Logo Protocolo y Etiqueta

D. Tema III. Los tratamientos. Títulos de cortesía

Es una parte fundamental una correcta utilización del tratamiento, por el contacto que cualquier personal de hostelería puede tener con los asistentes a un determinado banquete o servicio en un hotel

 

Tratamientos de cortesía. Como tratar a los clientes de forma apropiada. Camarero sirve mesa
Tratamientos en hostelería. Tratamientos de cortesía. Como tratar a los clientes de forma apropiada. Camarero sirve mesa

Tratamientos de cortesía. Como tratar a los clientes de forma apropiada

El tratamiento es el título de cortesía que se da a una persona por razones de cargo o categoría. Los tratamientos honoríficos por razón de cargo se pierden al cesar en el mismo, al contrario que los dados a título personal que acompañan a la persona con carácter vitalicio, aunque muchos de ellos no son heredables ni utilizables por su cónyuges o descendientes.

Es una parte fundamental una correcta utilización del tratamiento, por el contacto que cualquier personal de hostelería puede tener con los asistentes a un determinado banquete o servicio en un hotel.

La regulación de los tratamientos oficiales viene determinada por ley y el resto de los tratamientos no oficiales (personas de empresa, titulados universitarios, etcétera) viene determinado por la educación y la cortesía, aunque la evolución de la sociedad ha ido transformando las relaciones sociales a un trato y tono más igualitario.

Evitar el tuteo con los clientes

Personalmente, este trato igualitario no debe caer en la fea costumbre del tuteo, sobre todo con personas que no conocemos previamente. Una vez realizadas las presentaciones es una opción que nuestro interlocutor nos indicará si desea ser tuteado, pero nunca el personal de cualquier establecimiento debería acceder a esta petición, aunque así lo indique su interlocutor.

Como empleados de un establecimiento de hostelería debemos marcar la distancia que marca el usted, y el resto de tratamientos oficiales durante cualquier tipo de celebración, evitando siempre la familiaridad que podríamos tener con personas conocidas en otro tipo de situación. Por ejemplo, si acudiéramos como invitados en vez de como empleados del establecimiento de hostelería.

En el ámbito particular, es cierto que cada vez más se priva de todo tratamiento oficioso a las personas, dejando los mismos para discursos e intervenciones de carácter público.

Un tratamiento de cortesía es una muestra de respeto no de sumisión

Las discrepancias personales por carácter político o social (un republicano respecto de la monarquía, por ejemplo) deben dejarse profesionalmente a un lado, o pedir el relevo para el servicio en ese acto (quedarse en el servicio de cocina, por ejemplo).

Como dice un antiguo refrán español "Lo cortés no quita lo valiente". La educación no debe estar reñida con ningún tipo de idea o creencia, pues sería la disculpa perfecta para caer en formas poco corteses de trato respecto de otras personas que profesan otra religión, otra creencia política, etcétera.

Ser un buen profesional, ante todo

La profesionalidad será la muestra evidente del comportamiento del servicio del establecimiento, y será la marca o sello distintivo de ese negocio, dotando al mismo de una categoría intrínseca a la otorgada por otros (instalaciones, accesos, decoración, etc.). Debemos recordar que la formación del personal no solo es un bien para ellos, sino para el conjunto de toda la empresa.

Aunque, puede ampliar la información completa de todos los tratamientos, en nuestro apartado correspondiente tratamientos habituales, vamos a dar aquí algunas características especiales de los más comunes. (Una regla a tener en cuenta: en la mayoría de los casos es aceptable utilizar Señor seguido del cargo ocupado: Señor Ministro, Señor Diputado, Señor Director, Señor Embajador, etcétera).

La exposición que hacemos en las siguientes líneas no pretende ser exhaustiva ya que el número de tratamientos es casi tan extenso como tipos de títulos, cargos o méritos existen tanto en nuestro país como en el de procedencia de los posibles invitados extranjeros.

Tratamientos de cortesía más habituales

1. Reyes y Emperadores. Su Majestad, Vuestra Majestad. Otros tratamientos: Señor/Señora.

2. Príncipes e Infantes. Su Alteza Real, Vuestra Alteza Real. Otros tratamientos: Señor/Señora/Alteza.

3. Hijos de Emperadores. Su Alteza Imperial, Vuestra Alteza Imperial. Otros tratamientos: Alteza.

4. Príncipes de Mónaco. Su Alteza Serenísima, Vuestra Alteza Serenísima. Otros tratamientos: Alteza.

5. Grandes Duques de Luxemburgo. Serenísimo/a. Otros tratamientos: Señor/Señora.

6. Marqueses, Barones, Duques y Condes. Excelencia. Otros tratamientos: Señor/Señora.

7. Grandes de España. Excelencia. Otros tratamientos: Señor/Señora.

8. Grandes Cruces de todas las Órdenes. Excelencia. Otros tratamientos: Señor/Señora.

9. Presidente y Vice-Presidente del Gobierno. Excelencia. Otros tratamientos: Señor Presidente - Vice-Presidente.

10. Ministro. Excelencia. Otros tratamientos: Señor Ministro.

11. Presidentes del Congreso, Senado, Tribunal Constitucional, Consejo General del Poder Judicial. Excelencia: Señor Presidente.

12. Embajadores. Excelencia. Otros tratamientos: Señor Embajador.

13. Presidentes Comunidades Autónomas. Excelencia. Otros tratamientos: Señor Presidente.

14. El Papa. Santísimo Padre. Otros tratamientos: Padre Santo.

15. Cardenales. Eminencia. Vuestra Eminencia. Otros tratamientos: Señor Cardenal.

16. Obispos, Arzobispos, Nuncios Apostólicos y Decano Tribunal de la Roa. Excelencia. Otros tratamientos: Señor Obispo ...

17. Auditores, Fiscales, Defensores del Vínculo, Asesor del Nuncio y Abades Mitrados. Ilustrísimo. Otros tratamientos: Señor ...

18. Nuncios, Internuncio, Delegados Pontificios, Prefectos de Santas Congregaciones. Monseñor. Otros tratamientos: Señor ...

19. Dignidades Eclesiásticas, Monásticas y Graduados de las Religiones. Reverendo.

20. Priores Órdenes Militares, Provicario General Castrense, Administrador Apostólico, Vicarios Episcopales y Presidentes de Colegiatas. Ilustrísimo. Otros tratamientos: Señor.

21. Abades y Padres de Órdenes Monásticas. Reverendo Padre (o Reverenda Madre).

22. Sacerdotes, Coadjutores y demás componentes de Órdenes Religiosas, sin cargo. Señor.

23. Iglesias Protestantes y Reformadas. Reverendo, Hermano, Pastor ...

24. Israelitas y Hebreos. Gran Rabino, Rabino. Otros tratamientos: Señor.

25. Títulos Universitarios y Cargos de Empresa. Señor.

26. Generales, Ministros Militares (Independiente de su graduación) y Capitanes Generales. Vuecencia. Otros tratamientos: Mi General.

27. Coroneles, Oficiales condecorados con: Cruz de San Fernando o Placa de San Hermenegildo. Usía. Otros tratamientos: Mi Coronel.

28. Rectores. Excelentísimo y Magnífico. Otros tratamientos: Señor Rector.

29. Alcaldes (excepto de Madrid y Barcelona). Ilustrísimo. Otros tratamientos: Señor Alcalde.

Si desea ampliar la información, con una detallada relación de cargos y tratamientos, puede verlos en nuestra sección tratamientos habituales. En el mismo detallamos de una forma bastante profunda la mayor parte de los tratamientos correspondientes a cargos, títulos y otros méritos.

Además de nuestros apartado tiene dos grandes libros en los que poder consultar información muy detallada: El "Manual de Protocolo" de D. Francisco López Nieto, y también "Prácticas de Ceremonial y Protocolo" de D. José Pumar Vázquez. Y tiene en nuestro apartado de bibliografía otros estupendos títulos.

Manual de protocolo en la hostelería.

 

 

contentG Stats

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado