Protocolo & Etiqueta Utiliza cookies de sesión propias, y cookies de terceros para ofrecer una mejor experiencia a nuestros usuarios. Cookies en Wikipedia Acepto

Protocolo y Etiqueta 2.0protocolo.org

-

-

Armada Española. Muestras de respeto. Los Tratamientos de cortesía

  • La reglas de cortesía y muestras de respeto a bordo de una embarcación pueden diferir de las que se tienen en tierra
Herramientas
Reproductor VOZ
  • VOZ Voz 


Autor y Fuente
  • Fuente

    Resolución Comunicada 600/80001/1988, de 14 de septiembre. Ministerio de Defensa.

 

Su Alteza Real el Príncipe de Asturias al subir al buque saluda
Foto  Casa Real - Borja  Su Alteza Real el Príncipe de Asturias al subir al buque saluda

Ceremonial marítimo. Otras muestras de respeto

   La costumbre y las peculiaridades del ambiente a bordo también modifican otras muestras normales de respeto que, en ciertos casos, discrepan o son lo contrario de lo que se hace en tierra. Las más notables son:

   - La persona de mayor grado o antigüedad es siempre la última en embarcar en un bote, o en abordar un helicóptero o avión. Por el contrario, es la primera en desembarcar, y los acompañantes deben permanecer a bordo hasta que el superior haya recibido el saludo que le corresponde.

Ceremonia de despedida del portaaviones Príncipe Felipe. Embarca S.A.R. Príncipe de Asturias
Foto  Casa Real - Borja  Ceremonia de despedida del portaaviones Príncipe Felipe. Embarca S.A.R. el Príncipe de Asturias

   - En puerto, las "buenas noches" que el Oficial de guardia da al Comandante u Oficial más antiguo presente a bordo, yendo a su encuentro, después del arriado de la Bandera al ocaso.

Tratamientos

   Parte del saludo oral y de la subsiguiente conversación son los tratamientos tradicionales a bordo que en ciertas épocas han corrido el riesgo de ser olvidados por considerarlos poco militares, y que a continuación se detallan:

   - Señor, como partícula aislada, está exclusivamente reservado a las Personas Reales. Es preciso hacer hincapié en ello para combatir la influencia del “Sir” anglosajón (tratamiento normal a cualquier superior) que se induce a través de las malas traducciones difundidas insistentemente por el cine y la televisión.

   En cambio, se utiliza "Señor Comandante" o "Señor Almirante" e incluso, en plural, "Señores Oficiales", para referirnos formalmente a tales personas.

   - Almirante, Comandante y Segundo son los apelativos de estas personas, independientemente del grado militar que tengan, y que no se apean nunca por mucha que sea la intimidad que con ellos tenga el interlocutor. Cuando se usan por un subordinado, para dirigirse a ellos, van precedidos por "mi" los títulos de Comandante y Segundo, pero nunca el de Almirante.

   - Comandante y mi Oficial son de uso reglamentario, aunque no tan clásicos, para dirigirse un subordinado a Jefes u Oficiales.

Su Majestad el Rey recibe el saludo del director del Órgano de Historia y Cultura Naval, vicealmirante Fernando Zumalacárregui Luxán
Foto  Casa Real - Borja  Su Majestad el Rey recibe el saludo del director del Órgano de Historia y Cultura Naval, vicealmirante Fernando Zumalacárregui Luxán

   - Don es el tratamiento con el que los superiores se dirigen a Oficiales y Suboficiales, precediendo al nombre de pila de éstos. No es descortesía ni indisciplina que los subordinados hagan lo mismo con Oficiales y Suboficiales.

   En cubierta, la banda de Er. (o la de barlovento) es la reservada a los superiores: los subordinados la abandonarán ante la presencia de éstos, salvo que sean invitados a quedarse.

   Estando con un superior en cubierta se le cede el lado de crujía, no la derecha; y si se pasea con él debe arreglarse el paso de modo que al llegar al extremo del paseo se efectúe un giro simultáneo sin dar la espalda al interlocutor -con lo que se evitará una interrupción de la conversación y dejando siempre así al superior en el lugar preferente-.

   Al acompañar a un superior o visitante se le precederá ligeramente para guiarle y abrirle paso entre la gente, abrir puertas, subir y bajar escalas, etc., sin necesidad de dar ridículas carreritas y pedir excusas a cada momento para hacerlo. Si la visita es una dama, nunca se subirá una escala detrás de ella ni se bajará por delante.

   Deben respetarse los lugares reservados a superiores, aunque éstos no estén presentes, como por ejemplo, no sentarse en el asiento del Almirante o Comandante en el puente.

   No se debe dar la voz de "atención" a la entrada de un superior en un alojamiento de marinería en horas de comida o descanso, ni en zonas de cubierta o locales interiores en los que se esté trabajando y, por supuesto, nunca en el puente.

   Cuando se trate de alertar a un grupo o reunión de Oficiales, en vez de la voz de "atención" se utiliza la de "Señores Oficiales".

   También se omite esa voz y se sustituye por la de "S.M. el Rey, la Reina o S.A.R." a la llegada de SS.MM. o S.A.R.

  • Alta el

    16/04/2017

    Modificado el

    18/04/2017

    Contenido ID

Seguir Navegando

Contenido Relacionado

Buscador de Protocolo más de 40.000 entradas


Contenido Relacionado

 

Comentarios

Su opinión es importante. Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Recuerde comentar es gratis, y ayudar a otras personas satisfactorio.

Citas Celebres
    • Un hombre educado es aquel que tiene controlados sus amores y sus odios por igual. Anónimo.
Preguntas con Respuesta
    • He visitado una casa de gran alcurnia, y me he fijado que no dejan nunca el vino sobre la mesa. ¿Es correcto?

    • Si. Según dictan las reglas más "estrictas" de etiqueta, el vino nunca debe permanecer en la mesa después de servirlo. Se suele colocar en un carrito o mueble auxiliar, pero nunca en la mesa, aunque la mayor parte de las veces se deje por pura comodidad o necesidad al no contar con un mueble auxiliar cercano.

       

 

Protocolo y Etiqueta es un portal de Cronis OnLine. Copyright © 1995-2017

Generado con contentG

Contacto

Algunos contenidos de este portal web están bajo una licencia de Creative Commons. Aviso Legal. Politica privacidad