Logo Protocolo y Etiqueta

Valores de la nobleza. La nobleza española y su historia

A los nobles se les suponían, por su nacimiento y el entorno familiar en el que crecían, unas cualidades excepcionales para el combate

 

 

Don Juan Carlos y Doña Sofía, reyes eméritos de España
Nobleza española. Don Juan Carlos y Doña Sofía, reyes eméritos de España

La nobleza española en los siglos XVI, XVII y XVIII

La razón de ser de la nobleza estaba ligada a una serie de valores, de comportamientos y de virtudes que se le atribuían. Son valores que vienen del pasado, sobre todo de el Edad Media. Valores tales como el Código Caballeresco, el Código del Honor, el tener un comportamiento recto y virtuoso, la sinceridad, la solidaridad, etc.

Hay una máxima que era un lema en la Casa del Infantado, gran casa nobiliaria española, que rezaba así: "dar, es nobleza; recibir, es servidumbre".

Virtud nobiliaria. Virtud guerrera

A los nobles se les suponían, por su nacimiento y el entorno familiar en el que crecían, unas cualidades excepcionales para el combate, en una época en la que la cultura de la guerra era una realidad. Se solucionaban la mayoría de los conflictos por medio de las guerras y conflictos armados. Lejos de ser despreciada -como ocurre en nuestros días-, la guerra era un valor en alza.

Dar, es nobleza; recibir, es servidumbre

La valentía era otro de esos valores que se les suponía a los nobles, aunque la realidad solía demostrar otra cosa, en muchos casos.

Evolución de los valores de la nobleza a lo largo de los siglos

El Código Caballeresco, que permaneció vigente, aproximadamente, desde la Edad Media hasta la Edad Moderna, fue poco a poco decayendo en detrimento de valores tales como el talento, y la verdadera virtud personal, no la que se hereda de sus antepasados. Evidentemente con el paso del tiempo, con la Ilustración y el concepto utilitarista y funcional de la sociedad todos estos valores que se traducían de una manera directa y clara en la efectividad para resolver los problemas, pues fueron decayendo en favor del talento y los propios valores de cada persona.

Cómo se convertía una persona en noble en el siglo XVI y XVII

Había dos tipos de nobleza, en cuanto al origen.

  1. La nobleza heredada. Lo que se conoce como nobleza de sangre.
  2. La nobleza adquirida. Aquella que una persona adquiría por sus méritos personales. Por ejemplo, implicándose en las "empresas militares" de la monarquía, entre otras.

Luego se puede hablar de una nobleza "baja", la condición de hidalguía que, por generalmente, se conseguía en los pueblos y pequeñas villas, donde algunas personas realizaban ciertas acciones que el monarca estimaba como acreedoras de esa hidalguía. No era fácil conseguir esta hidalguía porque la mentalidad de la época no era proclive a conceder esta distinción a alguien de ascendencia plebeya. Tampoco ayudaba la cuestión económica, pues que era nombrado como noble, no tenía que pagar impuestos y el resto del pueblo tenía que hacerse cargo de pagarlos. ¿Por qué? Porque el sistema impositivo era el denominado de encabezamiento; al pueblo se le asignaba una cuota a pagar en impuestos, y cuantos más hidalgos había más impuestos tenían que pagar el resto de aldeanos, porque los hidalgos como nobles que eran estaban exentos de pagar impuestos.

Durante estos siglos la verdadera nobleza que gozaba del respeto y reconocimiento de casi todo el mundo era la nobleza de sangre. La nobleza adquirida no era tan bien vista, ni tan reconocida.

La nobleza española. El salón de una palacete con mobiliario de época
Salón palacio noble. La nobleza española. El salón de una palacete con mobiliario de época

La pérdida de la condición de noble

Era un hecho bastante improbable y muy excepcional. A tenor de lo indicado anteriormente, que la verdadera y más reconocida nobleza venía del linaje, de la sangre, los hechos personales tenían poco valor. Y salvo acciones muy graves, la condición de noble no se perdía. Se consideraban traiciones al orden nobiliario, por ejemplo, la homosexualidad, denominado pecado nefando; también los crímenes de lesa majestad, las traiciones al Estado, etc.

El comportamiento del noble. El espejo nobiliario

El concepto sobre el que gira prácticamente todo era el honor. Los nobles tenían honor, que no se debe confundir con el concepto de honra. Dentro del honor se podían "englobar" en cierta manera características tales como la generosidad, la lealtad, la solidaridad, etc. Una recopilación de los grandes valores humanos.

Las casas nobiliarias actuales. La visión moderna

"Nobleza obliga". Se sigue esperando de los nobles un comportamiento ejemplar. Pero como en todo en la vida, hay personas de todo tipo en la nobleza y todos los comportamiento son posibles. Realmente, el peso social de nobleza es muy bajo en la sociedad actual.

El historiador y escritor David García Hernán, nos ofrece en el espacio de RTVE "La aventura del saber" un relato muy ameno sobre la nobleza española, sus valores, comportamiento y actividades durante los siglos pasados.

Ver más vídeos sobre protocolo, etiqueta y buenas maneras.

 

contentG Stats

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado