Protocolo y Etiqueta 2.0Logo Navidad.. Logo Navida difu.

-

-

¿Cómo montar una buena mesa para Nochebuena y Nochevieja? Mesa formal y elegante.

  • Las dos grandes estrellas de la Navidad, en casi todo el mundo, son la cena de Nochebuena y la cena de Nochevieja.

Herramientas

Reproductor VOZ

  • VOZ Voz 

Participa


  • Cerrar

 

Compartir

  • technorati

  • Facebook

  • meneame

  • wikio

Foto  iwona_kellie  Mesa de Navidad.

Cómo montar una buena mesa para Nochebuena y Nochevieja.

La llegada de las fechas navideñas suele conllevar, en la mayoría de los casos, reuniones y encuentros familiares y de amigos en torno a una mesa. Y las dos grandes estrellas de la Navidad, en la mayor parte del mundo, son la cena de Nochebuena y la cena de Nochevieja, amén de aquellas otras mesas que cada región o comunidad celebren como fiesta grande, como puede ser la comida de Navidad, la comida de Año Nuevo, la Noche de Reyes, etc.

¿Dónde va a ir la mesa?

En función del número de invitados y del tamaño de la casa, donde poner la mesa puede ser, en algunos casos, más que una decisión propia una decisión obligada. Es decir, la mesa puede no ir donde quiera, sino donde pueda, donde quepa. Las casas actuales suelen tener un número muy ajustado de metros cuadrados en los que no se pueden hacer muchas filigranas. Una vez localizado el sitio más adecuado hay que contar con la ubicación de las correspondientes sillas y con la facilidad que hay que dar a la persona o personas que deben ir a la cocina de forma relativamente frecuente (a por platos, cubiertos, la comida, la bebida, etc.). Hay que tener y dejar un sitio adecuado para este tránsito. También es importante que la mesa quede bien fija y que no baile o cojee. Es muy incómodo, y peligroso, comer en una mesa que se mueva.

Aunque no es lo más recomendable, en el caso de tener dificultad para poner una sola mesa grande, se puede optar por dos más pequeñas que puedan caber de forma separada. Pero siempre hay que hacer todo lo posible porque todos estén sentados en una sola mesa para poder estar todos juntos.

Vestir la mesa. Una mesa de etiqueta.

Una vez que la mesa ya tiene "su sitio" reservado, es hora de vestirla y decorarla. Al igual que una persona elige vestuario y complementos, la mesa también tiene su vestuario principal, que es el mantel y sus complementos que son los distintos adornos que la decoran (centros de mesa, candelabros, etc.).

El mantel, siempre que sea posible, de una sola pieza, para evitar tonos distintos (es difícil que dos manteles tengan el mismo color, salvo que sean nuevos), "empalmes" de varios manteles, arrugas que afean y desestabilizan platos, vasos y otros elementos, y en general unir varios manteles da lugar, en cierta manera, a una pérdida de uniformidad en la mesa, al verse los bordes de los distintos manteles que se han unido o solapado.

El mantel debe "colgar" por los lados de la mesa, sobre un tercio de la altura que hay entre la mesa y el suelo. En estos casos especiales, se puede hacer una excepción y que el mantel pueda quedar algo más corto, pero debe colgar un poquito. Si queda demasiado justo es mejor optar por colocar otro mantel.

El mantel, mejor de hilo o algodón, o cualquier otro tejido natural, pero debe evitar los tejidos sintéticos. Lo que si puede ser más atrevido es el color e incluso elegir uno con estampado. En Navidad, suele ser bastante habitual, permitirse alguna licencia en cuanto al "vestuario" de la mesa y con ello se pretende darle un mayor ambiente navideño. No obstante, las clásicas mantelerías de toda la vida son también perfectamente válidas para estas fiestas.

Las servilletas a juego con el mantel y del mismo tejido. Dobladas de forma clásica, rectangular o triangularmente, y colocadas a la derecha del plato (o a la izquierda del mismo, si lo prefiere). También se pueden colocar sobre el plato.

En función del tamaño de la mesa y del número de comensales que va a sentar a la misma, puede calcular el espacio que le queda disponible para la decoración: uno o varios centros de mesa, candelabros o cualquier otro adorno. Hay que tener en cuenta que los adornos de la mesa no pueden establecer barreras entre los comensales, ni entorpecer el uso de los distintos elementos de la mesa. Tampoco es adecuado poner centros con flores, frutas, etc., que tengan un olor muy marcado pues puede molestar e incluso llega a desvirtuar el propio olfato del comensal y el aroma de los alimentos.

Si en la mesa hay varios comensales que sabe que son fumadores, la elección de candelabros o cualquier otro soporte para velas son muy adecuados, pues las velas encendidas le sirven para eliminar de forma más rápida el humo de los cigarrillos y los puros.

Hora de poner la mesa.

Una vez que la mesa ya está vestida con sus mejores galas, ahora le falta los elementos principales para una comida: vajilla, cristalería y cubertería.

Si opta por lucir su mejor cubertería, y ésta es de esas antiguas cuberterías de plata o alpaca, que suelen oscurecer o ennegrecer con el tiempo, es bueno darle una buena limpieza unos días antes para que esté en perfecto estado. La limpieza debe ser a fondo, ya que este tipo de metales, los de antes ahora vienen mejor protegidos, oscurecían con facilidad y no eran nada fáciles de limpiar. Por eso es mejor hacerlo unos días antes.

Foto  stock.xchng.vi  Mesa de Navidad.

El orden, tenedores a la izquierda y cuchillos y cucharas a la derecha, siempre colocados por orden de "intervención". Es decir, los que primero se van a utilizar, los más alejados del plato. Si opta por colocar los cubiertos de postre, encima del plato de forma perpendicular al resto de cubiertos. Los cubiertos deben estar juntos pero no pegados entre ellos. Es decir, no se deben tocar.

En cuanto a la vajilla, puede colocar un bajoplato o plato de adorno como base, siempre debe ser de mayor tamaño que el plato más grande de mesa que tenga su vajilla. Este bajo plato debe ser una base para colocar otros platos y no se cambia a cada plato. Sobre el mismo reposa un plato llano y encima un plato hondo o no. Es opcional. Puede ir encima un plato más pequeño o de aperitivos en el cual pueden ir servidos algunos canapés o aperitivos o bien puede servir para tomar ese aperitivo aunque no esté previamente servido. Si hay alimentos con cáscara u otros elementos de desperdicio, este plato de entrantes se cambiará tantas veces como haga falta (es muy típico en Navidad comer marisco, y ello da lugar a que el plato se llene de cáscaras con cierta facilidad). Los platos separados un dedo (1-2 cms.) del borde de la mesa. Y entre los comensales unos 65-70 cms. para que los invitados se puedan mover con cierta comodidad y soltura en la mesa.

Si ya sabe que bebidas va a servir en la comida, es hora de colocar la cristalería. Frente al plato y ligeramente ladeadas puede empezar por la copa de agua (que suele ser de gran tamaño, la de mayor tamaño en muchos casos -hacemos esta salvedad porque actualmente hay copas de vino tinto de mucho mayor tamaño que la de agua-), luego colocará la copa de vino tinto, y por último la de vino blanco. Como durante estas fiestas suele ser bastante habitual y, porque no decirlo, tradicional tomar cava (o champán), puede poner a continuación de las copas anteriormente mencionadas la copa de cava (tipo flauta).

La cristalería: La copa de agua siempre irá en la parte superior centrada respecto al plato y hacia la derecha la copa de vino blanco, la copa de vino tinto un poco más avanzada que la copa de vino blanco. La copa de cava, preferiblemente de flauta (largas), ya que conservan mejor las burbujas, irá situada en la parte superior de las copas a la altura de la de vino blanco. En ningún momento se ha de retirar de la mesa la copa de agua y las de vino, incluso en el momento que sirvamos otra bebida alcohólica; si quiere retirar alguna copa siempre se ha de preguntar antes de retirarla. Si posteriormente tiene costumbre de servir diversos licores, chupitos, etc. lo mejor es que esos vasos o copas los coloque en el mismo momento de traer esos licores, y así evita recargar la mesa con mucha cristalería.

En último lugar procure tener una luz apropiada para la cena, ni demasiado tenue ni demasiado fuerte, y mejor luz indirecta que directa. La temperatura agradable, entre 20 y 24 grados. Y el ambiente limpio y bien ventilado. Si hay fumadores, les puede pedir que fumen en otro sitio distinto del que va ser el comedor donde cenarán todos. Si lo desea puede tener una música de fondo, siempre a un tono muy bajo para que apenas se oiga y no moleste.

  • Alta el

    15/12/2007

    Modificado el

    22/03/2014

    Contenido ID

Seguir Navegando

Contenido relacionado Social Ceremonias, celebraciones... Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


Contenido Relacionado

¿Te ha gustado?

Facebook

Google +

 


Mas Relacionados

Citas Celebres

    • La persona que aspira a mandar, primero debe aprender a obedecer. Samuel Smiles.

Preguntas con Respuesta

Acceso Usuarios

E-Mail

Contrasena

Recordarme

Acceso de Usuarios Registrados.

Usuarios RegistradosSi no está registrado vaya a Registro de Usuarios. También puede Recordar su Contraseña.

 

Acerca de protocolo.org

Protocolo y Etiqueta es un portal enciclopédico de conocimiento especializado en el protocolo ceremonial, y en el uso y costumbres adecuados a las buenas maneras y comportamientos den las diferentes culturas y civilizaciones.

El editor no se hace responsable de las opiniones expuestas en las secciones de comentarios públicos.

Existe una Política de Privacidad relativa a los usuarios registrados del portal. Contenidos inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual.

Publicidad

Si dessea Anunciarse en protocolo.org tenemos una página con un mapa publicitario del portal

Contacto

 

Otros Portales de Cronis:


Licencia de Creative Commons

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons.Aviso Legal

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2010 Cronis On Line S.L. - Todos los derechos reservados. Recomendar este sitio.