Logo Protocolo y Etiqueta

Ceremonial marítimo. Conducta del personal de a bordo. Los saludos

El saludo es una muestra de cortesía y afecto mutuo entre personas. Tipos de saludo a bordo

 

Su Majestad el Rey en la embarcación Y-555 se traslada a la Escuela de Especialidades Fundamentales de la Estación Naval de la Graña
Su Majestad el Rey en la embarcación Y-555. Su Majestad el Rey en la embarcación Y-555 se traslada a la Escuela de Especialidades Fundamentales de la Estación Naval de la Graña

Los saludos a bordo

El saludo

El saludo es muestra de cortesía y afecto mutuo entre personas y puede adquirir un carácter de especial consideración y respeto por su simple anticipación, insistencia o amplitud.

A bordo, el barco impone sus matices al saludo a causa de las limitaciones de espacio, la inestabilidad de las cubiertas, la aglomeración de las personas y la frecuencia de los encuentros.

Tipos de saludos a bordo

Saludo militar

En el saludo en el que intervengan militares hay además una connotación de disciplina que se manifiesta por determinados movimientos de la mano o de las armas que se portan y por la precisión y rigidez de su ejecución, sin concesiones a modas o estilos personales y sin permitir la menor relajación.

Pero, como se ha dicho, las condiciones de a bordo son causa de que no siempre sea posible realizarlo con el clásico rigor e, incluso, hay ocasiones en las que ni siquiera es oportuno hacerlo:

- A veces no es posible mantener la posición de "firmes", por lo que se admite flexionar la cintura y abrir las piernas para contrarrestar el movimiento del barco.

- Solamente se practica en cubiertas, pasillos, chazas y puente. En los locales habitables y de trabajo, al estar descubiertos, se omite.

Pero es obligado en los casos siguientes:

- Al saludar a un superior en el primer encuentro del día; el superior debe corresponder de la misma forma.

- Durante el izado o arriado de la Bandera, dando frente a popa, por todos los que estén en cubierta.

- Durante el canto de la oración, en iguales circunstancias, pero dando frente al lugar donde se canta.

- Al saludar al frente de una formación, con armas o sin ellas.

- Al presentarse o despedirse de un superior estando cubierto.

- Por el oficial de guardia de puerto, desde el portalón u otro lugar visible, al paso de un buque o bote con insignia; este saludo será devuelto solamente por la persona saludada.

- Al recibir o despedir a alguien en el portalón.

Viaje oficial a la República de Yibuti para visitar a las tropas españolas
Viaje oficial a la República de Yibuti para visitar a las tropas españolas. Viaje oficial a la República de Yibuti para visitar a las tropas españolas

Saludo oral

A bordo, el saludo básico y corriente es el oral (acompañado o no del saludo militar), y con él se deben expresar idénticas muestras de respeto, afecto y disciplina que con el saludo militar, las cuales se harán patentes en el tono de la voz y la actitud corporal, natural y relajada, pero respetuosa y correcta.

Su forma acostumbrada es la usual de "buenos días" (o "buenas tardes" o "buenas noches"), iniciado por el subordinado al darse cuenta de la presencia de un superior, o en su caso por el superior si su llegada no ha sido advertida, siendo correspondido de igual forma por la persona a quien se dirige. Esta fórmula va seguida inmediatamente por el tratamiento debido a la persona saludada.

Si el subordinado estuviera a cargo de algún trabajo o cometido guardia, supervisión de un local o una faena, saluda en nombre de todo el personal a sus órdenes y relata brevemente lo esencial de la situación, por ejemplo, en el puente da cuenta del rumbo, revoluciones, formación, estado del tiempo, etc.

Cuando una persona saluda y no tiene nada que informar pronunciará la frase "a sus órdenes", precediendo o siguiendo al saludo, procurando evitar el uso abusivo del "sin novedad".

La frase "a sus órdenes" es obligada en las despedidas, sobre todo cuando, efectivamente, se ha recibido una orden o un encargo.

El resto del personal a las órdenes del que saluda no dirá nada ni efectuará movimiento alguno, sino que continuará aplicado a su labor, salvo en el caso en que el superior se dirija especialmente a alguno. Cuando se trate de una formación, el que la manda la pondrá en posición de firmes durante el saludo.

Saludos tradicionales

- En la mar, las "buenas noches" que el Oficial más moderno da al Comandante y a los demás en el puente en el momento del ocaso, después de la oración.

- Caballeros es el tratamiento de los guardiamarinas y aspirantes.

- Cabo, precediendo a su apellido o alias, es la forma de llamar a estas clases, sea cual sea su grado o especialidad.

- El apellido o el alias usado normalmente por ellos mismos es la forma de dirigirse a un marinero.

- Nostramo es un título casi olvidado, a pesar de su sabor, que se empleaba para dirigirse a un Contramaestre.

La costumbre de dirigirse por su nombre a las personas (excepto a los Almirantes y Comandantes de buque) es muy antigua en la Armada y no debe perderse, ya que implica el reconocimiento de que a bordo nadie responde a un número o casilla de un organigrama.

La tradición también permite el tuteo a los muy jóvenes, incluso si son Oficiales, por parte de personas de mucho mayor grado y edad. Igual que el uso de alias, el tuteo no implica desprecio, sino afecto y confianza.

 

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado