Logo Protocolo y Etiqueta

Las niñas bien educadas en el juego.

Comportamiento que deben tener las niñas bien educadas en los lances y juegos.

 

Cartilla moderna de urbanidad para niñas.

Buena educación en el juego de las niñas.

1. ¿Tienen alguna utilidad los juegos o recreos?

Tienen mucha, porque distraen y recrean, es decir, vuelven a crear fuerzas en el cuerpo y en el espíritu.

2. ¿Pueden ser a veces perjudiciales?

Si, señor. Lo son cuando duran demasiado y cuando se juego por vicio.

3. ¿Son buenos todos los juegos?

Algunos hay que desdicen de la buena educación como son los que dan ocasión a tirarse por el suelo, a destrozar la ropa, pegarse, manosearse, etc.

4. ¿Qué reglas se han de tener presentes en los juegos de habilidad o destreza?

Principalmente las tres siguientes:

Primera. Saber ganar sin demostrar excesiva alegría.

Segunda. Saber perder sin enfadarse.

Tercera. No hacer trampas ni de broma.

5. ¿Cómo trata la niña bien educada los juguetes y los otros objetos que sirven para jugar?

Con mucho cuidado, para no romperlos ni mancharlos. Igual conducta observa con los ajenos, para no dañar ni disgustar a nadie.

6. Concretándonos a las muñecas ¿cómo se porta con la suya la niña cuidadosa?

Muestra su buen gusto en presentarla siempre limpia, bien peinada, bien vestida y sin roturas, pero evitando, en gracia a la modestia, vestirla lujosamente.

7. ¿Qué hay que decir de las disputas?

Que son siempre muy desagradables y por ello las niñas bien educadas las evitan con mucho cuidado.

9. ¿En qué punto pone especial atención la niña bien educada tocante a los juegos?

En daros por terminado puntualmente así que se lo mandan.

9. ¿Cuál es el peor enemigo de las buenas relaciones entre las compañeras de clase?

Son las discusiones acaloradas que se originan en los juegos o recreos.

También los santos y los hombres maduros toman recreos para descansar y reponerse. San Juan Evangelista gustaba de jugar con una perdiz que siempre iba tras él. San Francisco de Asís jugaba con los pajaritos, con los corderos, con los chiquillos que encontraba en la calle. San Francisco de Sales invitaba a los sacerdotes que venían cansado de predicar misiones por los pueblos, a pasear en un bote que él mismo remaba por un gran lago que bañaba las murallas de la ciudad.

Santos y hombres.
Urbanidad. Santos y hombres.

En el juego. Niña bien educada.
Urbanidad. En el juego. Niña bien educada.

En el juego. Niña mal educada.
Urbanidad. En el juego. Niña mal educada.

 

contentG Stats

 

Nota

  • 15830

    Artículos Históricos

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado