Protocolo y Etiqueta 2.0Logo Navidad.. Logo Navida difu.




-

-

El protocolo militar adaptado a las exigencias de la sociedad.

  • Las Fuerzas Armadas sufrieron un proceso de modernización desde la muerte de Franco hasta finales del siglo XX que han hecho del estamento militar una de las instituciones más modernas de la sociedad.

Herramientas

Reproductor VOZ

  • VOZ Voz 

Participa


  • Cerrar

Autor y Fuente

  • Autor

    Alfredo A. Rodríguez Gómez. Director de Protocolo del Ministerio de Defensa del Reino de España.

 

Compartir

  • technorati

  • Facebook

  • meneame

  • wikio

Como Director de Protocolo del Ministerio de Defensa de España, lidero un equipo de personas dedicadas en cuerpo y alma a la gestión integral de este tipo de proyectos. Entre mis cometidos, tengo la responsabilidad de dirigir y coordinar la organización y el desarrollo de los eventos que se realizan en el Departamento de Defensa y, en la medida en que afecten a las Fuerzas Armadas y a las autoridades del Ministerio o de entidad similar o superior (Jefatura del Estado, Presidencia del Gobierno, otros poderes de la Nación, otros ministerios, etc.), los que se desarrollan en el seno del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, así como del Estado Mayor de la Defensa.

Además, mi departamento tiene la responsabilidad de establecer las directrices en materia de ceremonial, protocolo y organización de actos en las Fuerzas Armadas.

Permítame, antes de nada, hacer un preámbulo histórico.

Remontándonos al siglo pasado, en el camino hacia la democracia que emprendió España en 1975, hoy felizmente consolidado, podemos decir con orgullo que nuestro país se ha incorporado hace tiempo plenamente al concierto de las naciones del primer mundo. Entre las instituciones que también iniciaron ese camino, con disciplina y lealtad a la Nación, están las Fuerzas Armadas, hoy por completo al servicio de la sociedad, a la que sirven y de la que se nutren. Por tanto, podemos afirmar desde el principio que el protocolo militar es fiel reflejo de las exigencias, o de los mandatos de la sociedad, a la que pertenecemos plenamente.

Las Fuerzas Armadas sufrieron un proceso de modernización desde la muerte de Franco hasta finales del siglo XX que han hecho del estamento militar una de las instituciones más modernas de la sociedad. Los militares somos, ahora más que nunca, conscientes no sólo de que de nuestra misión es de servicio al ciudadano, por el que trabajamos a diario (el general Casas de la Vega, historiador y poeta, en uno de sus poemas más hermosos, dentro del libro "Dejadles descansar en el silencio" describía en unos pocos versos la razón final de los Ejércitos: "He venido a luchar porque florezcan las rosas en tu suelo, … porque no vengan otros a tomar lo que es nuestro,… porque crezcan tus hijos y mis hijos sin miedo"), sino de que ese servicio se presta formando parte, sin tapujos, de esa misma sociedad.

Por otra parte, como no puede ser de otro modo, las Fuerzas Armadas están subordinadas a los poderes públicos a través del Gobierno de la Nación y de la Jefatura del Estado (recordemos que SM el Rey es el Jefe supremo de las Fuerzas Armadas españolas). Con todo lo anterior en cuenta, podemos decir que forma parte de nuestras obligaciones colaborar con la sociedad en todo aquello para lo que se nos necesite, dentro del marco de la legalidad vigente.

La estructura militar, tradicionalmente encerrado en sí mismo, ha sufrido en los últimos decenios, por tanto, una enorme transformación. No sólo modernizando sus estructuras, sino pasando de un servicio militar de reclutamiento forzoso a estar plenamente profesionalizado.

Así, a vida militar, tradicionalmente endógena, se ha transformado en abierta y cercana, muy próxima al resto de la sociedad.

Antes, la vida militar del profesional de las Fuerzas Armadas le ocupaba todo el día, desde el amanecer hasta las horas más íntimas y hogareñas de la noche. Así, no era extraño que el militar estuviese de uniforme incluso en su casa, bien finalizada la jornada laboral.

Las razones para ello quizá no vengan al caso. Baste decir que eran motivos de tipo socioeconómico. Lo que sí es cierto es que, por culpa de ellas, el estamento militar, tanto antes de la dictadura como durante ella, estaba encerrado en sí mismo y se construyó su propia sociedad, compuesta por elementos tales como viviendas, economatos, farmacias, etc., todos ellos de carácter militar y diferenciados del resto. Es decir, auténticas barriadas diferenciadas que permitían, con precios sustancialmente más bajos, disimular lo escaso de sus emolumentos.

El final de la dictadura, el inicio de la democracia, el advenimiento del estado de derecho y una fuerte disciplina dentro de las filas de las Fuerzas Armadas, no exentas de alguna sonada excepción afortunadamente fallida, hicieron que esta institución sufriese un proceso de modernización que la ha convertido en una de las más modernas de la sociedad actual.

Esta apertura a la sociedad, de la que formamos parte, ha hecho que los miembros civiles de esa sociedad nos vean como un elemento cotidiano al que, a través de los organismos pertinentes, se le solicita la colaboración en la seguridad de que estamos dispuestos a colaborar con los acontecimientos y actos de carácter civil que se nos pida u ordene. A ello, y a dar los mejor de nosotros mismos en el lugar del Mundo en que se nos necesite, como han demostrado las vidas de nuestros compañeros fallecidos allende nuestras fronteras en diversas misiones, a los que me permito rendir hoy un pequeño homenaje.

En base a esta participación, en mi país, es muy frecuente ahora confundir determinados actos y celebraciones estatales del Gobierno de la Nación o de la Jefatura del Estado con un acontecimiento de carácter militar.

Fiesta Nacional frente al Día de las Fuerzas Armadas.

Un ejemplo que se me viene a la cabeza es, para mí, muy claro. Por otra parte, está íntimamente ligado al continente en que nos encontramos: la celebración del Día de la Fiesta Nacional de España, que se celebra con ocasión del llamado Día de la Hispanidad: el 12 de octubre.

Hasta 1995, a penas 10 años atrás, en España se celebraba esta fiesta con carácter oficial en un pequeño, aunque emotivo acto en la Plaza de la Lealtad de Madrid, la capital del Reino, seguida por una recepción real en Palacio.

Sin embargo, otra celebración de carácter más reducido, que había sufrido varias transformaciones y diversos formatos: el Día de las Fuerzas Armadas, se celebraba, permítanme la expresión, "a bombo y platillo", con una parada militar en pleno Paso de la Castellana, famosa avenida madrileña que cruza de norte a sur la capital de España.

Pues bien, la sociedad demandaba un cambio. La celebración "por todo lo alto" del Día de las Fuerzas Armadas, frente a la Fiesta Nacional, con un pequeño acto en un sitio céntrico, pero reducido de la capital, era un sinsentido.

Así, la propia sociedad, a través del Gobierno de la Nación y la Jefatura del Estado, estimó más oportuno hacer del primero un acto itinerante, ofreciendo las Fuerzas Armadas, año a año, en diversas capitales o poblaciones, a la sociedad a la que sirven, acudiendo al lugar de origen de cada ciudadano a celebrar con él nuestra fiesta militar, y dar a la Fiesta Nacional el carácter global que le corresponde, pasando así a modificarse la filosofía de ambos actos, adaptando y aceptando la demanda de la sociedad, de modo que, desde 1996, lo que comúnmente conocemos como la "Fiesta del 12 de octubre" se celebra, al menos por ahora, con una serie de actos cuyo centro gravita sobre una parada militar completa por el mismo Paseo de la Castellana, que da cita a más de 200.000 personas por las calles, amén de un gran número de telespectadores. Este acto central, que acoge a las principales autoridades de la nación, autonómicas y provinciales, permite que se celebren, además, permite la celebración de una serie de otros actos como son almuerzos de presidentes de comunidades y asambleas legislativas autónomas, delegados del gobierno en las comunidades autónomas y alcaldes de las capitales de provincias.

Además, el día se ve coronado, nunca mejor dicho, por una recepción en el Palacio Real a cargo de SS. MM. los Reyes de España a diversos estamentos de la sociedad: políticos, el llamado mundo de la cultura, empresarios, militares, etc.

Este acto central al que me he referido inicialmente, tiene un fuerte componente militar. De hecho, está coordinado, dirigido y ejecutado por el Ministerio de Defensa; Es, decir, por quien les habla, junto con el fenomenal equipo que tengo el orgullo de dirigir.

Así, la Dirección de Protocolo del Ministerio de Defensa se encarga de dirigir, coordinar y ejecutar todo lo referente a:

- Gestión de espacios:

Gradas para más de 6.000 personas.

Aparcamientos.

Zonas de acceso.

Planes de evacuación y emergencia.

Zonas de seguridad.

Zonas para la ejecución de los actos.

Zonas para discapacitados (novedad en 2005).

- Diseño, ornamentación y decoración (imagen institucional, por cierto, nueva en 2005).

- Gestión de invitados.

- Control de accesos.

- Montaje y diseño del Centro de Coordinación y Control.

- Gestión protocolaria.

Lo demás, es decir, la ejecución del acto en sí (homenajes y desfile) corresponde a los Ejércitos.

El acto, muy brevemente, consiste en lo siguiente:

- Recepción de autoridades.

- Recepción de la Familia Real y Honores a SM el Rey.

- Revista por el Rey a un Batallón de Honores de la Guardia Real.

- Saludo a autoridades.

- Homenaje a la Bandera.

- Homenaje a los que dieron su vida por España.

- Desfile aéreo y terrestre.

- Arriado de Bandera.

- Despedida de la Familia Real y de las demás autoridades.

Sin embargo, el Día de las Fuerzas Armadas, como ya he apuntado, se traslada cada año de escenario, buscando un punto de España en donde los Ejércitos tengan el calor de la sociedad a la que sirven y que constituye su esencia y objetivo final.

Con este motivo, durante una semana, en la ciudad elegida, siempre con una buena acogida por parte de la autoridad local, se realizan una serie de conmemoraciones y representaciones artísticas y culturales: conferencias, exposiciones, conciertos, jornadas de puertas abiertas, exposiciones de material militar, etc., todo ello culminado con una parad militar de menor nivel que la anterior, que también suele reunir a un gran número de espectadores en directo y de telespectadores, cuando conseguimos que se retransmita.

Pero todo ello siempre, permítanme que lo repita, teniendo en cuenta a la sociedad de la que formamos parte.

Este año, en concreto, se ha celebrado en la ciudad de A Coruña, y en toda España con un ciclo de conferencias llamado "Doce miradas sobre España", y con exposiciones de carácter cultural y social, así como de material militar, jornadas de puertas abiertas, bautismos de mar, conciertos y un largo etcétera.

Honores militares.

Otro aspecto para el que se nos ordena estar a disposición de la sociedad es el de la rendición de honores, en mi modesta opinión, mal llamados militares.

Así, en el 11 de abril de 1984, se promulgó el Real Decreto 834/1984 por el que se aprobaba el Reglamento de honores militares. Este reglamento, que recogía (recoge) la tradición de los precedentes, ordena en su artículo 1º lo siguiente:

"Las Fuerzas Armadas, representando a la Nación y en nombre de los poderes del Estado, serán las encargadas de rendir los honores de Ordenanza en los actos o ceremonias oficiales."

Por tanto, en cumplimiento de la legalidad vigente, cuando se celebre un acto oficial en el que se decida que la autoridad que lo presida debe recibir honores, serán los Ejércitos los encargados de dicha rendición.

¿A qué autoridades nos referimos? Ese mismo artículo indica claramente quiénes son objeto de honores en un acto oficial. Se rendirán honores a:

- La Bandera de España.

- Su Majestad el Rey y a S. M. La Reina -Su Alteza Real el Príncipe de Asturias.

- Sus Altezas Reales los Infantes de España.

- Los Poderes del Estado definidos por la Constitución en las personas que los representan.

- Las autoridades civiles y mandos militares que se determinan en este reglamento.

- Las autoridades extranjeras de rango equivalente.

- Las autoridades civiles a las que se rinden honores son:

Nacionales:

1. Presidente del Gobierno.

2. Presidentes del Congreso y del Senado.

3. Presidente del Tribunal Constitucional.

4. Presidente del Consejo General del Poder Judicial.

5. Vicepresidentes del Gobierno.

6. Ministros del Gobierno.

7. Jefes de Representación Diplomática y cónsules en el extranjero.

Extranjeras:

1. Jefes de Estado y de Gobierno.

2. Ministros de Defensa.

3. Jefes de Representación Diplomática acreditados en España.

Además, el Art. 2 define que al Santísimo Sacramento se le tributarán los honores especiales previstos en este Reglamento.

España es un a nación aconfesional pero de una honda raíz católica que conserva entre sus tradiciones la rendición de honores al Santísimo Sacramento.

Honras fúnebres y exequias.

Retornando al Reglamento de honores militares, ya comentado, también nos encomienda rendir honras fúnebres a una serie de autoridades y mandos militares.

De entre ellas, cabe destacar, por supuesto, las debidas a los miembros de la Familia Real, a los presidentes de los poderes, Legislativo, Ejecutivo y Judicial, a los ministros del Gobierno, etc.

Estas Autoridades, en resumen, son:

- S. M. el Rey.

- S. M. la Reina.

- S. A. R. el Príncipe de Asturias.

- SS. AA. RR los Infantes de España.

- Presidente del Gobierno.

- Presidentes del Congreso de los Diputados y del Senado.

- Presidente del Tribunal Constitucional.

- Presidente del Consejo General del Poder Judicial.

- Vicepresidentes del Gobierno.

- Ministro de Defensa.

No quiero relatar unas honras fúnebres completas, pero sí mencionar, por su importancia social, las que se tributarían al Rey o la Reina de España:

Dice el reglamento que la naturaleza y extensión del luto oficial como consecuencia del fallecimiento de S. M. El Rey o de S. M. La Reina se regulará, en cada caso, por las normas que dicte el Gobierno.

Al fallecer S. M. El Rey o S. M. La Reina, se observarán las disposiciones siguientes:

1. Al conocerse la noticia oficial, las autoridades militares jurisdiccionales dispondrán que a las Banderas y Estandartes de las unidades se les ponga una corbata negra y que sea izada a media asta la Bandera Nacional en los buques, bases, acuartelamientos y demás establecimientos de las fuerzas armadas.

2. Se ordenará que por una batería de cada plaza en que exista artillería y por uno de los buques de la Armada fondeados en cada puerto nacional se efectúe una salva de cinco cañonazos.

3. Mientras el cadáver esté de cuerpo presente, las baterías en tierra y a flote, citadas en el punto anterior, harán cada día una salva de cinco cañonazos a las ocho horas y otra al ocaso.

El día del entierro, por una de las baterías de la plaza donde haya de verificarse éste y por un buque si se trata de plaza marítima, se hará una salva de veintiún cañonazos en el momento de la salida del cortejo.

El Ministerio de Defensa coordinará la participación de las fuerzas que cubran la carrera. Designará, además, la fuerza de escolta, que estará constituida por un Batallón o Unidad equivalente de cada uno de los tres Ejércitos.

Las fuerzas pertenecientes a la Guardia Real, con Bandera, Escuadra de Gastadores, Banda y Música, constituirán la Guardia de Honor y serán las encargadas de rendir honores militares a los restos mortales. De estas fuerzas se designará un piquete de ocho Guardias Reales, que se colocarán a ambos lados del féretro.

Los restos mortales serán conducidos en un armón de artillería, acompañados por los dos generales en activo de mayor antigüedad de cada Ejército.

La fuerza de escolta formará a la cabeza del cortejo; la Guardia de Honor lo hará a retaguardia.

En el momento de la inhumación se hará otra salva de veintiún cañonazos y la Guardia de Honor efectuará una descarga de fusilería.

Visitas de Estado.

Además, siguiendo de algún modo con los "honores" u "honras", y en relación con las autoridades extranjeras, también estamos encargados de otro cometido de carácter civil. Dentro de las visitas de Estado que los dignatarios extranjeros realizan a España, hay un componente de participación de las Fuerzas Armadas.

Una visita de este tipo tiene tres días de duración; dentro de esos tres días, se programan una serie de actividades entre las que se encuentran las siguientes:

El primer día, además de la recepción en el Pabellón de Estado del aeropuerto de Barajas a cargo de una serie de autoridades que no vienen al caso, la recepción oficial en el Palacio Real de El Pardo, residencia de dignatarios extranjeros en estas ocasiones, y primer acto de carácter militar dentro de este protocolo civil: honores militares y revista a la formación, con posterior desfile, a cargo de una unidad militar de la Guardia Real.

El segundo día de la visita oficial, tiene lugar la segunda actividad social con plena participación de las Fuerzas Armadas: el acto de Homenaje a los que dieron su vida por España en la plaza de la Lealtad de Madrid.

En este acto, una unidad de honores perteneciente a uno de los tres Ejércitos, por turno, rinde honores a nuestros muertos. Y cuando digo "nuestros" no me refiero a mi condición de militar, sino a la de ciudadano; en ese monumento se originó como homenaje a la Lealtad: a aquellos ciudadanos españoles que se levantaron en armas contra la invasión francesa; ahora, en él hay una llama perpetua como homenaje a las personas, de todos los tiempos y de todas las condiciones sociales, que supieron dar su vida por los ideales más sagrados de una nación.

Por último, también las FAS, a través de la Guardia Real una vez más, participan en el solemne acto de despedida del ilustre visitante.

Apertura de legislatura.

También participamos en otro acto de proclamación de la soberanía nacional tan importante para los ciudadanos, como es la apertura de la legislatura.

Tras las elecciones generales, cada cuatro años como máximo, se realiza un acto solemne llamado, como he dicho, de "apertura de la legislatura" en el que se reúnen las principales autoridades de la Nación: el Gobierno saliente, los diputados y senadores recién elegidos, las principales autoridades militares, etc. en un solemne acto de inauguración de un nuevo ciclo legislativo muy similar a la apertura de un curso académico.

Este acto se inicia con una recepción con honores a la llegada de SS. M.M los Reyes y otros miembros de la Familia Real, que previamente han sido escoltados en su carrera; es decir, se les ha cubierto carrera, a modo de honores, por una unidad de las Fuerzas Armadas.

Posteriormente, se realiza un acto solemne en el interior del hemiciclo (así se conoce en la jerga parlamentaria y periodística al lugar en donde se reúnen las Cortes Generales para ejercer la soberanía popular) para, una vez finalizado, volver al exterior para presenciar un desfile militar, que simboliza, en su conjunto, la plena integración de las Fuerzas Armadas en la sociedad a la que sirven.

Cobertura de carrera y cordón de honor.

Otra actividad que la sociedad encarga a las Fuerzas Armadas, y que acabo de mencionar, pero merece la pena destacar, es la cobertura de carrera en diversos acontecimientos de gran solemnidad, casi nunca relacionados específicamente con la institución militar, sino con autoridades o acontecimientos sociales de relevancia: la cobertura de carrera y, en menor medida, los cordones de honor. Un ejemplo de ello es el anteriormente citado en la llegada de los Reyes al Congreso de los Diputados en la ceremonia de apertura de legislatura, que comentaremos más adelante, o las diversas bodas reales y, más concretamente, la de SS. AA. RR. los Príncipes de Asturias, el pasado año.

Los cordones de honor se dan en determinadas circunstancias o ante hechos de relieve que, sin requerir unos honores militares como tal, si requieren la distinción de una autoridad, personalidad o hecho importante.

Conferencias y cumbres.

Por último, para no ser excesivamente exhaustivo, también organizamos o formamos parte de la organización de cumbres, encuentros y reuniones del más alto nivel. No sólo las protagonizadas por el propio ministerio, que son continuas y, por tanto, un hecho habitual en nuestra vida cotidiana.

Ejemplos de ello son las conferencias de carácter cultural o de hermandad, dirigidas también a la sociedad. Entre las más recientes podemos destacar la III Semana Iberoamericana sobre Paz, Seguridad y Defensa, que acaba de celebrarse en Madrid, o el Seminario sobre Seguridad en el Mediterráneo, que inauguraremos el próximo lunes en Barcelona, por no mencionar reuniones ministeriales o interministeriales del más variado nivel y temática.

Y, como no, la XV Cumbre Iberoamericana que se celebrará en Salamanca y de la cual, quien les habla, forma parte de la Comisión Ejecutiva que preside el Secretario General de la Presidencia del Gobierno, y que cuenta con una oficina de apoyo de gestión protocolaria integral de la que forman parte, entre otros, varios militares. En esa cumbre, como digo, las Fuerzas Armadas no sólo participarán como elementos esenciales para la rendición de honores, sino que, como digo, oficiales de esta institución están integrados plenamente en el planeamiento y desarrollo de los acontecimientos que en ella se desempeñen. Ello sin mencionar los cuatro militares que, en la actualidad forman parte del equipo de protocolo de la Presidencia del Gobierno, y de los muchos otros que integran ese mismo equipo en la Jefatura del Estado.

El Cano, embajador flotante.

Y, realmente, no puedo dejar de mencionar un elemento que representa a España y su sociedad, civil y militar, por todas las aguas del mundo y por todos los puertos.

El Buque escuela Juan Sebastián de El Cano, flotado n Cádiz en 1927, ha recorrido los mares en muy diversas singladuras ejerciendo de Embajador de España en cientos de puertos por todo el mundo, con una dotación de guardiamarinas, alumnos de la Escuela Naval Militar.

Sin ir mas lejos, el pasado mes de mayo, con ocasión de su entrada en el puerto de la Ciudad de Nueva York, el Ministro de defensa dio una recepción a bordo a la que se invitó a diversas autoridades norteamericanas, pero sobre todo a la sociedad española presente en esa ciudad y en sus proximidades, llevando un pedazo de nuestra querida Patria a esas lejanas tierras. La emoción con que se celebró esa recepción fue tal que supuso una enorme inyección de moral a esa sociedad, esa parte de España en el exterior que tanto echa de menos su tierra.

Baste decir como dato que el "El Cano" ha hecho 76 cruceros de instrucción y ha completado 10 vueltas al Mundo, y el ceremonial protocolario que realiza, de acuerdo con la tradición marinera universal y con el ceremonial marítimo, es de una belleza insuperable que atrae a muy diversas personas de todo tipo y condición.

Conclusiones.

Ya, para finalizar, quisiera concluir con esta breve pincelada que las Fuerzas Armadas españolas han sabido y, lo que es más importante, han querido adaptar sus usos y costumbres, su ceremonial y su protocolo a la sociedad española.

Era, desde luego, una propia exigencia: o formar parte plena de la sociedad, o separarse y formar un gueto. Las exigencias de un mundo moderno, de una sociedad democrática y civilizada, no permiten disensiones ni elementos que causen temor o sean elementos desconocidos; hemos nacido de la sociedad y a ella pertenecemos. Por tanto, estamos a su pleno servicio; tanto en los aspectos militares como en otros que, en apariencia menos importantes, tienen una decidida repercusión en la vida social, como es el protocolo, el ceremonial y la gestión integral de eventos.

  • Alta el

    16/07/2009

    Modificado el

    16/11/2009

    Contenido ID

Seguir Navegando

Contenido relacionado Ceremonial Organismos e instituciones. Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


Contenido Relacionado

¿Te ha gustado?

Facebook

Google +

 


Mas Relacionados

Citas Celebres

    • A las personas mezquinas prefiero darles la razón que seguirlas escuchando. Montesquieu.

Preguntas con Respuesta

Acceso Usuarios

E-Mail

Contrasena

Recordarme

Acceso de Usuarios Registrados.

Usuarios RegistradosSi no está registrado vaya a Registro de Usuarios. También puede Recordar su Contraseña.

 

Acerca de protocolo.org

Protocolo y Etiqueta es un portal enciclopédico de conocimiento especializado en el protocolo ceremonial, y en el uso y costumbres adecuados a las buenas maneras y comportamientos den las diferentes culturas y civilizaciones.

El editor no se hace responsable de las opiniones expuestas en las secciones de comentarios públicos.

Existe una Política de Privacidad relativa a los usuarios registrados del portal. Contenidos inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual.

Publicidad

Si dessea Anunciarse en protocolo.org tenemos una página con un mapa publicitario del portal

Contacto

 

Otros Portales de Cronis:


Licencia de Creative Commons

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons.Aviso Legal

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2010 Cronis On Line S.L. - Todos los derechos reservados. Recomendar este sitio.