Protocolo y Etiqueta 2.0Logo Navidad.. Logo Navida difu.




-

-

Autor y Fuente

  • Autor

    Melchor Gioja. Refundido por Juan Cortada. 1866.

  • Fuente

    El nuevo Galateo. Tratado completo de cortesanía en todas las circunstancias de la vida.

 

El usuario no parece haber hecho login en el lugar adecuado.

Debate Contenidos


(Debate) Origen de las reuniones y conversaciones. I.

(Debate) Para ser admitido en esas reuniones ya no fue necesario haber roto una lanza en honor de una princesa o de una dama, sino que bastó descender de ilustre y antigua cuna.

El origen de las reuniones y conversaciones.

Cuando en el siglo IX quedaron disueltos en Europa casi todos los vínculos gubernativos, cada hombre según sus fuerzas procuró robar o destruir, levantar fortalezas para defenderse, o reunir armas para el ataque. Entre los objetos robados ocupaban el primer lugar las mujeres notables por su belleza. Los caballeros, o sea, los hombres montados a caballo, que en lo antiguo eran tenidos en más para la guerra que los infantes, movidos por la ambición y por el amor, por la vanidad y por la gloria, tomaron sobre sí el encargo de defender al bello sexo, como veremos muy luego. De aquí procedió que se reunieran en los castillos feudales y en las cortes de los príncipes los caballeros para hacer gala de sus empresas, las mujeres para honrar a sus defensores y envanecerse con ellos, los poetas para cantar el valor de los unos y la belleza de las otras.

Como las damas y las princesas eran el objeto de la poesía, así fueron sus soberanos en juicio y "pro tribunali". Tenían en sus cortes y castillos "Corte de amor o parlamento" en donde se discutían los problemas, las causas y los litigios amorosos y caballerescos, concurriendo a ellos gentiles hombres y señoras de cerca y de lejos, y sobre todo poetas y cantores, cual abogados y principales jurisperitos de aquel foro. Si los litigantes no quedaban satisfechos con la sentencia de los parlamentos, entonces verían las "tenzones" o desafíos poéticos, en los cuales los trovadores escribían unos contra otros defendiendo sus litigios o los de las hermosas, de donde resultaba que de contínuo fueran y vinieran mensajes y respuestas, quejas y desafíos,  nuevas de amor y de poesía.

Crecidos en fuerza los gobiernos en los siguientes siglos y cesando el peligro de las hermosas, para ser admitido en esas reuniones ya no fue necesario haber roto una lanza en honor de una princesa o de una dama, sino que bastó descender de ilustre y antigua cuna. Poco a poco quedaron y debieron quedar excluídos los poetas, pues si en el estado primitivo de las reuniones, mientras el poeta se mostraba rico de ideas, ponderaban los caballeros su destreza y las mujeres sus peligros, en el estado siguiente los poetas hubieran sido el objeto único de los reunidos, en lo cuál hubiera sufrido la vanidad de los demás. Los nobles pertrechados con privilegios reales y honoríficos que los separaban de las otras clases, haciendo, principalmente, en Francia, profesión de ignorantes, les cerrraron las puertas de sus reuniones, y habrían creído degradarse admitiendo en su confianza a quien solo pudiera vanagloriarse de talento o de habilidades personales.

Brillaron apenas las primeras chispas de las ciencias, cuando los escasos hombres que no estaban encenegados en las materiales sensaciones del vulgo, sintieron la necesidad de unirse para adquirir los conocimientos de los demás y facilitar en cambio los propios. Esta necesidad era más apremiante, porque el valor de los libros antes de la invención de la imprenta era altísimo, según nadie ignora, y de aquí nacieron las reuniones literarias o academias, las cuales fueron protegidas por príncipes ilustres, porque esos príncipes no temen las ciencias y saben que ellas son el principal esplendor y la gloria principal de los Estados.

Por los mismos motivos tuvieron origen las reuniones de pintores y músicos, y aun con mayor concurrencia, porque, la capacidad de apreciar las bellezas de esas dos sublimes artes es menos rara de la que se necesita para apreciar las ciencias.

Despertado después del siglo undécimo el espíritu mercantil, y crecido luego en el siguiente fue origen de portentosas riquezas. Entonces se vio que era posible ser muy considerado sin ser noble ni posesor de feudos.

El deseo de hacer gala de riquezas, unido a la necesidad de conocerse a fin de aumentar las relaciones mercantiles, formó las reuniones de comerciantes. La riqueza de éstos rivalizó con la de los propietarios, y en las ciudades libres obtuvo las consideraciones que en otras partes eran exclusivas de la nobleza. La clase directora de los trabajos mecánicos se dividió en tantas masas cuantas son las especies de sus trabajos. La analogía de éstos, el deseo de imponer leyes a los trabajadores, y la necesidad de conocerse a fin de repartir las contribuciones que los príncipes exigían a la industria, reunieron a los directores de las diferentes artes o sean fabricantes en otras tantas compañías, hermandades o gremios que tuvieran sus reglas, y celebraron sus sesiones en días fijos.

Las riquezas que perdieron los nobles fueron recogidas por personas inteligentes y activas que sin pertenecer a la clase de comerciantes ni fabricantes supieron aprovecharlas. No contentos luego con las riquezas aspiraron a la consideración y consiguieron obtenerla con la afluencia de los comensales; formaron de este modo nuevas reuniones compuestas de toda clase de personas, en las cuales apareció el arrendatario que frecuenta la ciudad para vender los frutos del campo, el especulador que propone negocios de cortos rendimientos, el empleado de baja esfera de cuyo celo necesita el rico en sus relaciones con el gobierno, el noble decaído de su antigua prepotencia, el militar que ha menester placeres ruidosos, y el parásito que siempre anda oliendo en donde se asan buenas piezas, y en cambio alimenta la chismografía contando al amo de la casa y a los comensales cuanto en la ciudad pasa.

El pueblo que ejecuta los trabajos materiales no parecía antiguamente sino en los espectáculos públicos y de la plaza, para las necesidades momentáneas en las hosterías y para sus actos religiosos en las iglesias. Ocupado más bien en bromear que en discurrir, se encontraba separado de las otras clases por la miseria en que estaba envuelto.


Mensajes Sobre este tema

    Usuarios Registrados

    Para escribir mensajes en este foro es necesario ser un usuario registrado. Por favor introduzca sus datos de acceso en el formulario que encontrará en la columna derecha. O vaya a Registro de usuarios para registrarse. Es fácil, rápido y totalmente gratuito.

    Política de Privacidad

    Los datos personales recabados de los suscriptores formarán parte de una base de datos propiedad de  CRONIS ONLINE  con CIF B-24418337 y con domicilio a estos efectos en León - Caño Badillo 7. Como responsable del fichero, CRONIS ONLINE garantiza el cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal y el RD 1720/2007 que la desarrolla. Sus datos serán incorporados a un fichero debidamente inscrito en la Agencia de Protección de Datos.

    Las aportaciones escritas en los foros no podrán ser rectificadas y/o eliminadas "a posteriori" salvo por razones que contravengan la ley. Cada usuario es responsable único de sus comentarios y opiniones.

    La finalidad de este fichero es gestionar el servicio ofrecido a través de la Web site www.protocolo.org. CRONIS ONLINE dispone de las medidas de seguridad que garantizan la seguridad y la confidencialidad en el tratamiento de sus datos de carácter personal. En todo momento el usuario podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos, dirigiendo una comunicación por escrito a la dirección indicada anteriormente o a través del correo electrónico datosusuarios@cronis.net.

    El suscriptor declara ser mayor de edad siendo el único responsable de la veracidad y exactitud de los datos suministrados. CRONIS ONLINE adoptará las medidas de índole técnica y organizativa necesarias que garanticen la seguridad de los datos de carácter personal y eviten así su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado, habida cuenta del estado de la tecnología de acuerdo con lo establecido por el Reglamento de Medidas de Seguridad de los ficheros automatizados que contengan datos de carácter personal aprobado por el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.

    Sin embargo, CRONIS ONLINE no puede garantizar la absoluta inexpugnabilidad de la red Internet y por tanto la violación de los datos mediante accesos fraudulentos a ellos por parte de terceros. Los usuarios responderán, en cualquier caso, de la veracidad de los datos facilitados y se hacen responsables de comunicar a CRONIS ONLINE cualquier modificación en los mismos, quedando CRONIS ONLINE exento de cualquier tipo de responsabilidad a este respecto. 

    El usuario presta su consentimiento para el envío de las comunicaciones comerciales y de marketing por cualquier medio, incluido el electrónico, sin embargo, si no desea que sus datos personales sean utilizados con estos fines marque la casilla correspondiente. Además, nos da su consentimiento para que podamos utilizar sus datos personales para enviarle información de terceras empresas oferentes de productos y servicios incluidos en este portal que sean de interés del usuario. Los datos no se ceden a terceras personas o empresas, sino que son utilizados, única y exclusivamente, por nuestra empresa. Si no desea que sus datos personales sean utilizados para los fines comerciales indicados en este apartado, marque la casilla correspondiente.

    • Google, como proveedor de terceros, utiliza cookies para publicar anuncios protocolo.org.
    • El uso de la cookie de DART permite a Google y a sus socios publicar anuncios basados en las visitas que los usuarios realizan en sus sitios o en otros sitios de Internet.
    • Los usuarios pueden inhabilitar el uso de la cookie de DART accediendo a la política de privacidad de la red de contenido y de los anuncios Google.

    Utilizamos empresas publicitarias asociadas para publicar anuncios cuando visita nuestro sitio web. Es posible que estas empresas usen la información que obtienen de las visitas a este y a otros sitios web (sin incluir nombre, dirección, dirección de correo electrónico o número de teléfono) para ofrecer a los usuarios anuncios sobre productos y servicios que les resulten de interés. Si desea obtener más información sobre esta práctica y conocer las opciones de que dispone para impedir que estas empresas usen dichos datos, haga clic aquí.

    Acceso Usuarios

    E-Mail

    Contrasena

    Recordarme

    Acceso de Usuarios Registrados.

    Usuarios RegistradosSi no está registrado vaya a Registro de Usuarios. También puede Recordar su Contraseña.

    Acerca de protocolo.org

    Protocolo y Etiqueta es un portal enciclopédico de conocimiento especializado en el protocolo ceremonial, y en el uso y costumbres adecuados a las buenas maneras y comportamientos den las diferentes culturas y civilizaciones.

    El editor no se hace responsable de las opiniones expuestas en las secciones de comentarios públicos.

    Existe una Política de Privacidad relativa a los usuarios registrados del portal. Contenidos inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual.

    Publicidad

    Si dessea Anunciarse en protocolo.org tenemos una página con un mapa publicitario del portal

    Contacto

     

    Otros Portales de Cronis:


    Licencia de Creative Commons

    Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons.Aviso Legal

     

    Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2010 Cronis On Line S.L. - Todos los derechos reservados. Recomendar este sitio.