Protocolo y Etiqueta 2.0Logo Navidad.. Logo Navida difu.

-

-

Modo de servir, tomar y comer el pan y la sal.

  • El trozo de pan que se tiene para comer debe colocarse al lado izquierdo, junto al plato o sobre la servilleta.

Herramientas

Participa


  • Cerrar

 

Compartir

  • technorati

  • Facebook

  • meneame

  • wikio

Nota

  • 1514

    Artículos HistóricosAviso: Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia, para conocer la historia y evolución de la sociedad y sus normas. Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte estas ideas u opiniones, que se publican, únicamente, a título informativo.

El trozo de pan que se tiene para comer debe colocarse al lado izquierdo, junto al plato o sobre la servilleta; es descortés ponerlo a la derecha, o delante, o detrás del plato, o más aún junto al pan de otro.

Se pueden cometer diversas descortesías al cortar el pan, de las que deben guardarse particularmente los niños: por ejemplo: es muy mal educado ahuecar el pan para tomar sólo la miga; o separar ambas cortezas cortándolo a lo largo; o desollarlo -por decirlo así- quitándole toda la corteza alrededor; o cortarlo en pedacitos como se hace con el pan bendito, y dejarlo así sobre la mesa; o dejar caer muchas migas sobre el mantel cuando se corta; también es chabacano agarrarlo con toda la mano para cortarlo, o apoyarlo en el pecho, o cortar para sí un trozo sobre el mantel o sobre el plato; más grosero es aún partirlo con la mano, pues el pan debe cortarse siempre con el cuchillo.

Todos estos modos de cortar el pan son tan ridículos que sólo las personas mal enseñadas y de baja educación son capaces de ello.

Cuando quiere ofrecerse pan a alguien, no debe hacerse con la mano sino sobre un plato limpio, o sobre una servilleta; y se debe recibir en la mano como si se la besase.

Cuando se quiere cortar un poco de pan, de uno puesto en común, se debe limpiar de antemano el cuchillo, y no cortar un trozo demasiado grande; se debe evitar cortar la corteza sólo por un lado, más bien débese cortar siempre derecho en longitud, hasta hacia la mitad del pan, sin tomar más del lado de una corteza que de la otra, pues no es educado ni prudente escoger en el pan lo que se desea tomar: sería dejar para los demás el resto y lo que no es del gusto propio, y poner bien en evidencia la propia sensualidad.

Si se tienen los dientes tan dañados que no se pueda comer la corteza del pan, es mejor quitarle la corteza sólo por trozos pequeños, a medida que se come, que no toda de una vez; porque no es conveniente poner sobre la mesa un trozo grande de pan que sea solamente miga.

Produciría muy mal efecto, al comer el pan, tener un trozo grande asido con la mano; normalmente hay que dejarlo sobre la mesa, y cortar cada vez con el cuchillo el trozo que quiere llevarse a la boca; es conveniente que los pedazos sean pequeños, y hay que llevarlos a la boca siempre con la mano sola, e introducirlos en ella teniéndolos con el pulgar y el índice.

Los huevos pasados por agua se comen ordinariamente mojando el pan en el huevo; por esto, cuando se quieran comer así, antes de romperlos se debe preparar el pan necesario para comer; pero no está nunca permitido mojar el pan en el vino, como para hacer sopa; esto apenas se permite a las personas indispuestas y éstas no deben hacerlo sin necesidad evidente y sin que les esté prescrito como auténtico y casi único remedio.

La sal, dice el Evangelio, es el condimento de los alimentos; hay que tomarla del salero con la punta del cuchillo, y nunca con los dedos, y luego ponerla en el plato.

Antes de meter el cuchillo en el salero para tomar sal, hay que procurar limpiarlo con la servilleta; pues es grosero tomarla con un cuchillo grasiento o sucio; y no hay que tomar más que la cantidad necesaria.

No deben meterse nunca en el salero los trozos de carne que se desea comer, sino que se deben salar con la sal que se haya puesto en el propio plato.

No hay que dejarse influir por la idea tonta de ciertas personas que tienen escrúpulos de ofrecer sal a los demás: y cuando se quiera ofrecerla a los que están alejados, se debe o bien ponerla en un plato para ofrecerla a los que tienen necesidad, o bien ofrecerles el salero, si es posible, para que se sirvan ellos mismos.

En cuanto a la mostaza, cuando se utiliza en la mesa, se procederá, poco más o menos, como para la sal.

  • Alta el

    12/10/2003

    Modificado el

    13/05/2009

    Contenido ID

Seguir Navegando

Contenido relacionado Familiar La mesa en casa Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


Contenido Relacionado

¿Te ha gustado?

Facebook

Google +

 


Mas Relacionados

Citas Celebres

    • La cortesía es un acuerdo de convivencia entre las personas. Anónimo.

Preguntas con Respuesta

Acceso Usuarios

E-Mail

Contrasena

Recordarme

Acceso de Usuarios Registrados.

Usuarios RegistradosSi no está registrado vaya a Registro de Usuarios. También puede Recordar su Contraseña.

 

Acerca de protocolo.org

Protocolo y Etiqueta es un portal enciclopédico de conocimiento especializado en el protocolo ceremonial, y en el uso y costumbres adecuados a las buenas maneras y comportamientos den las diferentes culturas y civilizaciones.

El editor no se hace responsable de las opiniones expuestas en las secciones de comentarios públicos.

Existe una Política de Privacidad relativa a los usuarios registrados del portal. Contenidos inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual.

Publicidad

Si dessea Anunciarse en protocolo.org tenemos una página con un mapa publicitario del portal

Contacto

 

Otros Portales de Cronis:


Licencia de Creative Commons

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons.Aviso Legal

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2010 Cronis On Line S.L. - Todos los derechos reservados. Recomendar este sitio.