Logo Protocolo y Etiqueta

Agradecer lo recibido

Saber dar las gracias por lo recibido es una virtud que debemos inculcar en nuestros hijos

 

Nene recibe un regalo.
Regalos. Nene recibe un regalo.

Enseñarle a ser agradecido

Desde que mi hija cumplió dos años se convirtió en una pequeña tirana "dame esto", "cómprame aquello", ¿dónde pusiste mis pinturas?... Mi esposo cree que es graciosa y trata de complacerla en todo. ¿Por qué no se da cuenta de que la estamos maleducando? ¿Qué pasó con esa gratitud que nosotros sentíamos hacia nuestros padres? El niño común de hoy cree que todo se lo merece y que tiene derecho de exigir lo que quiera.

¿Por qué es tan difícil que nuestros hijos aprendan a valorar las cosas? Nuestros hijos no tienen ni idea de lo afortunados que son al tener una casa agradable, unos padres que los quieren, una buena salud y una buena educación.

Recuerdo que mi hijo de cuatro años se sintió muy decepcionado por no haber recibido todo lo que él esperaba la última Navidad . Tenemos que reconocer que los adultos somos iguales.

Esperamos obtener todo lo que nos proponemos, tenemos muy poca tolerancia a cambiar nuestros planes y tendemos a pasar por alto los esfuerzos de cada día que recibimos en la familia. ¿Por qué no agradecer que la comida esté lista y que la ropa esté limpia y en su sito? ¿No es esta la misma actitud de nuestro hijo al recibir todo lo que esperaba?

Dar las gracias

La gratitud es una virtud muy olvidada. Según los especialistas, si les damos a los niños todo lo que piden, les estamos enviando el mensaje de que si lo piden lo van a obtener siempre.

Mejor es no dar todo siempre. El niño que valora lo que tiene aprende a dar gracias, y finalmente a dar.

Los hábitos como dar las gracias y respetar los objetos, el espacio y el tiempo de los demás, poco a poco se irán llenando de sentido, de forma que el niño deje su egocentrismo para poder observar las necesidades de otros.

 

contentG Stats

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Bebé comiendo.

    Buenos modales en la mesa. Niños hasta los tres años. Los buenos modales en la mesa son muy importantes para que una persona sea aceptada en sociedad; si tu hijo tiene buenos modales en la mesa, casi seguro que será un niño invitado con frecuencia a casa

  • Pataleta de un niños pequeño frente a su padre.

    La importancia de dar buen ejemplo en la educación de los más pequeños. La educación de los más pequeños no solo consiste en sugerencias, consejos y reglas. También hay que enseñar dando un buen ejemplo . Según reza el dicho popular: " No hay mejor predicador,

  • Andar por la calle.

    Andar por la calle de forma correcta. Muchos son los pequeños y los mayores que nos encontramos por la calle y que se hacen dueños de ella como si fuera de su propiedad. No respetan a los viandantes ni mantienen la compostura cuando caminan por las aceras.

  • Cuna bebé.

    El desarrollo moral de nuestros hijos. Para todos nosotros es evidente que nuestros hijos tienen un desarrollo físico y un desarrollo intelectual , pero recientemente se ha empezado a hablar también de un desarrollo moral, que se manifiesta en la forma

  • Imagen Protocolo

    La cortesía: precepto racional. Se puede definir la palabra cortesía como el acto mediante el cual una persona muestra atención, amabilidad y respeto hacia otra . Ser corteses supone saber suavizar las asperezas que puede presentar nuestro carácter, saber

  • Imagen Protocolo

    Personalidad y modales. Siempre es peor ver a un adulto perdiendo la compostura en la mesa, pero ver a un niño comportarse de mala manera, por muy pequeño que sea, no es del gusto de nadie. Si se educa a un hijo como es debido, ¿por qué olvidarse de las

  • Clase de cuarto grado de la escuela Lady of Vilna, Chicago.

    Educación para la ciudadanía La "Educación para la ciudadanía", sitúa la preocupación por promover una ciudadanía democrática como parte del conjunto de los objetivos y actividades educativas, en la misma línea en que lo hacen distintos organismos internacionales.

  • Niño serio y honesto.

    El comportamiento honesto. Los adultos enseñamos a nuestros hijos a ser deshonestos cuando nos preocupamos más por las apariencias que por los verdaderos sentimientos . La honestidad es rectitud , es no mentir, es no engañar a los demás. En sociedad,