Protocolo y Etiqueta 2.0Logo Navidad.. Logo Navida difu.

-

-

Del modo de conducirnos dentro de la casa. Reglas diversas.

  • Evitemos cuidadosamente que se nos oiga nunca levantar la voz en nuestra casa.

Herramientas

Reproductor VOZ

  • VOZ Voz 

Participa


  • Cerrar

Autor y Fuente

  • Autor

    Manuel Antonio Carreño

  • Fuente

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. 1.852

 

Compartir

  • technorati

  • Facebook

  • meneame

  • wikio

Nota

  • 1270

    Artículos HistóricosAviso: Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia, para conocer la historia y evolución de la sociedad y sus normas. Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte estas ideas u opiniones, que se publican, únicamente, a título informativo.

Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras.

1. Evitemos cuidadosamente que se nos oiga nunca levantar la voz en nuestra casa, a lo cual nos sentimos fácilmente arrastrados en las ligeras discusiones que se suscitan en la vida doméstica, y sobre todo cuando reprendemos a nuestros inferiores por faltas que han llegado a irritamos.

2. La mujer se halla más expuesta que el hombre a incurrir en la falta de levantar la voz, porque teniendo a su cargo el inmediato gobierno de la casa sufre directamente el choque de las frecuentes faltas que en ella se cometen por niños y domésticos. Pero entienda la mujer, especialmente la mujer joven, que la dulzura de la voz es en ella un atractivo de mucha más importancia que en el hombre: que el acto de gritar la desluce completamente; y que si es cierto que su condición la ‘somete bajo este respecto, así como bajo otros muchos, a duras pruebas, es porque en la vida no nos está nunca concedida la mayor ventaja sino a precio del mayor sacrificio.

3. La mujer debe educarse en los principios del gobierno doméstico, y ensayarse en sus prácticas desde la más tierna edad. Así, luego que una señorita ha entrado en el uso de su razón, lejos de servir a su madre de embarazo en el arreglo de la casa y la dirección de la familia, la auxiliará eficazmente en el desempeño de tan importantes deberes.

4. Tengamos como una regla general, el servirnos por nosotros mismos en todo aquello en que no necesitamos del auxilio de los criados o de las de más personas con quienes vivimos; y no olvidemos que la delicadeza nos prohíbe especialmente ocurrir a manos ajenas, para practicar cualquiera de las operaciones necesarias al aseo de nuestra persona.

5. No aparezcamos habitualmente en las ventanas que dan a la calle, sino en las horas de la tarde o de la noche, en que ya han terminado nuestros quehaceres del día. Una persona en la ventana fuera de estas horas se manifiesta entregada a la ociosidad y al vicio de una pueril o morbosa curiosidad, y autoriza a sus vecinos para creerse por ella fiscalizados.

6. La ventana es uno de los lugares en que debemos manejarnos con mayor circunspección. En ella no podemos hablar sino en voz baja, ni reírnos sino con suma moderación, ni llamar de ninguna manera la atención de los que pasan, ni aparecer, en fin, en ninguna situación que bajo algún respecto pueda rebajar nuestra dignidad, y dar una idea desventajosa de nuestro carácter y nuestros principios.

7. En ninguna hora es decente ni bien visto que una mujer aparezca habitualmente en la ventana a solas con un hombre, sobre todo si ambos son jóvenes, sean cuales fueren las relaciones que entre ellos medien, a menos que sean las de padres e hijos, hermanos o esposos.

8. La prohibición contenida en el párrafo anterior, con las excepciones en él indicadas, se extiende a la sala y a las demás piezas de recibo, donde tampoco es lícito para una mujer, en ninguna circunstancia, aparecer conversando a solas con un hombre, y menos aparecer habitualmente al lado de un sujeto dterminado, cuando existen delante personas extrañas. Aún entre esposos, como en su lugar se verá, están prohibidos estos signos de preferencia a la vista de los extraños.

9. Evitemos el leer en la ventana, para que los que pasan no crean que hacemos ostentación de estudiosos o aficionados a las letras.

10. Es altamente descortés conversar en la ventana al acto de pasar una persona por la calle, de manera que pueda pensar que nos referimos a ella; y lo es todavía mucho más reírnos en ese acto, aún cuando nuestra risa sea muy inocente y no tenga ninguna relación con la persona que pasa.

11. También es descortés el fijar la vista en las personas extrañas que pasan por delante de nuestras ventanas; siendo necesario declarar, para que sirva de oportuno aviso a los jóvenes que se educan, que en las personas de su sexo es todavía más reprobable esta costumbre.

12. Cuando señora está en su ventana y pasa un caballero de su amistad, tan solo puede dirigirle una mirada de frente para autorizar su saludo, pues toca siempre al caballero saludar primero.

13. El hombre que se encuentra en su ventana no debe saludar a una señora de su amistad que pasa por la calle, si ésta no le autoriza para ello dirigiéndole una mirada de frente.

14. Cuando una señorita se encuentre sola en su ventana, y algún amigo de la casa que ignore los deberes de la buena sociedad, se detuviere por afuera para conversar con ella, empleará todos los medios delicaso que estén a su alcance para que el amigo entre o se retire.

15. Cuando sepamos que una persona de consideración se encuentra en nuestros umbrales, por cualquier motivo que le haya obligado a suspender su marcha, la excitaremos a pasar delante, y le haremos todos los honores debidos a una visita de etiqueta. Terminado este acto, terminan también completamente nuestras relaciones con la persona introducida.

16. Cuando pasare el Viático por nuestra casa, suspendamos por algún rato toda diversión, toda conversación, todo acto que se oponga al recogimiento que debe siempre inspirarnos la presencia de la Majestad Divina, y la triste contemplación de un moribundo que viene entonces a ofrecerse a nuestra mente; y cuando esto ocurriere entrada ya la noche, iluminemos decentemente nuestras ventanas, conservando en ellas las luces hasta que la procesión se haya alejado.

17. Cuando en nuestra casa ocurra un accidente desgraciado, tal como la muerte, no abramos nuestras ventanas, ni salgamos a la calle en algunos días. El número de estos días nos lo indicará nuestro estado de dolor, y la importancia del accidente, o de la persona que hemos perdido; pero tengamos por regla, que en los casos de muerte, estas privaciones no podrán durar por menos de ocho días.

18.Puede suceder que de nuestra casa haya de salir el entierro de una persona que no haya habilitado ni muerto en ella, y con lo cual no nos haya ligado ningún vínculo de parentescos ni de especial amistad. En este caso, el decoro exige que guardemos algunos fueros a la triste visita que hemos tenido; y bien que no nos privemos de salir a la calle, cerraremos nuestras ventanas y omitiremos todo signo de alegría, por un número de días que nos indicarán siempre las circunstancias del difunto y de sus allegados.

19. Si en el caso del párrafo anterior, el difunto hubiera sido un pariente o amigo nuestro, entonces no solo serán mayores nuestros miramientos, sino que vestiremos de luto las piezas de recibo de nuestra casa, en la forma y por el tiempo que estén establecidos por el uso general de la sociedad.

20. Siempre que alguno de nuestros íntimos amigos se encuentre en un conflicto de naturaleza grave, omitiremos en nuestra casa toda demostración exterior de alegría; y en el caso de muerte, nos someteremos a la misma privación en los días inmediatos, y aún cerraremos en ellos nuestras ventanas.

21. Cuando la sociedad en que vivimos o una parte considerable de ella, sufra una pena intensa, o se encuentre amenazada de algún peligro, omitiremos igualmente todo acto que nos haga aparecer contentos y satisfechos, por muy exentos que estemos nosotros, nuestra familia y nuestros amigos de la aflicción que a los demás aqueja.

Ver el manual completo de Antonio Carreño.

  • Alta el

    20/04/2007

    Modificado el

    13/06/2012

    Contenido ID

Seguir Navegando

Contenido relacionado Familiar Virtudes, modales y educación Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


Contenido Relacionado

¿Te ha gustado?

Facebook

Google +

 


Mas Relacionados

Citas Celebres

    • Quien regala, bien vende, si quien recibe lo entiende. Anónimo.

Preguntas con Respuesta

Acceso Usuarios

E-Mail

Contrasena

Recordarme

Acceso de Usuarios Registrados.

Usuarios RegistradosSi no está registrado vaya a Registro de Usuarios. También puede Recordar su Contraseña.

 

Acerca de protocolo.org

Protocolo y Etiqueta es un portal enciclopédico de conocimiento especializado en el protocolo ceremonial, y en el uso y costumbres adecuados a las buenas maneras y comportamientos den las diferentes culturas y civilizaciones.

El editor no se hace responsable de las opiniones expuestas en las secciones de comentarios públicos.

Existe una Política de Privacidad relativa a los usuarios registrados del portal. Contenidos inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual.

Publicidad

Si dessea Anunciarse en protocolo.org tenemos una página con un mapa publicitario del portal

Contacto

 

Otros Portales de Cronis:


Licencia de Creative Commons

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons.Aviso Legal

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2010 Cronis On Line S.L. - Todos los derechos reservados. Recomendar este sitio.