o casa doliente, y se expresa en persona nuestras condolencias a los familiares del finado.

También se acostumbra a tener un libro de firmas y una urna para depositar las tarjetas con las cuales les sirve a los familiares para dar las gracias en fechas posteriores; en función del número de ellas se dan las gracias en particular, o se hace por un medio de comunicación para mostrar el agradecimiento a las muestras de condolencia.

A distancia

Por diversos motivos, sino nos encontramos en el lugar del velatorio, podemos dar el pésame de forma hablada por teléfono, o de forma escrita (mucho más elegante).

Si optamos por la opción escrita, utilizaremos el telegrama si queremos hacer llegar nuestras condolencias a tiempo, o la carta si queremos expresar algún otro sentimiento que no podemos resumir en el telegrama, aunque los pésames deben ser breves y sinceros.

Y por supuesto, siempre hágalo de forma manuscrita, nunca a máquina u ordenador. Tiene que ser algo personal.

Fórmulas. Frases de pésame

La fórmula más tradicional a la hora de dar el pésame suele ser " Le acompaño en el sentimiento ".

Aunque se utilizan otras muchas, e incluso podemos dejar que hable nuestro corazón y no decir ninguna frase hecha. Pero aquí están otras expresiones muy utilizadas

  • "Mi más sentido pésame"
  • "Le acompaño en su dolor"
  • "Siento la pérdida de ..."
  • "Le acompaño en el sentimiento"
  • "Mis más sentidas condolencias", etc.

Cualquier fórmula corta y sentida, será siempre una muestra de cariño hacia los familiares.

Algunos detalles

Nunca de un pésame a la entrada de la iglesia (y mucho menos a la entrada del féretro, sacando a la familia de la comitiva). Tampoco lo intente al finalizar la ceremonia, si el sacerdote ha hecho hincapié en el deseo expreso de la familia de no recibir pésames a la finalización del acto. Evite, salvo que no pueda, nervios, lloros, gritos de dolor, etc. Hay que acompañar a la familia en esos duros momentos, y no ponerles más nerviosos y tristes. Vigile sus emociones.

 

contentG Stats

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado